Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pleno del Parlament u aprobación de cambios en la legislación

Vicent Marí reivindica más cambios legales para combatir las fiestas ilegales en Ibiza

El PSOE pide al presidente del Consell que comparta con sus compañeros de Sant Antoni su discurso contra el turismo de excesos

El presidente del Consell de Ibiza, Vicent Marí, ayer, en una de sus intervenciones en el Parlament balear. P. B.

El Parlament balear validó ayer, con el apoyo del principal grupo de la oposición (PP) y la abstención de Més per Menorca, El PI, Vox y el diputado Maxo Benalal, el decreto ley que modifica la legislación de actividades para endurecer las sanciones contra las fiestas ilegales y que incluye también la nueva orden insular de carga y descarga del sector del taxi, que, como novedad, elimina la preferencia municipal en las paradas cuando hay usuarios esperando.

Como diputado del PP, el presidente del Consell de Ibiza, Vicent Marí, expresó el apoyo de su partido a la validación del decreto ley «sin renunciar a seguir buscando fórmulas legales que permitan actuar de forma contundente contra las fiestas ilegales», en referencia a la necesidad de que las viviendas en que se organizan fiestas ilegales multitudinarias no sean consideradas como tales sino como locales en los que se ejercen actividades económicas y con ello pueda actuar la policía sin orden judicial de entrada.

Precisamente, este es uno de los puntos clave que relamaba el Consell de Ibiza, pero que el Govern balear no accedió a incluir en el decreto al ser una línea roja por las dudas jurídicas sobre su viabilidad. Marí arremetió contra el Govern por lo que ha tardado en atender la reclamación del Consell. «No lo consideró una prioridad. Ante un grave problema como este, la respuesta fue que el Consell y los ayuntamientos actuasen en el ámbito de sus competencias y dejasen de quejarse», lamentó el presidente y diputado del PP desde la tribuna del Parlament.

«Se ha entendido finalmente que hay que escuchar y empatizar con las reclamaciones de las islas más pequeñas. El Govern no ha tenido más remedio que actuar y lo ha hecho tarde, después de mucha insistencia. Este no es el camino. El federalismo interior que algunos tienen por bandera debe ser el de escuchar y actuar rápido», criticó.

«Sobreesfuerzo» del Govern

Por su parte, la portavoz del grupo socialista, Pilar Costa, defendió que el Ejecutivo autónomo «ha hecho un sobreesfuerzo para no ponerse de perfil». Destacó que los problemas no sólo se solucionan legislando. «Hay que ser capaces de gestionar y ejecutar las leyes con las competencias de Ordenación Turística de los consells», advirtió Costa, al tiempo que pidió a Marí que comparta su discurso contra «el turismo de excesos» con sus compañeros del PP y Ciudadanos del Ayuntamiento de Sant Antoni. «Parece que no lo tienen tan claro», lamentó.

También recordó a Vicent Marí «la labor de asistencia del Consell a los ayuntamientos en materia de actividades clasificadas» para «ayudarles a perseguir fiestas ilegales».

Compartir el artículo

stats