Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva regulación del taxi en Ibiza eliminará las preferencias en las paradas si hay colas

El Govern balear prevé aprobar por fin el lunes mediante un decreto ley la nueva orden insular de carga que regulará el servicio de GPS y zanjará la crisis abierta en Vila

El presidente, Vicent Marí, y el conseller balear Josep Marí Ribas junto a los alcaldes. | VICENT MARÍ

El Consell de Ibiza ya ha remitido al Govern balear para su aprobación inmediata una propuesta de orden insular de carga y descarga del sector del taxi consensuada con los ayuntamientos de la isla que sustituirá a la actual, de 2012. El miércoles de la semana pasada se convocó un Consell de Alcaldes de urgencia para cerrar este documento, en el que se regula por fin el servicio de gestión de servicios por tecnología de posicionamiento por satélite (GPS) en toda la isla y, como novedad, se elimina la preferencia de los taxis del municipio en la recogida de usuarios en las paradas cuando haya gente esperando.

Este cambio en el funcionamiento del taxi tendrá especial incidencia en la parada del aeropuerto. Los taxistas de Sant Josep ya no tendrán prioridad para cargar con respecto a los vehículos del resto de la isla, siempre y cuando haya viajeros esperando, lo cual, según las fuentes consultadas, dará más agilidad al servicio y reducirá la colas de pasajeros.

Ahora, el Govern balear aprobará un decreto ley para que la aplicación de la nueva normativa sea inmediata. De hecho, las fuentes consultadas por este diario apuntan que el Consell de Alcaldes se convocó de urgencia la semana pasada (no se informó de ello a los medios de comunicación) para que el Consell de Govern del pasado lunes aprobara ya el decreto. Pero no se llegó a tiempo. El Govern ya trabaja en ello con la idea de aprobarlo cuanto antes, con la vista puesta en el próximo lunes. Así, la nueva orden entrará en vigor tras la publicación del acuerdo del Consell de Govern en el Butlletí Oficial de les Illes Balears (BOIB). Acto seguido, el Parlament deberá convalidar el decreto o aprobar su tramitación como proyecto de ley, pero mientras tanto este estará en vigor.

Con la nueva orden insular de carga y descarga se resolverá la crisis abierta en la ciudad de Ibiza por el uso del GPS y, con el servicio ya regulado a nivel insular, las operadoras podrán dar viajes a taxis de otros municipios.

Además, con la nueva orden se desbloquean también las tarifas, que desde el año 2014 no se modifican, ni siquiera la subida del IPC. En todo caso, de momento el documento que aprobará el Consell de Govern prevé un primer incremento de en torno al 3,6%. Así, el precio por kilómetro recorrido en horario diurno pasará de 1,09 euros a 1,13 y el nocturno o festivo de 1,33 a 1,38 euros. El suplemento de inicio del servicio será de 3,75 euros (10 céntimos más que ahora) y el del aeropuerto y el puerto, 1,85 euros (una subida de cinco céntimos).

Subida de tarifas pendiente

Esta subida es la que se calculó hace más de un año y medio (antes de la escalada del precio del combustible) con el correspondiente estudio económico para justificarla. Ante la urgencia de que se apruebe ya la nueva orden insular de carga y descarga, se ha optado por incluir esta subida (un nuevo estudio económico para justificar la subida real retrasaría todo el proceso). Sin embargo, una vez aprobada esta regulación, el Consell de Ibiza tendrá vía libre para aprobar una nueva subida de las tarifas. De hecho, según las fuentes consultadas, el Consell prevé reunirse con el sector una vez que entre vigor la nueva orden para aprobar de cara a este verano una nueva subida acorde con el incremento real de costes, principalmente del carburante.

La nueva orden de carga y descarga también presenta como novedad la limitación de velocidad de 110 km/h. A partir de este registro, el taxímetro dejará de computar la tarifa de la carrera. Se trata del límite máximo de velocidad de la red viaria de Ibiza (100 km/h) más un margen del 10% de tolerancia de control metrológico.

Control de la Administración del GPS

Además de la eliminación de la preferencia de los taxistas en las paradas de su municipio si hay gente esperando y la limitación de la velocidad a 110 km/h, la otra novedad de la propuesta de orden insular de carga y descarga es el control por parte de la Administración de la prestación del servicio del GPS

Al igual que lo que reclama el Ayuntamiento de Ibiza a los dos operadores de GPS del municipio, la orden insular de carga prevé la obligación de entregar al Consell y los ayuntamientos que lo soliciten los datos estadísticos del GPS y también «acceso remoto a la aplicación de gestión y comercialización del servicio con privilegios de impresión y consulta en tiempo real». También se regula la obligación, que ya se empieza a aplicar, de que los vehículos lleven una herramienta que permita visualizar en tiempo real el número de taxis y su estado (libre u ocupados) posicionados en las paradas y el conjunto de la isla.

El Consell se reserva también la potestad para aprobar un plan que regule el funcionamiento del GPS (sobre la asignación de servicios) en el conjunto de la isla. Para ello, los operadores de GPS (ahora la Federación insular del Taxi en todos los municipios y Nitax sólo en Vila) tendrán la obligación de suscribir un convenio con la institución insular.

Compartir el artículo

stats