Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Y si eliminamos el cinturón de ronda en ses Feixes de Ibiza?

La ronda y la autovía son, según el arquitecto Stefano Cortellaro, «trazados ajenos a la estructura del espacio rural que rompen la continuidad entre ciudad y territorio, y cortan el sistema de caminos radiales»

Ses Feixes. Vicent Marí

El arquitecto Stefano Cortellaro, que dio una charla en el Club Diario sobre su estudio premiado de recuperación de caminos, considera que el curso «transversal del agua, de los torrentes, ayuda a analizar la movilidad de otra manera», hasta el punto, sugiere, de plantearse eliminar infraestructuras que actualmente consideramos imprescindibles, como el primer cinturón de ronda en el entorno de ses Feixes. A su juicio, «se podría prescindir de este tramo, lo cual abriría muchas posibilidades, como la posibilidad de crear un parque urbano».

Las infraestructuras viarias «han tenido un papel prioritario en el diseño de la ciudad y su relación con el territorio», explica: «Pero muchas ciudades europeas se replantean el futuro de esas infraestructuras, como París o Barcelona, que idean convertir vías rápidas en vías que incorporen transporte público y permitan el funcionamiento de la movilidad tradicional, de la peatonal, de lo transversal».

El problema, añade, es que «nos hemos acostumbrado a que todo funcione con esas grandes infraestructuras», esas gigantescas autovías o cinturones de ronda, «pero ya hay ciudadanos y administraciones que se lo replantean».

¿Por qué no hacerlo en la doble vía de ses Feixes? Total, «de Jesús a Vila puedes ir en 10 minutos en bici», justifica Cortellaro. Allí se creó «una barrera física y visual» entre ses Feixes y el mar. La ronda y la autovía son, según el arquitecto, «trazados ajenos a la estructura del espacio rural que rompen la continuidad entre ciudad y territorio, y cortan el sistema de caminos radiales».

Compartir el artículo

stats