Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alicia Reina Escandell Presidenta en Balears de la Asociación Española de Directores de Hoteles

«La temporada en Ibiza será razonablemente buena»

La presidenta de AEDH advierte del riesgo que supone la inflación para el sector hotelero

Alicia Reina en el hotel Migjorn. Vicent Mari

El brexit y el regreso del turismo británico, la guerra de Ucrania, la batalla de precios, la inflación... Alicia Reina analiza qué debe preocupar ante la temporada alta.

¿Cómo cree que será la temporada? ¿Cómo van las reservas?

La temporada va a ser razonablemente buena, aunque no todos van a alcanzar los resultados de antes de la pandemia. Las reservas van muy bien, hay un buen ritmo, vamos acercándonos a los resultados previstos. Cada vez hay más hoteles abiertos, de manera que el pastel se reparte entre más gente. Habrá altibajos. El cliente se concentra los fines de semana, de viernes a lunes.

¿Que el pastel se deba repartir entre más significa que habrá una batalla de tarifas? Grecia y Turquía ya empiezan a tirar los precios. ¿Afecta a Ibiza o la isla está en otro nivel?

Hay que tener mucho cuidado con esa batalla de precios. La inflación va a afectar al sector de una manera tremenda. Hay un descontrol porque los precios son muy volátiles. Empresas muy dependientes de la turoperación negociaron hace un año esos precios, sin saber los costes que tendría este año. Y eso es un peligro, pues al final mueves dinero pero no te queda nada. Respecto a otros destinos, estamos a otro nivel, pero no hemos de bajar la guardia. Eso sí, no podemos depender de los precios. Debemos seguir creando un destino diferenciado, con prestigio que haga que la gente quiera venir aquí, no a Grecia o Turquía. Afectará sobre todo a los alojamientos de menos estrellas o llaves, con un producto menos diferenciado y calidad media-baja.

Empresas muy dependientes de la turoperación negociaron hace un año esos precios, sin saber los costes que tendría este año. Y eso es un peligro, pues al final mueves dinero pero no te queda nada

decoration

¿La guerra en Ucrania puede afectar al turismo?

Ya está afectando. La inflación, provocada sobre todo por este conflicto, es un hecho que está teniendo consecuencias en nuestra competitividad, y por consiguiente en las rentabilidades del sector. Por el momento, el viajero aún tiene poder adquisitivo suficiente para viajar, tras dos años de pandemia sin gastar, pero a medio y largo plazo las implicaciones pueden ser graves si el conflicto no finaliza cuanto antes. Llegará un momento en que la inflación se comerá los ahorros y tocará de manera acuciante el bolsillo de los consumidores.

¿Y los problemas entre la UE y Reino Unido a raíz del anuncio, o amenaza, de este último de que reformará unilateralmente el protocolo de Irlanda del Norte pactado en el acuerdo del ‘brexit’? La UE ha alertado de que tomará medidas.

Viendo toda esta volatilidad, circunstancia que ponen en riesgo al sector, se nos debería ayudar y no acorralarnos con normativas que dificultan la subsistencia. El Govern debería entenderlo y flexibilizar algunas de las medidas que quiere imponer

decoration

Si esta amenaza se materializa, que aún está por ver, puede afectar a nuestro sector, sobre todo a nosotros, que recibimos a muchos británicos. Puede explotarnos en la cara en plena temporada. Por ello, es conveniente diversificar mercados. Es lo único que nos puede ayudar a no padecer una crisis muy complicada. No debemos poner todos los huevos en la misma cesta. Viendo toda esta volatilidad, circunstancia que ponen en riesgo al sector, se nos debería ayudar y no acorralarnos con normativas que dificultan la subsistencia. El Govern debería entenderlo y flexibilizar algunas de las medidas que quiere imponer.

¿Espera tantos turistas británicos como antes de la pandemia?

Creo que va a seguir la tendencia de diversificación de los mercados, pero el británico va a seguir siendo el mayoritario. La diversificación está empezando a dar sus frutos: vienen muchos suizos, franceses, españoles… Eso es muy bueno. Hay que lograr que todo ese engranaje de mercados distintos convivan y que no haya uno que haga imposible la convivencia con el resto. Para eso es necesario que haya policías que protejan zonas maduras, que haya seguridad, que sea un turismo ordenado y limpio.

¿Debería España hacer la vista gorda en la aduana con los británicos y no exigirles el pasaporte, como Portugal?

Lo que va a hacer Portugal es dejar de seguir la recomendación europea al respecto. Es decir, que los viajeros británicos que tengan el pasaporte electrónico podrán evitar controles físicos de pasaporte, ya que se les permitirá utilizar las puertas y tornos electrónicos como a cualquier otro turista procedente de la UE. Esto, en mi humilde opinión, no me parece mal que se haga también en España. Me parece inteligente.

Compartir el artículo

stats