Sa Pedrera, el mirador de es Vedrà y el Ullal de na Coloms son las zonas de Ibiza con mayor riesgo para los senderistas. En los últimos cinco años en estas tres zonas de la isla, el Grupo de Rescate Vertical del Servicio de Extinción de Incendios de Ibiza ha efectuado 87 rescates, algunos con víctimas mortales.

Por ello, el Consell de Ibiza convocó ayer a los concejales de Gobernación y los responsables de la Policía Local de Santa Eulària, Sant Antoni y Sant Josep para acordar la adopción de medidas para evitar rescates de senderistas en las zonas más peligrosas de la costa.

El Consell informó ayer a través de una nota de que en los últimos dos años, coincidiendo con la pandemia, han aumentado notablemente los rescates del servicio de bomberos, debido a que se ha incrementado la práctica del senderismo y, en muchos casos, sin las necesarias medidas de seguridad, como el uso de un calzado adecuado, llevar agua y comida y el teléfono móvil cargado con suficiente batería o seguir las rutas señalizadas.

El servicio de bomberos de Ibiza está trabajando en una diagnosis y un plan para tratar de reducir sus intervenciones con la instalación de señales de advertencia para residentes y turistas, informando de que hay que ser prudentes, entre otras cosas.