Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PP tilda de «escandalosa» la falta de sanitarios en Ibiza y Gómez afirma que ha contratado 1.400

Patricia Gómez y Tania Marí se sacan mutuamente los colores en un bronco debate en el Parlament sobre la situación de la sanidad pública en las Pitiusas

Tania Marí, dirigiéndose a un Parlament prácticamente vacío.

La diputada popular por Ibiza Tania Marí y la consellera balear de Salud, Patricia Gómez, protagonizaron ayer un nuevo y duro enfrentamiento en la sesión del Parlament a cuenta de la carencia de sanitarios en las Pitiïses. Una situación que Marí calificó de «escandalosa» y que Gómez, si bien no negó la situación, justificó asegurando que en estos dos años ha contratado a 1.400 sanitarios: «Mil para el Hospital Can Misses y 400 para Atención Primaria». «¿Quiere los nombres y apellidos de todos?», ironizó la consellera, visiblemente molesta por las acusaciones de Marí.

Un intercambio de opiniones, en una interpelación incluida en el orden del día del plenario, que protagonizaron en un salón prácticamente vacío. Poco o nada les interesa la situación de la sanidad pública pitiusa a los políticos de las islas, visto que la práctica totalidad, tanto del equipo de gobierno como de la oposición, abandonaron la sala segundos antes de que Marí ocupara la tribuna para su primera intervención.

En ella, Marí afirmó que Ibiza cuenta «con unas de las listas de espera más largas que nunca», que se ha «desmantelado» el servicio de Oncología y que el personal sanitario está «asfixiado», de lo que acusó a la consellera de ser «la culpable» y al Govern de «ser incapaz de dar respuestas». «¿Cómo es posible que los recursos en Salud no han dejado de crecer y la situación sanitaria de Ibiza no ha dejado de empeorar?», preguntó la diputada del PP, que denunció también el elevado número de profesionales que ejercen en Can Misses «sin título»: «20 de 24 en Urgencias hospitalarias no tienen la especialidad de medicina familiar y comunitaria, 23 de 73 en Atención Primaria y 14 de 18 en Pediatría de Primaria». En su intervención, Marí alertó no sólo de la falta de oncólogos sino también de reumatólogos o especialistas en medicina preventiva, entre otros. Marí exigió a Gómez que se compense a los médicos que vengan a Ibiza con el mismo plus que en Canarias y, además, el de Formentera, lo que les supondría «700 euros más al mes».

«Alarmista» y «demagógica» fueron las palabras con las que la consellera calificó la intervención de la diputada popular, a la que le recordó que los últimos dos años la sanidad ha estado centrada en atender la pandemia y a la que acusó, directamente, de mentir. Negó de plano que la situación de las listas de espera sea la peor y aseguró que una muestra de que hacen lo posible por contratar médicos es que «en plena pandemia» han ampliado la plantilla de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Respecto a la falta de profesionales, afirmó que la movilidad de médicos «es algo que sufren todas las comunidades» y que cuando se marchan «lo hacen por un proyecto de vida, porque igual están lejos de su tierra, pero no por los salarios». «Un estudio del Colegio de Médicos, que no es de izquierdas, asegura que aquí fidelizamos más que nadie», continuó antes de destacar que en los últimos dos años han convocado 9.000 plazas en oposiciones y recordarle a Marí cuántas oposiciones convocó el último gobierno del PP: «Cero, señora diputada». Lejos de quedarse ahí, Gómez le hizo otro recordatorio: «Ustedes bajaron el plus de fidelización». De la misma manera, negó que haya médicos trabajando en Can Misses sin titulación: «La tienen, pero falta que les homologuen la especialidad».

«Con usted hemos perdido salud, sanidad y sanitarios. ¡Menos lecciones y más soluciones!», gritó en su segunda intervención la diputada del PP ibicenco, que acusó a la consellera de «ningunear a los ibicencos». «Se ríe de nosotros, somos ciudadanos de segunda», continuó Marí, que acusó a Gómez de no haber tomado «ninguna medida en dos años» para mejorar la sanidad pitiusa.

«Hemos invertido en recursos, profesionales, medidas de fidelización e infraestructuras. Hemos evitado 1.400 traslados entre Ibiza y Formentera y 2.500 a Mallorca. Esto ha sido porque nosotros estábamos gobernando, porque antes, con ustedes, esto no era así», indicó la consellera, que aseguró que Can Misses es un destino «atractivo» para los médicos. A pesar de ser un hospital comarcal, cuenta con más prestaciones que los de Manacor e Inca, defendió Gómez, que aún guardaba varios disparos. El primero: «Estoy segura de que ustedes no hubieran montado el servicio de Hemodinámica». Y el segundo : «34 millones de euros. Es lo que Toni Costa, cuando era director general de presupuestos, desinvirtió en el Área de Salud de Ibiza y Formentera».

Compartir el artículo

stats