Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Stefano Cortellaro: «Es más costoso hacer puentes que recuperar caminos»

El arquitecto Stefano Cortellaro explica en el Club Diario de Ibiza los pormenores del estudio de recuperación de los caminos de Vila

Los 24 caminos del municipio de Eivissa identificados en el estudio realizado por Stefano Cortellaro. | D.I.

«Sería fantástico que este trabajo no se quedara en un cajón. Yo creo que el Ayuntamiento está muy a favor de continuar con este estudio». El arquitecto Stefano Cortellaro se refiere al ‘Estudio previo para la recuperación de los caminos tradicionales del Pla de Vila’, encargado por el Consistorio de Ibiza y que es una de las obras seleccionadas para los Premios FAD 2022 de Arquitectura e Interiorismo en la categoría de Ciudad y Paisaje, que serán entregados el próximo martes, 14 de junio. Cortellaro intervino ayer en el acto de entrega de los Premis d’Arquitectura d’Ibiza i Formentera 2016-2020 (otorgado a los arquitectos Elías Torres y José Antonio Martínez Lapeña por su trayectoria profesional) con una ponencia en la que explicó ese estudio, que elaboró junto al antropólogo social y cultural Joan Costa Bonet, el arquitecto Sergio Parra Cortinas, y el estudiante de arquitectura Román Fernández Vila.

Stefano Cortellaro durante su charla sobre el estudio de recuperación de caminos de Vila en el Club Diario de Ibiza. | VICENT MARÍ

El objetivo del estudio es «redescubrir la red de caminos tradicionales del Pla de Vila y analizar su estado actual para plantear distintas intervenciones de cara a su protección, recuperación y reactivación», indica el arquitecto, que detalla que «no se estudian únicamente por su indudable valor histórico y patrimonial, sino también por su papel prioritario en el proyecto contemporáneo de Vila, que tiene como prioridad recuperar las relaciones de la ciudad con el Pla de Vila y el Pla de Sant Jordi».

Elías Torres y Martínez Lapeña recibieron el premio del Coaib por su trayectoria profesional. | V.M.

Este trabajo tiene una «doble vertiente», señala Cortellaro. Por una parte, «plantea una mirada sobre la ciudad desde el paisaje y desde el Pla de Vila: es una mirada supramunicipal». Por otra, demuestra que hay caminos, como el tramo del Camí des Quatre Cantons, «que se podrían recuperar y formar parte de una red integrada de carriles bici o vías de prioridad invertida o peatonales, incluso de itinerarios verdes para conectar mejor Jesús y Puig d’en Valls con Vila».

A su juicio, «es más costoso hacer puentes» que recuperar esos viales: «El enemigo de los caminos son las grandes infraestructuras, que tienen que seguir existiendo porque el coche no lo vamos a eliminar. Pero cada vez se ve a más gente caminando o en bicicleta. Hay una demanda social». El Camí de l’Horta, por ejemplo, «se ha convertido en algo magnífico que conecta Jesús con Vila, y ha sido una asociación de vecinos la que lo ha recuperado».

Cortellaro replantea el actual modelo. Considera que hay que darse cuenta de que, antaño, la movilidad «funcionaba de una manera directa: se conectaban dos puntos de una manera más fácil. Esa relación entre la ciudad y el territorio se ha olvidado. Hay que recuperarla. ¿Cómo? Es un tema que requiere investigación, estudiar cómo se ha hecho en otros sitios». Por eso propondrá al Consistorio «que se estudie, incluso desde la Universidad, y se planteen intervenciones concretas».

Trazados del agua

El estudio plantea redescubrir la red de caminos, unos elementos «asociados a los torrentes» que permitirán volver a conocer «los trazados del agua y canales que han dibujado la construcción del paisaje rural» para, al mismo tiempo, poder convertirlos «en ejes de posibles corredores ecológicos». Cortellaro considera que esa red «podría convertirse en la base de un sistema de movilidad capilar, local y más sostenible para Vila».

El trabajo sobre la recuperación de caminos se desarrolló en tres fases: primero analizaron la red de caminos tradicionales y luego su estado actual, para, finalmente, proponer una serie de intervenciones, por ejemplo «la restauración de tramos de caminos históricos como nuevos elementos de movilidad sostenible y de reconexión entre la ciudad, los núcleos del Pla de Vila y el paisaje agrícola y forestal». Otras intervenciones consistirían en conectar la red de caminos con los corredores verdes y con la red de carril bici.

El arquitecto lamenta que «la creación de las infraestructuras viarias actuales cortara la red de caminos locales y capilar que durante siglos articuló las relaciones entre Vila y el campo y los desplazamientos de la población», que además generó una nueva forma de movilidad y de percepción del paisaje». Aquella antigua red de caminos capilar «quedó inutilizada y olvidada incluso por los propios habitantes» tras la construcción de los modernos cinturones de ronda, cuya «lógica se ha convertido en la única forma de movilidad». Tras abrir esa herida en canal en torno a la ciudad, muchas vías ancestrales desaparecieron. Las que seguían el curso de los torrentes fueron canalizadas, y otras «fueron convertidas en calles o carreteras». Algunas han sido abandonadas u «ocupadas por vegetación», o bien, han sido «fragmentadas o cerradas por vallas y privatizadas».

El estudio identifica 24 caminos tradicionales, propone su inclusión en el Catálogo de Protección de Patrimonio del Ayuntamiento de Ibiza y define «los criterios de intervención». Aporta fichas con la propuesta de recuperación para cada uno de ellos. Stefano Cortellaro cree que es «posible y necesario» recuperar nueve de esos 24 caminos (si bien en los planos aparecen 10) y además identifica en el estudio seis «intervenciones puntuales» que permitirían «dar continuidad a la red y resolver las fracturas provocadas por las infraestructuras viarias». En ese sentido, el arquitecto apunta que «no hace falta urbanizarlos de manera excesiva»·, pero sí «hay que resolver esas fracturas», para lo cual propone «investigar» la manera de crear «pasos amables», tanto para el agua como para las bicicletas y las personas.

El Ayuntamiento de Ibiza ya ha recuperado el Camí de ses Feixes y parcialmente el Camí des Quatre Cantons, mientras la Associació Jesús en Transició ha hizo lo propio en octubre de 2020 con el Camí de l’Horta. Quedan seis (o siete).

Compartir el artículo

stats