Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Transportes

El Consell de Ibiza pide al Govern más flexibilidad en la regulación de las excursiones marítimas y Gent per Formentera exige reducirlas

El conseller autonómico de Movilidad, Josep Marí Ribas, presenta hoy en ambas islas el decreto que reglamenta el transporte marítimo en Balears

Imagen de archivo de algunas golondrinas para excursiones en el puerto de Sant Antoni. JA RIERA

El conseller de Movilidad del Govern balear, Josep Marí Ribas, protagoniza hoy sendas reuniones en los consells de Ibiza y de Formentera para dar a conocer el borrador del decreto que regula el transporte marítimo en Balears, y que ha puesto de manifiesto la divergencia entre ambas islas sobre la limitación a las excursiones marítimas. Mientras la administración ibicenca defiende que no se afecte en exceso esta actividad y se tenga en cuenta que "son empresas familiares de toda la vida", Gent per Formentera, el partido mayoritario en la coalición de gobierno de esta isla, ha criticado al Govern balear por no ir más allá en su reglamento para reducir las excursiones de un solo día, así como el número de trayectos de las líneas comerciales.

Tal y como se dio a conocer el pasado 5 de mayo, la medida del Govern, que ahora se encuentra en fase de exposición pública, prevé evitar en la práctica que los barcos de excursiones pudieran utilizarse como una línea comercial para viajar a Formentera. Así, se establece que estas embarcaciones tengan como punto de salida y de llegada el mismo muelle y que están obligadas a regresar a su puerto con los mismos pasajeros. "Están prohibidos los billetes solo de ida", ha subrayado Marí Ribas, tras la reunión con el Consell y los ayuntamientos de Ibiza.

No obstante, estos barcos sí que podrán hacer escalas o fondeos durante estas excursiones, que deberán tener una duración mínima de cuatro horas y de doce como máximo.

Respecto a las líneas comerciales entre las Pitiüses, el reglamento marca que están obligadas a operar durante todo el año, con diez frecuencias diarias como mínimo, y que debe garantizarse un primer trayecto desde Formentera a las seis de la mañana y un último para regresar desde Ibiza a las 22.30 horas.

En estos momentos, la oferta de las navieras cumple con todos estos requisitos mínimos, pero si no fuera así, el Govern implantaría "una obligación de servicio público", ha señalado Marí Ribas. Con los plazos que maneja el Govern, la normativa entraría en vigor de cara al verano de 2023, una vez superada toda la tramitación ante la Comisión del mercado y la competencia o la Comisión Europea.

Diferencias

Desde Ibiza, el Consell apoya las medidas de este decreto planteadas para los trayectos comerciales entre ambas islas. También se muestra favorable a que en el texto se diferencie a las excursiones turísticas y que se regulen, pero reclama mayor flexibilidad para unas compañías que "llevan operando toda la vida y es un transporte familiar", ha señalado el conseller de Transportes, Javier Torres.

"Como Consell de Ibiza, estaremos a favor de la negociación y de intentar llegar al máximo entendimiento"

decoration

"Queremos escuchar a las empresas para ver qué nos tienen que decir [los representantes políticos debían mantener una reunión posterior con las compañías del sector], pero, como Consell, estaremos a favor de la negociación y de intentar llegar al máximo entendimiento", ha incidido Torres.

Entre las limitaciones que generan más recelo, Torres ha señalado la prohibición de que un mismo barco de excursiones, cuando deja a sus pasajeros de escala en Formentera, puede regresar a su muelle en Ibiza para cargar otro grupo de clientes. De igual manera, considera que el tiempo máximo de duración de las excursiones debería ser superior a las doce horas.

"Entendemos que [estas limitaciones] las ha reclamado Formentera, pero si hay alguna persona que quiera ir a Formentera y volver el mismo día lo hará de una u otra manera o con el propio transporte regular", ha argumentado Torres.

Patronal

Por su parte, desde la Asociación Patronal de Empresarios de Actividades Marítimas de Balears (Apeam), su delegado en las Pitiüses, Rafael Cardona, ha admitido que también existen diferencias de intereses en el sector. Tras una reunión de las empresas marítimas con Marí Ribas, Cardona ha apuntado que las navieras dedicadas al transporte regular de pasajeros califican este decreto como «adecuado». En cambio, las compañías de excursiones turísticas «quisieran más libertad para sus servicios con Formentera». 

Apeam no tiene previsto recurrir el decreto del Govern, según ha anunciado Cardona. "Serán las empresas, a título individual, las que decidan si presentan un recurso", ha añadido.

Gent per Formentera

El conseller Josep Marí Ribas se reúne esta misma noche del jueves con el Consell de Formentera y con el Consell de Entidades de la isla. A la espera de este encuentro, Gent per Formentera ha emitido un comunicado este mediodía en el que critica al Govern balear por no cumplir con las reivindicaciones de la menor de las Pitiüses para limitar la presión del tráfico marítimo.

Según esta formación, después de "12 años solicitando al Govern que mueva ficha", solo se ha cumplido con la conectividad a primera hora de la mañana y última hora de la noche". En cambio, culpa al Govern de "ignorar" los otros tres problemas planteados en estos años, y que formaban parte del pacto de gobierno en la isla: poner límite a las excursiones marítimas, reducir las frecuencias de los viajes diarios e impedir que salgan y lleguen barcas a la misma hora. Respecto a esta última reivindicación, Marí Ribas ha subrayado que "el Govern no regula la capacidad de carga de los puertos estatales, como la Savina y el de Vila, sino que es la Autoridad Portuaria de Balears (APB)".

En este sentido, el representante del Govern asegura que esta petición de Formentera ya está contemplada por la APB con una ordenanza que limita el tiempo de operaciones en el muelle, "como los slots de los aeropuertos" y que esta medida reducirá el número de barcos que coincidían al mismo tiempo en el puerto de Formentera y a pesar de que "viajaban con poca carga".

"Las carencias de la propuesta de decreto marítimo contribuyen a convertir Formentera en un atracción turística de un día"

decoration

Rechazo inicial

Gent per Formentera, también critica en su comunicado que "las carencias de la propuesta de decreto marítimo contribuyen a convertir Formentera en un atracción turística de un día y favorecen la saturación del Parque Natural [de ses Salines] y del puerto". Así, esta formación anuncia que presentará alegaciones al borrador propuesto y que no apoyará esta normativa hasta que dé soluciones "a los cuatro grandes problemas conocidos por todas las formaciones políticas".

Compartir el artículo

stats