Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Economía

Un estudio alerta de la gravedad de «la venta ilegal de pesca» en Ibiza y Formentera

El desvío de pescado en la pesca profesional «es mucho más común en la flota de artes menores» . A la mayoría de los restaurantes de Ibiza consultados les ofrecieron capturas ilegales en alguna ocasión

Muelle pesquero de Ibiza. J.A.Riera

Un estudio de la Fundación Marilles y de Ibiza Preservation, presentado esta tarde en Ibiza, alerta de que «la pesca y venta ilegal de productos pesqueros es una práctica ampliamente extendida» en estas islas y que «afecta a todos los sectores relacionados con la pesca y su comercialización», desde furtivos a pescadores de artes menores y de recreo. En el estudio han participado representantes de pescadores profesionales, recreativos, pesca submarina, inspectores, Administración, restaurantes, ONG y científicos, y han sido entrevistadas más de 80 personas, entre ellas varios pescadores furtivos.

La investigación concluye que las infracciones «son comunes en todos los ámbitos relacionados con la pesca, tanto la profesional como la recreativa y submarina», y que «la demanda de pescado fresco por parte de restaurantes y particulares, así como la falta de conocimiento del consumidor, es una de las prioridades sobre las que hay que actuar».

La «gran mayoría» de los 80 consultados conocían casos de infracciones por parte de «individuos, restaurantes y hoteles, pero nunca actuaron al respecto»

decoration

También se advierte de que «los recursos actuales» con los que cuenta la Administración «no son suficientes para atajar este problema y hacer cumplir con la normativa existente, tanto en tierra como en mar». La «gran mayoría» de los 80 consultados conocían casos de infracciones por parte de «individuos, restaurantes y hoteles, pero nunca actuaron al respecto». En ese sentido, el informe señala que «existen muchas barreras, tanto legales como sociales y económicas, que dificultan el trabajo de inspección por parte de inspectores y fuerzas de seguridad».

Asimismo, el estudio subraya que «el desvío de pescado en la pesca profesional es mucho más común en la flota de artes menores que en la de arrastre» y que «a la mayoría de restaurantes consultados les han ofrecido pescado ilegal» en alguna ocasión.

Se dan, además, casos «puntuales» de connivencia» entre pescadores profesionales y recreativos para blanquear pescado, así como «pescadores submarinos furtivos altamente especializados que pueden llegar a ganar 3.000 euros al mes

decoration

3.000 euros al mes

Se dan, además, casos «puntuales» de connivencia» entre pescadores profesionales y recreativos para blanquear pescado, así como «pescadores submarinos furtivos altamente especializados que pueden llegar a ganar 3.000 euros al mes y a los que pagar una multa les sale a cuenta». También han detectado casos de «pesca recreativa de subsistencia», personas que venden sus capturas como «complemento de salario y para llegar a fin de mes», además de «grupos organizados que comercializan el pescado ilegalmente» y que emplean «sistemas de aviso para evitar ser interceptados por inspectores de pesca».

Se han detectado casos de «pesca recreativa de subsistencia», personas que venden sus capturas como «complemento de salario y para llegar a fin de mes», además de «grupos organizados que comercializan el pescado ilegalmente»

decoration

Los impulsores del estudio aseguran que su objetivo es «poner sobre la mesa un problema que todo el mundo conoce, pero del cual nadie habla». Y para demostrar que no son fabulaciones, destacan que «los resultados de la investigación se han compartido con representantes de todos los sectores, la mayoría de los cuales han validado los resultados y compartido soluciones».

«El reto -afirma Inma Saranova, directora de Ibiza Preservation- es lograr ser más sistemáticos y efectivos a la hora de verificar las capturas y los lotes para asegurar que el pescado que consumimos ha sido capturado legalmente. Las cifras que proceden de la pesca ilegal son consecuencia de que, a menudo, no existe una buena gobernanza que incluya planes de gestión efectivos, marcos de control eficientes y seguimientos adecuados para una explotación sostenible de los recursos».

Aniol Esteban, director de la Fundación Marilles, afirma que «la pesca y venta ilegal de producto pesquero representa una hemorragia de dinero y puestos de trabajo para nuestra economía que hay que frenar urgentemente». Considera que se trata de un problema que «debilita al sector pesquero profesional y recreativo, daña las oportunidades de recreo de submarinistas y bañistas y la actividad económica asociada a ellos, y destroza la imagen de una Comunitat que quiere ser modelo de sostenibilidad». A su juicio, la Administración debe hacer frente a este problema aportando más recursos económicos». Pero, además, los pescadores tienen que « actuar firmemente para frenar las ilegalidades dentro de su sector» y los restaurantes y consumidores «deben decir no al pescado ilegal».

Objetivo: acabar con las capturas ilegales

El objetivo de los impulsores del estudio es trabajar en el diseño de un proyecto a medio plazo para buscar soluciones y acabar con la pesca ilegal en las islas, lo cual se pondrá en marcha este mismo año «de forma coordinada y colaborativa» en todo Balears. Entre las actuaciones figuran «investigar para definir mejor el alcance e impacto de la pesca ilegal»; una campaña de concienciación pública entre consumidores y restaurantes para abordar la demanda de producto ilegal; trabajar con los sectores involucrados «para apoyar a aquellas personas que quieren poner freno a las prácticas ilegales»; el diseño de mecanismos de certificación «para garantizar la legalidad del producto y limitar la venta ilegal», y lo que denominan «trabajo político» para garantizar «más recursos para inspección y vigilancia» en estas islas, así como «mejorar la eficacia de los recursos actuales».

Compartir el artículo

stats