Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ayuntamiento de Eivissa

Una de cada cuatro viviendas de Ibiza no tiene a nadie empadronado

A partir de mañana se harán encuestas puerta a puerta en todas las casas del municipio con el objetivo de saber, entre otras cosas, cuántas están vacías

Mapa con las zonas de Vila con más número de viviendas sin nadie empadronado. | AYUNTAMIENTO DE IBIZA

Si los plazos se cumplen, el Ayuntamiento de Ibiza dispondrá en un año de un censo que permitirá saber, entre otras cosas, cuántas de las 23.715 viviendas residenciales que hay registradas en Vila están desocupadas y, por tanto, serían susceptibles de salir al mercado inmobiliario. De lo que ya tiene constancia la administración municipal es de que «hay cerca de un 25%, es decir casi 6.000, que no tienen a nadie empadronado» y que la mayoría de estos inmuebles se encuentran en las zonas turísticas del municipio como «el paseo marítimo, la avenida Vuit d’Agost, la Marina, Dalt Vila, ses Figueretes o Platja d’en Bossa». Lo que falta averiguar, a través de la realización de este censo, es si estas viviendas son segundas residencias, están desocupadas, se destinan al alquiler turístico ilegal o si vive gente que no está empadronada en ellas. De ésta y otras tareas se encargará la Fundació Universitat i Empresa de les Illes Balears (Fueib). Como anunció hoy el concejal de Vivienda de Vila, Aitor Morrás, es la entidad a la que se le ha adjudicado por concurso público «el servicio de asistencia técnica y consultoría para la actualización del padrón municipal y la elaboración de un censo de viviendas». «Lo que se pretende con la realización de este censo es recabar datos a nivel micro, casa por casa, para conocer cuál es la situación real de cada una y así movilizar aquellas que estén desocupadas para destinarlas al alquiler anual, que será una de las funciones que tendrá la Oficina Integral de la Vivienda, que en poco tiempo se pondrá en marcha», explicó Morrás.

Aitor Morrás y Sònia Vives, ayer en Can Botino. | J.A. RIERA

La elaboración de este estudio, concretó el edil, «tendrá un coste de 479.613 euros y una duración de un año». La doctora en Geografía de la Universitat de les Illes Balears Sònia Vives, que asistió a la presentación, será la encargada de dirigir el proyecto, que se pone en marcha ya. «Para poder revisar el padrón municipal y hacer el censo, lo primero que se hará es elaborar una base de datos georeferenciada con un sistema de información geográfica sobre la situación de cada una de las viviendas y de las personas que viven en ellas», explicó.

Del trabajo de campo se ocuparán trece encuestadores de la Fueib, que a partir de mañana visitarán las 23.715 viviendas residenciales de Vila. Estarán acreditados por el Ayuntamiento de Ibiza y coordinados por cuatro técnicos que son geógrafos y sociólogos.

Encuestas puerta a puerta

Cada uno de los encuestadores tendrá una zona asignada y realizará, puerta por puerta, un cuestionario con seis preguntas para saber, entre otras cosas, el uso que se le da a la vivienda, el régimen de tenencia y el precio del alquiler o la hipoteca. También recabarán otros datos: el número de personas que viven en ese domicilio, la relación que existe entre ellas y si coinciden o no las personas que están empadronadas con las que viven allí. Como detalló Vives, los encuestadores emplearán una tableta y una aplicación que «permite sincronizar en la nube la información ya disponible a partir de bases de datos secundarias y la que se recoge in situ». Desde el Ayuntamiento de Ibiza se pidió hoy «colaboración a la ciudadanía para poder recabar toda esta información». Morrás señaló que los encuestadores llevarán una identificación firmada y sellada por la administración municipal.

Otro de los objetivos del proyecto que dirige Vives es «analizar las desigualdades sociales provocadas por la lógica inmobiliaria actual». Con este fin, explicó, «en primer lugar se harán en el municipio 1.100 encuestas para determinar cuáles son en Vila los principales ejes de discriminación y de privilegio que hay a través de la vivienda». A través de esta muestra representativa se quiere saber, por ejemplo, «el uso que se hace de la vivienda según el género, la clase o nacionalidad».

«Además de estas encuestas se llevarán a cabo algunas entrevistas a agentes claves, que nos permitirán profundizar más en los motivos por los que se producen estas desigualdades a través de las lógicas inmobiliarias», apuntó Vives.

A partir de toda la información recogida y la que ha puesto a su disposición el Ayuntamiento de Ibiza, Fueib elaborará un informe y cartografía sobre la situación actual de la viviendas en el municipio.

Según apuntaron Morrás y Vives, está previsto que en la realización de las encuestas se invierta medio año. Los seis meses restantes se dedicarán a analizar los datos recabados, a realizar estadísticas y a redactar los informes finales.

Morrás subrayó que el proyecto que comienza Fueib es «una herramienta muy necesaria para poder llevar a cabo políticas activas de vivienda» y ayudar así a las personas que tienen problemas para encontrar un hogar debido a los elevados precios en Ibiza.

Compartir el artículo

stats