Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis sanitaria u medidas de protección contra el covid

Ibiza y Formentera se despiden del pasaporte covid pero siguen en nivel de riesgo máximo

Los profesionales sanitarios y sociosanitarios sí están obligados a acreditar en sus centros que están vacunados o presentar test negativos

Cola de personas para expedir el pasaporte covid en Ibiza.

A partir de mañana sábado ya no será necesario presentar el pasaporte covid, que certifica que una persona tiene la pauta completa de vacunación o un test negativo, para acceder a establecimientos de restauración y ocio ni en los recintos deportivos y culturales de Ibiza y Formentera y el resto del archipiélago, según acordó ayer el Govern balear junto a los presidentes de los consells, los representantes de la Federación de Entidades Locales (Felib) y los agentes sociales.

También se exime del uso del pasaporte covid para acceder a las residencias de mayores. Sí se mantiene, en cambio, la obligación para los profesionales sanitarios y sociosanitarios. Es decir, todos aquellos que no se hayan vacunado tienen la obligación de seguir presentando tres pruebas negativas a la semana.

Con la supresión del pasaporte covid, el Govern se adelanta al plazo máximo previsto inicialmente del día 28, cuando se extinguía la autorización del Tribunal Superior de Justicia de Baleares.

La consellera balear de Salud, Patricia Gómez, explicó ayer en rueda de prensa que la aplicación del pasaporte covid, desde el pasado mes de octubre, ha sido «muy útil para contener y suavizar el impacto de la sexta ola en las islas, tanto en el número de casos y hospitalizaciones como en los efectos económicos».

El Govern se adelanta al plazo máximo previsto del día 28, cuando se extinguía la autorización del Tribunal Superior de Justicia de Baleares

decoration

Además, desde que entró en vigor la obligación del pasaporte covid, más de 44.000 personas mayores de 12 años se han vacunado en las islas, al menos con la primera dosis, lo cual «ha ayudado a paliar los efectos de la enfermedad». Curiosamente, casi la mitad, algo más de 20.000, lo hicieron en «los primeros 10 días».

Gómez insistió en la necesidad de concienciar a la gente para que se vacune, sobre todo en la franja de edad de 5 a 11 años, en la que sólo se ha alcanzado el 37% del total, y la de 20 a 40 años. La consellera apuntó que sólo entre el tres y el 5% de la población es negacionista de la vacunación y que el resto de personas que aún no se ha inmunizado no lo ha hecho por «miedo a los efectos de la vacuna», cuando «las evidencias científicas apuntan que no sólo es segura sino que ha salvado miles y miles de vidas». Por ello, el Govern se ha propuesto trabajar con Educación para ofrecer a padres y madres «información fiable» sobre las ventajas de la vacunación.

Nivel de alerta máxima

La decisión de la retirada del pasaporte covid antes del día 28 obedece a que en las últimas semanas se ha producido «una mejora muy evidente» de la situación epidemiológica en Balears. En todo caso, Ibiza y Formentera siguen en nivel máximo de riesgo sanitario (4) mientras que Mallorca y Menorca pasan al 3. La diferencia entra las Pitiusas y el resto de las islas se debe «básicamente a la situación hospitalaria».

La consellera recordó que el nivel de alerta sanitaria se asigna en función de diversos indicadores y que en el caso de Ibiza, y también de Formentera, al depender del Hospital Can Misses está «muy condicionada por la situación hospitalaria». De todos modos, Gómez añadió que, como «la tendencia es a la baja», se ha considerado que la retirada de la obligación del pasaporte covid se puede aplicar también en las Pitiusas a partir de mañana. Aunque el nivel de alerta sea ahora distinto, no hay diferencia alguna en cuanto a las medidas de prevención contra la pandemia entre islas.

Gómez destacó que en las últimas dos semanas la mayoría de los indicadores sanitarios (hospitalizaciones, ingresos en UCI y tasa de positividad) del covid han descendido un 40% en el conjunto de las islas. «La mejora hospitalaria es una constante desde el día 18», dijo Gómez, que, no obstante, recalcó que «aún es pronto» para hablar de normalidad ya que el mayor número de casos de la ola anterior en un día fue de 800, la misma cifra que el miércoles. «Pasar de 4.000 a 800 es un alivio, pero el volumen de casos aún es considerable», destacó, al tiempo que subrayó que «la diferencia» entre una ola y otra es el efecto de las vacunas.

Compartir el artículo

stats