Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guerra

Preocupación y miedo entre los ucranianos residentes en Ibiza

Temen por la seguridad de sus familiares en Ucrania

Rusia bombardea el aeropuerto de la ciudad ucraniana de Ivano-Frankivsk

Rusia bombardea el aeropuerto de la ciudad ucraniana de Ivano-Frankivsk DI

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Ibiza o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Rusia bombardea el aeropuerto de la ciudad ucraniana de Ivano-Frankivsk J. Torres

"Me siento muy mal, no entiendo esta guerra", explica muy nerviosa por teléfono Ivanka Martyniuk, ucraniana residente en Ibiza desde hace 11 años.

Su desasosiego es más que comprensible: en Ucrania, muy cerca de Ivano-Frankivsk, cuyo aeropuerto ha sido atacado con misiles rusos esta mañana, vive la mayoría de su familia: su hija de 16 años, su madre, hermanos y sobrinos.

"Llevo todo el día comunicándome con ellos por Whatsapp y Messenger y espero que las comunicaciones se mantengan, pero no sé qué va a pasar", explica Ivanka a Diario de Ibiza. De momento toda su familia está bien, encerrada en casa e intentando mantener la tranquilidad. Le han contado que es probable que en breve empiece el desabastecimiento de artículos de primera necesidad, porque el terror y la incertidumbre que se han apoderado de los ucranianos tras la invasión rusa han hecho que miles de ciudadanos salgan a supermercados y farmacias a comprar todo lo que pueden.

Ciudadanos rusos y ucranianos en una imagen de archivo de la Fira de Pobles celebrada en Ibiza. J.A. Riera

Ivanka, que hace poco rato ha hablado con su hermano que vive en Ucrania, cuenta que éste le ha explicado que no ha podido sacar dinero del banco. Los cajeros no funcionan y las sucursales han cerrado.

"Tengo mucho miedo", añade, "no tenemos culpa de nada y la única esperanza que nos queda en este momento es rezar a Dios para que nos proteja. No tenemos otra opción".

Esta ciudadana ucraniana cree que lo único que le mueve al presidente ruso Vladimir Putin es "colonizar territorios. Hace lo que quiere sin que nadie lo pare, y esto provoca que no sepamos qué es lo que puede pasar".

Para Elina Rastamo, ciudadana rusa residente en Ibiza desde hace 16 años, esta situación está generada por "las ganas de provocación por parte de alguien que tiene intereses en la zona. Y todos sabemos quiénes son". "Rusia, como país, no tiene interés en bombardear un país que le debe dinero", opina Elina, cuya familia es mitad rusa mitad ucraniana.

Aunque sus familiares en Ucrania son lejanos y no tiene contacto con ellos, Elina sí ha hablado con algunos amigos residentes en el país. "Tengo una amiga, rusa con pasaporte ucraniano, que tiene una empresa de bordados y desde que se inició el conflicto su negocio ha caído en picado", comenta. "No sé si hay falta de productos básicos, pero sí sé que hay muchos negocios que se están viendo afectados y que son el único medio de vida de sus propietarios", añade antes de criticar que, "al final, los afectados son siempre los mismos".

Elina no sabe cómo ni cuándo acabará esta situación o las consecuencias que puede tener una guerra entre Ucrania y Rusia, pero sí cree que "si hubiera voluntad, podría evitarse".

Por su parte, la profesora de música rusa Elena Prokhorova, que reside en la isla desde hace 16 años y también es la presidenta de la Asociación Raíces Eslavas, que congrega a ciudadanos rusos, ucranianos (mayoritariamente), polacos, húngaros, moldavos y serbios, entre otros, explica que en la asociación "no tenemos conflicto. A todos nosotros nos une la cultura, por encima de la política".

Elena Prokhorova, directora de varios coros. J.A. Riera

Prokhorova tiene además familia en Ucrania, país al que de niña ha viajado mucho para visitar a su abuela y donde siempre se ha sentido "como en casa". Para la profesora, este conflicto lo único que consigue es "generar dolor, porque ni rusos ni ucranianos quieren esta guerra", explica, mientras expone su preocupación por sus familiares de Kiev.

Maryana Lukynyuk lleva casi 20 años en la isla. Desde Ucrania su familia lleva toda la mañana informándole de la situación. Ellos viven también en Ivano-Frankivsk. "Intentan mantener la calma, pero es difícil", comenta Maryana a Diario de Ibiza. "El Gobierno informa a la población de lo que pasa y da instrucciones sobre qué hacer para evitar que crezca el miedo", añade.

Maryana Lukynyuk, ciudadana ucraniana residente en Ibiza. Maryana Lukynyuk

"Esta mañana ha sido horrible", lamenta Maryana, que explica que aunque sabían que Rusia iba a atacar, no esperaban que lo hiciera de manera simultánea en tantos puntos del país.

Como comentan todos los testimonios recabados por Diario de Ibiza, Maryana reitera que, según las informaciones que le llegan desde su país natal, farmacias y supermercados se están quedando sin existencias porque "la gente se está abasteciendo para evitar salir a la calle y exponerse al peligro".

El Gobierno ucraniano ha aplicado la Ley Marcial en todo el país. El presidente Volodímir Zelenski ha llamado a filas a todos los reservistas tras el ataque a territorio ucraniano por parte de Rusia. Desde Ibiza, muchos ucranianos han mostrado apoyo a su país y afirman que "si hay que volver a defender el país, volveremos".

Compartir el artículo

stats