Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad en Ibiza: Salud contratará a una empresa para cobrar a los turistas morosos

IB-Salut calcula que desde 2019 a este mismo 2022 se han dejado de recaudar atenciones sanitarias por valor de casi 7,4 millones de euros

Detalle de la fachada del Hospital Can Misses. Vicent Marí JA RIERA

El Consell de Govern de hoy, que se celebra en Ibiza, tiene previsto autorizar al Servicio de Salud a contratar a una empresa externa para cobrar las facturas de turistas morosos atendidos en los hospitales o centros de salud de las islas por haber sufrido algún accidente o padecido alguna patología durante su estancia vacacional en el archipiélago.

El 80% de las facturas impagadas corresponden a ciudadanos residentes en la UE que no habrían facilitado los datos o proporcionado algunos erróneos de su tarjeta sanitaria europea mientras que el resto serían atribuibles a visitantes extracomunitarios.

Entre los primeros, las nacionalidades más morosas, que se corresponden lógicamente con el mayor número de turistas de esos países que visitan Balears, serían Reino Unido seguido de Alemania, Francia e Italia. Por contra, los visitantes de fuera de la UE más reacios a satisfacer sus deudas son Estados Unidos y Argentina.

El valor estimado de esta contratación asciende a 2.367.625 euros. Aunque unos cálculos realizados por el IB-Salut con datos reales y una proyección, la de este año 2022, estima en 7.398.831 euros las facturas libradas y no cobradas por la asistencia a turistas comunitarios y extracomunitarios en el cuatrienio 2019/2022.

2.379 facturas impagadas

Así, en 2019 se dejaron de cobrar 2.379 facturas por un valor de 1.787.997 euros; en 2020, primer año pandémico, las facturas incobradas bajaron hasta las 887, casi una tercera parte, y todas ellas representaban un monto de 1.353.551 euros.

La situación sanitaria mejoró y el año pasado se dobló la cifra de facturas impagadas (1.749) por las que no se presentaron a cobro un total de 2.257.281 euros.

Y ya para este ejercicio en el que se prevén batir todos los registros de llegadas de turistas a este archipiélago, el Servei de Salut se ha mostrado extremadamente cauto al prever que únicamente se dejarán de cobrar 1.600 asistencias a extranjeros por un montante total de 2 millones de euros.

Desde el Servei de Salut de las islas explicaron que de esta manera se podrán librar las facturas a aquellos turistas de los que carecen de datos para hacerlo por la vía ordinaria ya que solo habrían facilitado su nombre, el país del que procedían o su número telefónico.

La facturación cayó un 56,5% en 2020 y un 30,5% en 2021, los años pandémicos

La facturación por asistencias a turistas extranjeros lógicamente ha bajado en los dos últimos ejercicios en los que la pandemia de covid-19 limitó la llegada de visitantes a este archipiélago. 

Así, en el primer año de restricciones a la movilidad por cuestiones sanitarias, la facturación cayó un 56,5% al pasarse de una cantidad librada al cobro de 33,4 millones en 2019 a los 14,5 millones que se facturaron en 2020. 

El año pasado se recuperó en parte la principal actividad económica de esta comunidad y el descenso de la facturación fue menor, del 30,5%. Y es que en 2021 se llegaron a facturar 23,2 millones de euros, una cantidad nada despreciable en una coyuntura muy difícil.

Respecto a las nacionalidades de los turistas atendidos en la sanidad pública de las islas, si en el año prepandémico las cifras se movían en torno a las 19.513 asistencias a ciudadanos británicos por las que se facturaron un total de 11,4 millones de euros, en los dos siguientes se atendieron, respectivamente, a 6.480 y 5.060 ciudadanos de esa nacionalidad por unos montantes totales de 3,6 y 4,4 millones de euros.

El fondo de compensación

La recuperación de los turistas alemanes hacia su destino turístico preferido ha sido más meteórica. Si en el año prepandémico se atendió a 15.372 germanos a los que se les libró facturas por algo más de 9 millones de euros, en 2020 los turistas alemanes asistidos bajaron hasta los 6.090 a los que se les reclamó el pago de 4,2 millones.

Pero el pasado año las ganas de volver al sol de Mallorca generó la asistencia de 9.545 alemanes, con un crecimiento superior al 50%. Por todas ellas el Servei de Salut facturó 7,7 millones, ya cerca de la cantidad habitual antes de la crisis sanitaria (los 9 millones de 2019).

Entre los datos curiosos facilitados por el Servei de Salut figura la asistencia que recibió un islandés en 2020 por la que se le presentó una factura de 154 euros. O el único chipriota atendido el año pasado con un coste de 331 euros.

Para entender el desfase existente entre el número de turistas atendidos y las cantidades libradas al cobro hay que recordar que una asistencia por un percance leve generalmente son cubiertas en los centros de salud a un coste infinitamente menor que una prestación sanitaria recibida en un hospital de agudos.

La empresa externa que se haga con el concurso del Govern, que tendrá un presupuesto base de licitación de 1,43 millones y que ascenderá a los 2,3 millones por una posible prórroga de doce meses adicionales, tendrá que localizar a estos turistas comunitarios con el objeto de recabar sus datos para facilitarlos al fondo de compensación.

El fondo de compensación

Este fondo de compensación del Gobierno central recoge todas las facturaciones por asistencias sanitarias efectuadas por todas las comunidades autónomas a visitantes de la Unión Europea y las reclama a los diferentes Estados miembros.

Estos países harán frente a estas demandas una vez descontadas las asistencias efectuadas por sus sistemas sanitarios a los españoles que han tenido algún problema de salud en sus respectivos países y han sido atendidos por sus sistemas sanitarios.

Y a los turistas extracomunitarios morosos la empresa externa deberá reclamarles de forma personal su deuda en caso de que no exista ningún convenio bilateral de su país con España.

El Servei de Salut estima que estas facturas no cobradas le supone una infrafinanciación cercana a los tres millones de euros.

Compartir el artículo

stats