Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los puertos deportivos de lbiza y Formentera ya están completos en julio y agosto

Solo quedan amarres para esloras medianas en junio y septiembre pero con dificultades en los puertos de recreo de Ibiza y Formentera | Aumenta la reserva de larga duración y la presencia de las empresas chárter o de barcos que son de lista sexta, comercial

Imagen parcial de los amarres de Marina Ibiza. | J.A.RIERA

Los puertos deportivos de Ibiza y Formentera ya han colgado el cartel de completo para los meses de julio y agosto de esta temporada. Por tanto, a día de hoy es imposible encontrar un amarre en cualquiera de las instalaciones de Ibiza y Formentera, ya que están todas reservadas. Eso sí, aún queda algún espacio para junio y septiembre pero no en todas las marinas.

Yates amarrados en el Martillo del puerto de Vila. | C.N.

Los directores de los puertos consultados coinciden en expresar su satisfacción por la recuperación del sector a niveles incluso superiores a 2019, aunque también es cierto que durante la pandemia el sector náutico no se vio especialmente afectado al considerar que los barcos eran un lugar más seguro para pasar las vacaciones. Otro elemento que detectan es que crecen las reservas de empresas de chárter, de alquiler de embarcaciones, e incluso algún barco pasa de la lista séptima de recreo a la sexta, la comercial, para compensar el gasto que representa el mantenimiento de la embarcación.

Otra novedad es que las grandes esloras, de más de 25 metros, no están reservando como otros años y la tendencia es que lo hagan en el último momento y no con la antelación de otras embarcaciones de entre 15 y 20 metros de eslora.

El director de Marina Ibiza, Dani Marí, con 379 amarres y una marina seca de 106, explica que el pasado año la temporada para ellos ya fue buena «porque el barco se ha contemplado como una opción segura de ocio». Respecto a este año avanza que lo que observa es que «cada vez hay menos barcos de gran eslora, de más de 25 o 30 metros, que hagan la reserva por anticipado y esto ya lo notamos el año pasado que eran de reservas de un día». En estas eslora observa que no se reserva con mucho tiempo, «no hacen la reserva por anticipado». En cambio de 20 metros para abajo asegura que tienen «cubierta toda la temporada, de 15 metros de eslora para abajo no hay sitio».

También observa que el charter «se está moviendo mucho, las empresas de Ibiza lo están haciendo muy bien y al final la gente opta por alquilarse un barco y disfrutar de un día de navegación».

Grandes esloras de más de 25 metros reservan al día

La grandes esloras de más de 25 metros tienden a reservar al día, mientras que en otras temporadas reservaban estancias más largas.


Lleno total

En la mayoría de los puertos deportivos de Eivissa y Formentera resulta, a día de hoy imposible reservar un amarre para los meses de julio y agosto. En algunas de estas instalaciones incluso junio y septiembre también están llenos.


Sector clave

Todas las navieras consultadas auguran una buena temporada y la recuperación del sector náutico, clave en el turismo pitiuso.

El director del puerto deportivo de Botafoc, Raúl Prats, con 432 amarres de seis a 30 metros de eslora, precisa que en el caso de esta marina «para los meses de junio, julio, agosto y septiembre tenemos todo lleno». Añade que por la información que maneja «para todos los puertos de Ibiza va todo muy bien, a no ser que la guerra en Ucrania nos dé un susto».

Prats señala que ellos trabajan desde hace años con los mismos clientes, pero la tendencia es que «se reserven estancias más largas. Observamos que destinos como Turquía están bajando por la cercanía con el conflicto, por lo que prefieren irse a Ibiza y pienso que es uno de los motivos por los que hay tantísimas solicitudes de amarre de embarcaciones». Señala que en el caso de Marina Botafoc ya no admiten reservas: «Los ponemos en la lista de espera». También comenta el crecimiento de la presencia de los chárteres: «Hay muchos propietarios que tienen un barco y que vienen un par de semanas pero pagan casi todo el verano el atraque, por lo que cada vez hay más gente que cambia sus barcos a lista sexta, que es la comercial, con fines de alquiler».

En es Nàutic de Sant Antoni, con 574 amarres, las reservas están al mismo nivel que los otros dos puertos consultados, con la diferencia de que muchos de ellos están destinados a socios y otros a clientes. Respecto a estos últimos el portavoz de este puerto deportivo asegura que «en julio y agosto hay una ocupación bastante buena y en junio y septiembre las perspectivas son buenas.

En el puerto de Formentera hay dos puertos. Uno de ellos, de la dársena de Poniente, con 53 amarres, está pendiente de adjudicarse su gestión en los próximos días, por lo que no coge reservas. El segundo, Port Formentera, con 91 amarres, tiene casi todo lleno. «Vamos muy bien de reservas y en comparación con otros años son reservas de periodos largos. Tenemos mucha demanda y está todo ocupado en julio y agosto», asegura Max Mallol, capitán de la instalación.

Compartir el artículo

stats