Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asperger Elsa Cortés Aznar Conferenciante y activista por los derechos de las personas con TEA.

Elsa Cortés Aznar, en Ibiza: «Las mujeres con Asperger funcionamos de forma distinta a los hombres»

La autora del blog ‘El Diario de un Asperger’ estará mañana en Centro Cultural de Jesús, en Ibiza, para hablar de la hipersensibilidad en primera persona y explicar estrategias para gestionar este rasgo típico de las personas que tienen este trastorno del espectro autista

Elsa Cortés Aznar, conferenciante y activista por los derechos de las personas con TEA, ayer en Sant Antoni. | J.A. RIERA

A punto de terminar la carrera de Matemáticas, Elsa Cortés Aznar (1999, Zaragoza), autora del blog ‘El Diario de un Asperger’, tiene clarísimo que quiere dedicarse a la docencia en un instituto. Eso y seguir con las charlas sobre este trastorno del espectro autista. Como la que impartirá mañana a las 19 horas en el Centro Cultural de Jesús. El evento lo organiza la Asociación Asperger Ibiza y Formentera (AIF), en colaboración con el Ayuntamiento de Santa Eulària, con motivo del Día Internacional del Síndrome de Asperger, que se celebra el 18 de febrero.

¿Cuándo y cómo se le diagnosticó síndrome de Asperger?

Fue en 2016, con casi 17 años. En un instituto donde estudié primero y segundo de Bachillerato los profesores vieron determinadas reacciones y comportamientos míos a la hora, por ejemplo, de resolver exámenes o de enfrentarme a ciertas situaciones y la orientadora del centro, que sabía un poco del tema, dijo que podría encajar en el perfil de Asperger. De ahí me derivaron a una psicóloga en Zaragoza especialista en el síndrome de Asperger. Después de cuatro meses con ella, me lo diagnosticó.

La joven zaragozana ofrecerá un conferencia mañana en el Centro Cultural de Jesús. J.A. Riera

¿Cuál fue su reacción en ese momento?

Fue un shock, pero no malo. Siempre me he sentido distinta, desde pequeña, pero no tan diferente como para imaginarme que podía tener Asperger. No me lo esperaba. Había estado antes conviviendo con chicos que estaban también dentro del espectro autista y había visto películas del síndrome de Asperger, pero en mi vida pensé que podría estar tan cerca de ellos. Como digo, fue un shock, pero positivo, porque fue también una ventana, una oportunidad para entender toda mi vida. Para mí fue un alivio, porque, gracias al diagnóstico, todas las cosas que no comprendía empezaron a tomar forma y tener sentido. Había una base en la que poder trabajar y mejorar y que me permitía entender todo y así poder vivir con más tranquilidad.

Tengo entendido que el blog ‘El Diario de un Asperger’ lo abrió justo después de ese diagnóstico...

Me lo diagnosticaron el 25 de julio de 2016 y el 26 ya creé mi primera entrada y conté que yo tenía Asperger, que me lo acababan de diagnosticar y cómo me sentía al respecto.

¿Qué la llevó a contar su experiencia?

Mi psicóloga me dio referencias y me habló de blogs de otras chicas con Asperger y yo necesitaba de una vía para desahogarme. En ese momento no estaba pensando en llegar a la gente, sino en hacer algo para mí. Tenía, además, la esperanza de que si yo escribía estas cosas, alguien que tuviera también síndrome de Asperger se podría sentir reflejado. Un día me fijé en las visualizaciones del blog y que la gente empezaba a comentar y vi que una de las entradas llegaba a las 2.000 visitas. Allí me planteé que el blog estaba llegando a la gente y fue cuando decidí abrir mi página de Facebook y hacer el proyecto más grande, con la mentalidad de que ya no solo fuera algo para mí sino para poder ayudar a la gente también.

Más tarde llegó un libro: ‘Borrador: la historia de mi vida’, que publicó en 2019...

Pensé en hacer un libro cuando mi madre me dijo que estaría bien que pusiera juntas todas las entradas del blog. Entonces empecé a escribir y como me hacía ilusión tenerlo en papel lo autopubliqué por Amazon.

« Las personas con Asperger tendemos a tener más probabilidades de padecer ansiedad»

decoration

¿Pero tiene algo que ver con el blog?

No. Sí que me baso en todo lo que escribo en el blog y hay citas literales de algunas entradas. Pero en el libro solo quiero reflejar la vida de una chica con síndrome de Asperger y parte de lo que hay en él es ficticio, no me ha pasado a mí. A través de él se descubre cómo funciona la mente de una persona con Asperger de manera más cercana.

¿Cuándo comenzó con las conferencias?

Creo que la primera que di fue a finales de segundo de Bachiller.

¿Se le hace cuesta arriba hablar en público?

Qué va. Hice ocho años teatro y me encanta estar encima de un escenario. No tengo ninguna vergüenza. Me encanta.

« Hay que ver el Asperger como una oportunidad y no como una discapacidad»

decoration

Aquí en Ibiza va a hablar de la hipersensibilidad en el Asperger. Empecemos por definir el término y los tipos que hay.

La hipersensibilidad es tener una percepción de los sentidos exagerada. En esta conferencia vamos a hablar de lo que es ser hipersensible en primera persona. Explicaré mis hipersensibilidades y cómo me afectan y qué otros tipos de hipersensibilidad hay que yo no tengo, como la de olfato o el gusto. Yo tengo hipersensibilidad auditiva, visual, táctil y con los colores y me afecta a diario, desde que me levanto hasta que me acuesto. Acabo supercansada. Al ver con más intensidad, me afectan la luz del sol y la fluorescente. Me agobio cuando hay mucha gente porque siento como si estuvieran encima de mí, también me agobio a veces con los abrazos o con los besos. Todo eso en ocasiones me satura y necesito que me den mi espacio. También me molestan todo tipo de ruidos, desde el de los coches al que se hace al masticar un chicle. Muchas veces me tengo que controlar para no taparme los oídos porque sé que no está bien visto.

¿Y qué me dice de la hipersensibilidad emocional?

Con esta hipersensibilidad sientes las emociones de forma exagerada. Llevas al extremo la alegría o la tristeza. Por ejemplo, se puede llorar por perder un bolígrafo o por ver una noticia en la tele. Eso también satura y tienes que aprender a controlarlo para que no te desgaste emocional y mentalmente.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de hipersensibilidad social?

Yo creo que la hipersensibilidad social es un conjunto de todas estas hipersensibilidades de las que hemos hablado sumado a la mala interpretación de algunos hechos. A mí me pasa, a veces, cuando converso con una persona que siento que me está amenazando por la forma en la que se mueve o gesticula. Es difícil de explicar, porque yo sé que realmente no lo está haciendo, pero lo percibo así, me siento presionada.

Con todo lo que me ha contado, ¿se sufre mucho siendo Asperger?

Todo depende de la persona y de cómo cada una se tome las cosas. Yo no sufro porque conozco mi Asperger, sé cómo y cuándo tratarlo y me doy herramientas y estrategias a mí misma para no sufrir y vivir feliz con él. Puede que otra persona sí sufra por ello, depende del carácter de cada uno. Pero claro que se pasa mal porque te cuesta o no entiendes tu entorno, porque las relaciones sociales a veces se te hacen un poco más cuesta arriba... Por ejemplo, no entender una ironía a veces te da quebraderos de cabeza. Si te pones en ese plan lo sufres y por eso las personas con Asperger tendemos a tener más probabilidades de padecer ansiedad, porque estamos intentado continuamente entender cómo funciona el entorno y bastantes veces no lo conseguimos.

Ha hablado antes de la ironía, pero ¿qué le ocurre con los chistes?

Estoy trabajando en ello, pero soy una persona que no puede evitar ser literal. El humor negro, por ejemplo, no lo entiendo. No me hace gracia, me parece algo superofensivo y despectivo, no me lo sé tomar de otra manera. No me gustan muchos chistes porque me supone mucho esfuerzo entenderlos, pero también hay otros que me hacen gracia. A mí me encanta ‘El club de la comedia’, pero no me gusta nada el humor de ‘Los Simpson’, porque no lo pillo.

¿Qué opina de ‘The Big Bang Theory?

Desde mi punto de vista no sirve de ejemplo del Asperger, es una serie demasiado estereotipada y artificial.

Se dice que muchas personas con Asperger tienen un interés muy fuerte por un tema concreto. ¿Es su caso?

En mi caso es distinto, porque las mujeres con síndrome de Asperger funcionamos de forma distinta en muchos aspectos a los hombres. Lo de los intereses restringidos tan fuertes es algo más típico de ellos. Pero sí que las matemáticas me han gustado mucho de siempre y luego puede darme por investigar una cosa y estar tres meses focalizada en eso. Una vez, por ejemplo, me dio por obsesionarme con Federico García Lorca y no hacía otra cosa que leerme sus obras teatrales una detrás de otra. También me gusta mucho el tema de las enfermedades. Soy una persona muy hipocondriaca, pero me fascina buscar información sobre cualquier enfermedad (incluida el covid) y lo hago porque me gusta, no porque piense que a mí me pueda pasar.

Antes ha mencionado que hay diferencias entre un hombre y una mujer Asperger. ¿Cuáles son las principales?

La primera es que las mujeres solemos pasar más desapercibidas. Piensa que cuando se descubrió el Asperger se hizo sobre una evaluación de once chicos. Si tu comparas un niño y una niña cuando nacen, el primero enseguida empieza a tener comportamientos que saltan a la vista, como el del interés restringido muy fuerte sobre un tema. En mujeres yo no lo veo tanto. A nivel social, las mujeres con Asperger tendemos más a buscar la manera de involucrarnos en la sociedad, a un chico quizás le da más igual. A un niño le puedes diagnosticar con bastante seguridad cuando tiene seis años, a una niña es mucho más complicado. Ahora se diagnostican cada vez más casos de mujeres con Asperger, no porque haya más, sino porque no se ha hecho antes y ya hay estudios que se focalizan en ellas. Te puedo decir que la mayoría de mujeres con Asperger se autodiagnostican a los 50 años de edad media. Antes han pasado por muchos diagnósticos: fobia social, trastorno de hiperactividad, anorexia...incluso esquizofrenia. Todo ese sufrimiento con 50 años es muy difícil de gestionar. Por eso creo que se debe seguir estudiando, porque hay muchas cosas que descubrir.

¿En algún momento se ha sentido marginada?

Sí, claro. Sufrí bullying cinco años, desde los diez a los quince años. Sentía rechazo y eso es una de las cosas que me hizo ver que era diferente.

¿Ha tenido dificultades con los estudios?

No. Gracias a mi memoria fotográfica, en el caso de las áreas que no se me dan bien, Historia y Literatura, me estudiaba el libro de memoria.

Hay muchas falsas creencias respecto al Asperger. ¿Cuál es para usted el mayor mito?

Que somos personas que no tenemos empatía. Que se diga eso no me gusta nada. Yo sí quiero entender y ponerme en el lugar del otro y me busco la vida para hacerlo. Sí que tenemos empatía, otra cosa es que pensemos de manera diferente y nos cueste más, pero es algo recíproco.

Las estadísticas dicen que «solo el diez por ciento de los Asperger consiguen tener una vida autónoma». ¿Comparte esa idea?

Sí y no. En mi caso no tengo problema en encontrar trabajo porque puedo elegir si muestro o no mi Asperger. Influyen muchos factores. Si de verdad quieres tener un trabajo tienes que tener en cuenta que habrá muchas cosas con las que tendrás que lidiar que para ti son complicadas o que te costarán más y tienes que estar dispuesto a aprender a quitarse esa inflexibilidad. Yo creo que muchas personas con Asperger no encuentran trabajo porque la mayoría sufren con este trastorno del espectro autista y lo viven como una discapacidad, y no lo es. Hay que ver el Asperger como otra manera de ser, como una oportunidad. Yo tengo otra forma de procesar la información y de eso se pueden sacar muchas ventajas. Todavía estamos en proceso de transformar el Asperger en algo normal. No soy especial por tener Asperger, soy una persona más, con sus dificultades y facilidades como todo el mundo.

Compartir el artículo

stats