Sanidad

El médico suspendido en Ibiza informará sobre qué sucedió en un parto en el que días después la bebé murió

La pequeña nació el pasado lunes en una vivienda de Ibiza en un parto asistido presuntamente por este médico suspendido y había sido ingresada en la UCI pediátrica de Son Espases.

Ángel Ruiz-Valdepeñas, en una imagen de archivo.

Ángel Ruiz-Valdepeñas, en una imagen de archivo. / Vicent Mari

E.P.

Ángel Ruiz-Valdepeñas, el médico suspendido que atendió un parto la pasada semana en Ibiza se ha comprometido este lunes a entregar al Colegio de Médicos de Baleares (Comib) un escrito explicando lo sucedido.

Así lo han confirmado desde el COMIB a Europa Press tras conversar brevemente con el facultativo, por lo que están a la espera de recibir el documento.

La Guardia Civil ha informado también este lunes que continúa con la investigación sobre la supuesta participación en el parto de este médico suspendido de colegiación por negacionista. Por el momento, no ha confirmado si va a abrir diligencias contra el facultativo.

El bebé falleció este viernes tarde, según informaron fuentes del hospital mallorquín. La pequeña nació el pasado lunes en una vivienda de Ibiza en un parto asistido presuntamente por este médico suspendido y había sido ingresada en la UCI pediátrica de Son Espases.

El bebé sufrió una parada cardiorrespiratoria y fue trasladado de manera inicial al Hospital Can Misses. Posteriormente, tuvo que ser llevado a Son Espases donde permaneció ingresada en la UCI pediátrica hasta este viernes, cuando falleció.

Hay que recordar, al respecto, que el Colegio Oficial de Médicos de Baleares (Comib) sancionó el pasado mayo al médico con una suspensión de colegiación durante seis años y una multa de 16.660 euros por negar la pandemia de COVID-19.

El expediente se abrió en septiembre de 2020 tras manifestaciones del facultativo en redes sociales y otros medios de comunicación negando la pandemia por SARS-CoV2 y llamando a no usar mascarilla y a desobedecer las medidas de distanciamiento social establecidas por las autoridades.

El Comib consideró que los hechos eran "de extrema gravedad y de una gravísima irresponsabilidad".