Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Ambiente da el visto bueno otra vez a las plantas de asfalto y hormigón de ses Planes

Santa Eulària, que informó en contra y solicitó la caducidad del expediente, tendrá que resolver si da la licencia de actividad

Vista aérea de la cantera de ses Planes, en la zona de Jesús. | D. I.

El proyecto de actualización del plan de restauración para instalar sendas plantas de asfalto y hormigón de la cantera de ses Planes, en Jesús, ha superado de nuevo la tramitación ambiental. La Comisión de Medio Ambiente de Balears informó ayer a favor de la evaluación de impacto ambiental del proyecto con una serie de condiciones, entre ellas la justificación con un estudio sonométrico real de que las emisiones acústicas que generen la actividad simultánea de las dos plantas no supere el límite que marca la normativa y que, en el caso de que no se ajuste a la norma, se tomen las medidas necesaria para corregirlo de inmediato.

A mediados de 2019, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJB) que anulaba la autorización que, en octubre de 2015, otorgó la dirección general de Industria del Govern a la actualización del plan de restauración (para incorporar la plantas de asfalto y hormigón), devino firme. El tribunal tumbó la autorización de Industria por un defecto de forma en la tramitación. En concreto, entre el trámite de información pública (junio de 2013) y la concesión del permiso transcurrió un plazo de dos años y cuatro meses en el que se incorporó al expediente información «relevante», como un estudio acústico, entre otros documentos, a la que no tuvieron acceso los vecinos en la fase de exposición. La sentencia consideraba que se debería haber abierto un nuevo trámite de información pública. El Tribunal Supremo no admitió los recursos de la empresa que explota la cantera, Hermanos Parrot, y el Govern.

Se da la circunstancia de que previamente, ocho meses antes, el TSJB sí dio por válida la autorización del proyecto al desestimar un recurso de la Asociación de Afectados por la Cantera de ses Planes, que preside Belinda Alonso, viuda de Ángel Nieto.

Margen muy limitado

Ahora, una vez repetido el preceptivo trámite de información pública con todos los documentos y con base a un informe de la Abogacía de la Comunitat Autònoma, la Comisión de Medio Ambiente de Balears ha dado el visto bueno de nuevo a la evaluación de impacto ambiental. «Nuestro margen de maniobra era muy limitado», apunta el presidente del órgano ambiental de la Comunitat Autònoma, Antoni Alorda.

De hecho, el Ayuntamiento de Santa Eulària, al que le corresponde otorgar la licencia de actividad de las plantas de asfalto y hormigón, tiene la última palabra. El Consisitorio, que informó en contra del acto de exposición pública y solicitó la caducidad del expediente, cuestionó, entre otras cosas, el informe acústico presentado por el promotor. «Si consideran que este estudio es mejorable, pueden ser estrictos en esta cuestión y hacer controles», indica Alorda, que agrega que la Comisión de Medio Ambiente se ofrece para colaborar con Industria y el Ayuntamiento en el seguimiento de la actividad para garantizar el estricto cumplimiento de las condiciones acordadas.

Medio Ambiente obliga a que, antes de continuar con la actividad extractiva y de restauración de la cantera, se justifique mediante un estudio geotécnico, firmado por un técnico competente, «la estabilidad de todos los frentes de explotación y que se adopten todas las medidas necesarias para estabilizarlos y reducir el riesgo existente».

También condiciona la aprobación del proyecto a que de forma «inmediata» se ejecuten los trabajos de recuperación y restauración de las superficies afectadas, directa o indirectamente, que se hallan fuera del perímetro autorizado, «sin perjuicio de las medidas disciplinaras» que se puedan aplicar por esta afectación.

De todos modos, la dirección general de Política Industrial ya descartó hace un año y medio sancionar a la empresa que explota la cantera tras la denuncia presentada por la asociación de afectados por la invasión de una superficie de más de 8.000 metros cuadrados de terreno ajeno a su propiedad. El Govern justificó que los mismos hechos ya se denunciaron en 2014 y que, aunque se abrió un expediente sancionador, este quedó en nada porque los hechos habían prescrito.

La empresa proyectaba levantar una pantalla perimetral para reducir el impacto de las plantas de asfalto y hormigón con cipreses, pero Medio Ambiente le exige que lo sustituya por especies arbóreas y arbustivas autóctonas y de bajo consumo de agua. También se deberá impermeabilizar la superficie de ocupación de la planta de asfalto, que deberá contar con un sistema de recogida de pluviales que permita depurar el agua con un separador de hidrocarburos. Una vez depurada, esta agua sólo se podrá verter fuera de la parcela.

Compartir el artículo

stats