Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teatro

Día de la visibilidad lésbica en Ibiza: Una historia necesaria que «visibiliza el amor diverso»

El proyecto teatral Ibiza Arts comienza su andadura con ‘Beca y Eva dicen que se quieren’, una obra escrita por el dramaturgo Juan Luis Mira Candel que protagonizan Julia Marí y Natasha Prokhorova. La cita la ha organizado el Consell de Ibiza y el SAI

14

Obra de teatro en Ibiza: 'Beca y Eva dicen que se quieren' J.A.Riera

La obra ‘Beca y Eva dicen que se quieren’, que Ibiza Arts estrena por primera vez en la isla con motivo del Día de la visibilidad lésbica, atrapa desde el primer momento a los espectadores del auditorio de Cas Serres, en Vila. La gran mayoría son estudiantes, cerca de 200 del instituto Sa Blanca Dona y cinco del aula de Transición a la Vida Adulta de Sa Serra, y tienen, más o menos, la edad de las protagonistas. Sin duda, ese detalle hace que el texto les llegue fácilmente y puedan empatizar con esta dos jóvenes de 17 años, que se quieren con la entrega y la convicción de los primeros amores y que se tienen que enfrentar a la incomprensión de una parte de la sociedad que las rodea. También ayudan mucho los diálogos, ágiles y directos, y el buen hacer de las dos jóvenes intérpretes, la rusa Natasha Prokhorova y la ibicenca Julia Marí, que es, además, la directora y la que ha adaptado este texto del dramaturgo Juan Luis Mira Candel.

En la versión de la obra de Ibiza Arts se han introducido coreografías. | J.A. RIERA

Los estudiantes de estos dos institutos de Vila son testigos de cómo, el primer día de clase, durante el recreo, surge la complicidad y la chispa entre Beca y Eva, gracias a una manzana ácida. Escuchan con atención los monólogos del padre de Beca sobre mayo del 68 y de su abuela, la que más la comprende y la apoya. Se ríen con la divertida exposición sobre albatros y pingüinos que hace Eva para la asignatura de Biología y con el episodio que la pareja protagoniza en el viaje de fin de estudios a Irlanda. Se escandalizan al escuchar los comentarios «machistas y misóginos» de un compañero de clase o con la reprimenda que la jefa de estudios echa a Eva por exhibir su amor en público. Se emocionan, también, cuando descubren que Beca está enferma y sonríen con satisfacción cuando las dos jóvenes se deciden por fin a entrar en clase de la mano, haciendo pública su relación.

A la representación acudieron alumnos de los institutos Sa Blanca Dona y Sa Serra. J.A. Riera

«Qué historia más bonita. Es una buena obra, me ha despertado algo», comenta un alumno de Sa Blanca Dona en el coloquio posterior a la representación.

Son unos cuantos los interrogantes que les plantean los estudiantes a las actrices, y no todos tienen que ver con el mensaje central de la obra, concebida para visibilizar y normalizar las relaciones homosexuales.

Durante el coloquio, Julia Marí explica cuándo y cómo surgió la idea de representar esta obra, la primera que lleva a cabo con su productora Ibiza Arts, su «proyecto teatral personal». La actriz ibicenca de 27 años, que se ha formado en Ibiza, Valencia, Madrid, Inglaterra y Noruega, descubrió la pieza de Mira en el último año de la carrera de Arte Dramático. El texto de este dramaturgo y director alicantino, «un referente del teatro infantil y juvenil», le conquistó desde el primer momento y pensó que «se debería representar más en España». «Me nació la pulsión de montar la obra y contacté con Natasha Prokhorova, que ha sido mi ayudante de dirección», cuenta.

Las dos actrices, que actualmente residen en Ibiza, se conocieron en la isla de adolescentes, cuando ambas acudían a clases de interpretación en la academia El Traç Musicaldansa, de Nadia Banegas. «Llegué a Ibiza con once años y con doce me apunté a teatro sin hablar castellano apenas», relata la joven rusa, que estudió interpretación en Madrid.

La obra que acaban de llevar a escena, detallan, «es una adaptación del montaje de Mira», reconocido en 2011 con el Premio Leopoldo Alas Mínguez, promovido por la Fundación SGAE y la Asociación Visible. «Hemos respetado el texto del dramaturgo, pero hemos suprimido dos escenas y hemos añadido coreografías de creación propia para ayudar a explicar esta historia no solo con las palabras sino también con el cuerpo», señalan.

Han sido necesarios cinco años para hacer realidad el sueño de Julia Marí, que ha sido posible, subraya, «gracias al apoyo del Consell de Ibiza y al Servicio de Atención Integral (SAI) a personas LGTBIQ+», que depende de la institución.

Ahora, Julia Marí, «encantada con la respuesta de los institutos ibicencos», se plantea seguir moviendo por la isla esta obra tan necesaria que, como ella destaca, «visibiliza el amor diverso».

Compartir el artículo

stats