Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turismo

El lujo abre la temporada en Ibiza: 13 cinco estrellas ya acogerán turistas en Semana Santa

La práctica totalidad de los hoteles de más categoría de la isla adelantan este año sus aperturas al mes de abril. Auguran fuertes ocupaciones y, de hecho, uno de ellos ya tiene reservadas el 85% de su plazas

Terraza del hotel Aguas de Ibiza. | SALVA LOPEZ

Pese a las secuelas de la pandemia y a la incertidumbre que genera la guerra de Ucrania, la práctica totalidad de los hoteles de cinco estrellas de Ibiza abrirán durante el mes de abril. Cuatro de ellos lo harán el primer fin de semana, entre ellos los dos Gran Palladium (Palace y White Island) y el Sir Joan. Para la siguiente, prolegómeno de la Semana Santa, entre el día 7 y el 9 empezarán su actividad cinco alojamientos: el 7 de abril, el Ibiza Gran Hotel; el 8, el Nobu, el Aguas de Ibiza y el Hard Rock Café, y el 9, el Bless. Y entre el Martes Santo (día 12 de abril) y el Jueves Santo (14 de abril), cuatro: el 12, el Ocean Drive; el 13, el ME y el One, y el 14, el Mirador de Dalt Vila. La siguiente semana, el 22 de abril le toca el turno al W, y en los días finales del mes, y coincidiendo con los opening de las discotecas, la traca final, seis de golpe: el jueves 28, el Standard (Vila); el 29, el Ushuaïa, el 7 Pines, el Siau y el OKU, y el 30, el Fenicia.

Vistas desde el Nobu, en la bahía de Talamanca. | S. G.

¿Por qué se han decidido a abrir tan pronto pese a la convulsa situación internacional y a las agitaciones provocadas por el encarecimiento de la energía y de los carburantes? Raúl Sierra, director del Ibiza Gran Hotel (un cinco estrellas Gran Lujo), sigue la máxima de que la economía es un estado de confianza: «Porque creemos que será una gran temporada». Se basa en que, antes de que Rusia invadiera Ucrania, «ya se empezaban a recuperar las cifras [de ocupación] de 2019», por lo que tiene la esperanza de que todo se vuelva a enderezar: «Apostamos por que los establecimientos abran pronto este año, por encender rápido la luz verde de que Ibiza ya está abierta».

De momento, las reservas del Ibiza Gran Hotel para ese mes están «por encima del 30%». Es una época, explica, «de ocupación de último momento»

decoration

Realmente, el hotel que dirige no abre el 7 de abril, sino dos días antes, el 5 de abril: «Para esa fecha tenemos un grupo en exclusividad. Desde el 7 estará disponible para el resto de clientes». De momento, las reservas del Ibiza Gran Hotel para ese mes están «por encima del 30%». Es una época, explica, «de ocupación de último momento». «La Semana Santa -detalla- ha despertado, pero todavía no se ha levantado de la cama. Suele venir un cliente nacional, que espera un poquito más. Creemos, por experiencias previas, que a partir de la semana que viene se animarán las reservas para entonces y para lo que viene después, un periodo para el que ya hemos notado un incremento de los mercados italiano, holandés e internacional, en general gracias a las aperturas [de discotecas] del último fin de semana de abril». Será un mes en el que Sierra cree que deberán trabajar «día a día, partido a partido, como dice el Cholo».

Vuelos desde el 4 de abril

Respecto a la temporada alta, afirma que siguen los derroteros del 2019: «Somos un hotel de mucho cliente directo, que tarda en reservar. No es como la turoperación, que es más previsora (aunque los hay individuales que lo son). Pero tenemos mucho optimismo de cara a esta temporada».

Según Sergio Zertuche, jefe de ventas y Marketing Officer de Palladium Hotel Group, la Semana Santa cae este año en unas fechas propicias. Es una buena razón para adelantar las aperturas de sus hoteles Gran Palladium al 1 de abril, pero no la única: «Lo hacemos también porque entendemos que nuestros partners tienen muchas ganas de empezar la temporada, lo más pronto posible, para así poder recuperar todo lo que los turoperadores no pudieron volar en 2021. Algunos empiezan a volar desde el 4 de abril». En el caso de los Gran Palladium, alojamientos enfocados al turismo familiar, «eso permitirá potenciar la Semana Santa y, a partir de esas festividades, coger una buena inercia para aprovechar el verano de la mejor manera posible».

Zertuche es optimista respecto a las ocupaciones desde el inicio de la temporada: «Pero también entendemos que habrá mucho negocio de última hora, un pico de demanda de último momento, para lo que queremos estar preparados». De ahí que abran tan pronto. A día de hoy, sus reservas van «un poco por detrás de las de 2019 para el mes de abril», pero la tendencia «es muy buena» de cara al resto del ejercicio. Por eso, y a pesar del conflicto en Ucrania, opina que hay «que ser optimistas», por lo que confía en «volver a alcanzar los niveles de ocupación, muy consolidados, que se tenían antes en temporada alta, en torno al 90%».

«El hecho de que la Semana Santa caiga a mediados de abril nos ha llevado a abrir las ventas antes. Sabemos que la gente y los consumidores de lujo tienen muchísimas ganas»

decoration

«El hecho de que la Semana Santa caiga a mediados de abril nos ha llevado a abrir las ventas antes. Sabemos que la gente y los consumidores de lujo tienen muchísimas ganas», explica Javier Moral, jefe de recepción de Aguas de Ibiza, tan optimista o más que Zertuche. Y no le faltan motivos: abren el 8 de abril, segundo fin de semana de abril, fechas para las que ya han logrado «un 70% de ocupación». «Es muchísimo -afirma-. Estamos muy contentos». La alegría es aún mayor cuando repasa los datos para la Semana Santa, unos días más tarde: «Hasta un 85% de ocupación». Cree que ese porcentaje podría aumentar: «Si sale el sol, si Rusia da un poco de tregua, la gente se animará de un día para otro, reservará y llenará la Semana Santa».

¿Y después? «Arrancaremos muy fuertes y prevemos que la temporada alta será muy buena, tal como se respira en los mercados. Repetir 2019 sería lo ideal, pero queremos ser prudentes. Ojalá lleguemos, es nuestro punto de referencia, estamos en el camino».

Visita de lujo «obligada»

La temprana apertura del lujoso Nobu Hotel Ibiza Bay, en plena bahía de Talamanca, el 8 de abril obedece, según Edwin Kramer, general manager, «a una respuesta directa a la demanda» de sus huéspedes, atraídos, explica, por un alojamiento que se ha convertido en «visita obligada dentro de los destinos de lujo mediterráneos». Kramer considera que el cierre de las discotecas en 2020 y 2021 «permitió descubrir la Ibiza menos conocida y recóndita», de manera que «mucha gente que en época precovid viajaba a Tulum o Los Ángeles para vivir este tipo de experiencias, ahora las encuentra mucho más cerca de su casa, aquí, en Ibiza. Quiere volver y repetir».

Kramer prevé «una excelente temporada», una sensación que dice que ha percibido, además, en el resto de profesionales del sector. De ahí que vayan a abrir «más pronto que nunca» en la isla: «Creemos que será una Semana Santa de alta ocupación. El resto del año apunta muy alto también, por lo que se espera un año de récord». Si Putin lo permite, claro.

«Los hoteles ya notan los ‘openings’ de las discotecas»

El adelanto de la apertura hotelera va casi de la mano del de las discotecas, cuyos openings están previstos para finales de abril: «Nos hemos puesto de acuerdo en abrir entre el miércoles 27 de abril y el lunes 2 de mayo, cuando se celebrarán las fiestas de apertura de los mejores locales de la isla», señala José Luis Benítez, gerente de Ocio de Ibiza, la patronal que agrupa a las salas de baile. «Los hoteles -asegura- lo están notando ya, según nos cuentan. Dicen que sus reservas, pese a la invasión de Ucrania, han aumentado. La gente tiene ganas de diversión y de salir». El «esfuerzo» hecho por las discotecas «para abrir antes» tiene como objetivo «intentar alargar la temporada, de manera que esta isla permanezca activa muchos más meses, que es lo que necesitamos, más después de los dos años que ha pasado este sector». 

El «esfuerzo» hecho por las discotecas «para abrir antes» tiene como objetivo «intentar alargar la temporada, de manera que esta isla permanezca activa muchos más meses, que es lo que necesitamos, más después de los dos años que ha pasado este sector»

decoration

Los openings serán muy concurridos, asegura: «Todo indica que la Semana Santa arrancará bien, y que luego, tras una pequeña paradita de una semana, y gracias a las aperturas, aumentarán los turistas. Así conseguiremos que todo empiece a funcionar, que los trabajadores regresen a sus empleos, que se genere movimiento de gente y que la economía fluya. Queremos seguir demostrando que somos parte de Eivissa y que nos preocupamos por la isla. Por eso nos hemos liado la manta a la cabeza y hemos tirado adelante». 

Compartir el artículo

stats