Donación

El Portmany más íntimo, en el Archivo Histórico de Ibiza y Formentera

Alfons García Ninet dona al archivo pituso todo el material que ha recopilado durante años del genial artista ibicenco, como fotografías, correspondencia, programas y catálogos de sus exposiciones

Maite Alvite

Maite Alvite

El Arxiu Històric d'Eivissa i Formentera (Aheif) recibió ayer de manos de Alfons García Ninet la mayor donación del fondo personal del artista Antoni Marí Ribas, Portmany, 16 archivadores con documentación de todo tipo: recortes de prensa, correspondencia, catálogos y programas de exposiciones, fotos, cuadernos de anotaciones, carnets, cartillas del banco y hasta recibos de la luz. «Estamos ante una de las donaciones más importantes que se han hecho a este archivo en los últimos años», destacó el concejal de Cultura y Patrimonio de Ibiza, Pep Tur, durante la presentación, que se hizo coincidir con el aniversario del nacimiento del pintor y dibujante.

A través de todo el material aportado por Ninet, amigo, coleccionista y gran conocedor de la obra de Portmany, es posible «adentrarse en la personalidad de uno de los artistas fundamentales del siglo XX en Ibiza» y hacer un recorrido por toda su vida, desde que nació en Vila el 3 de febrero de 1906 hasta su fallecimiento, el 22 de mayo de 1974. «Estos fondos que tan generosamente ha puesto a disposición del Arxiu Alfons García Ninet son un retrato de Portmany», afirmó Tur tras resaltar la relevancia de un artista que «es un puente imprescindible entre lo que era la tradición paisajística y la modernidad».

Buena muestra de lo metódico y ordenado que era Portmany son todos los cuadernillos con anotaciones de gastos y reflexiones que forman parte de la donación. Entre los documentos recopilados por García Ninet hay incluso una sucinta autobiografía manuscrita del artista ibicenco que va de 1906 a 1957, que «probablemente escribió para solicitar la beca de la Fundación March», según explicó el coleccionista.

También hay mucha correspondencia con artistas, galeristas, editores y personajes destacados de su época y una agenda con datos de otros creadores como los pintores Rigoberto Soler o José Manuel Chico Prats que, como señaló la directora del Aheif, Fanny Tur, «dan una idea del alcance internacional de Portmany». «Si hubiera nacido en otro lugar que no fuera Ibiza sería uno de los artistas más importantes del siglo XX y uno de los mejores dibujantes de la historia», aseguró coincidiendo con García Ninet, que minutos antes había definido al creador ibicenco como «el personaje más extraordinario a nivel de arte que ha dado Ibiza». «Si hubiera nacido en Barcelona hoy la obra de Portmany estaría en los museos de todo el mundo», aseguró el coleccionista.

Una carta de Camilo José Cela

Entre toda la correspondencia donada, destaca una carta mecanografiada de Camilo José Cela fechada en enero de 1960. En ella el prestigioso escritor gallego propone al artista ibicenco comprarle «por una peseta las arcas de marinero» que tiene en su colección. Portmany le dice elegantemente que no a esta propuesta, según se puede leer en el borrador de la carta que mandó como respuesta, que también se encuentra entre el material donado.

En el archivo personal del artista proporcionado por Ninet hay, además, mucha correspondencia entre Portmany y otro gran artista ibicenco, Josep Costa Ferrer, Picarol. Además hay cartas del Marqués de Lozoya, el Marqués de Otero y Rafael Sáinz de la Cuesta, entre otros, y correspondencia familiar.

Como destacó el coleccionista, los catálogos y los programas de mano de las exposiciones de las que formó parte Portmany que incluye este archivo permiten «reconstruir la historia de la pintura de Ibiza», además de la trayectoria de este artista, que con 18 años, en 1924, participó en su primera exposición colectiva, en los locales de la Salinera, en el puerto de Ibiza.

En primer plano, fotos de Portmany con Ninet, en la Marina.  |  VICENT MARÍ

Catálogos y programas de mano de exposiciones de Portmany. | VICENT MARÍ / Maite Alvite

Ayer sobre una mesa de las dependencias del Aheif estaban expuestos los programas de mano de todas las muestras de Portmany tanto en Ibiza como en Mallorca, aunque también forman parte del material aportado por Ninet catálogos de otras exhibiciones en las que se pudo contemplar obra del ibicenco, tanto en España como en el extranjero.

«A través de las exposiciones y los eventos en los que participó Portmany podemos seguir la evolución de la actividad cultural de Ibiza durante buena parte del siglo XX», aseguró Fanny Tur.

Entre el material personal donado hay muchas curiosidades como un documento del Ayuntamiento de Ibiza que certifica el nombramiento de Antoni Marí Ribas como «guarda de la Necrópolis de Ibiza con carácter interino» y con un sueldo anual de 3.500 pesetas.

También figuran en la donación algunas fotos en blanco y negro en las que aparecen Portmany y García Ninet. Fueron tomadas en el Rastrillo, junto al Portal de ses Taules, donde el artista se colocaba para contemplar el Mercat Vell.

Portmany, un 'Diógenes' ibicenco

García Ninet conoció a Portmany en 1960, durante su primera visita a Ibiza. «Me impresionó mucho, me recordó a filósofos griegos como Diógenes, era una persona que se desprendía de todo, no le daba importancia a nada, y toda su energía la dedicaba a Ibiza, a la que quería no solo por el paisaje sino también por su cultura y tradiciones».

Fue a partir del fallecimiento del artista, cuando García Ninet comenzó a recopilar todo lo que caía en sus manos de Portmany, tanto obra como documentación. Así lo recordó ayer durante su intervención, en la que contó algunas anécdotas del artista, al que, según explicó, le costaba mucho desprenderse de su obra.

García Ninet aprovechó la ocasión para hacer «un llamamiento a la ciudadanía ibicenca para que si tienen en su poder material de Portmany o de otros personajes de interés, lo donen al Arxiu Històric d’Eivissa i Formentera».

Para el coleccionista la fecha de ayer era muy «especial» no solo por coincidir con el día en el que nació su amigo Portmany sino por su cercanía con el cuarto aniversario del fallecimiento de su hijo, el poeta Manel Marí, el pasado 31 de enero. «Mi hijo siempre creyó que el archivo que teníamos en casa debía estar a disposición del pueblo de Ibiza y Formentera», recordó emocionado.

No es la primera vez que García Ninet hace una donación al Aheif de material de Portmany. Por ejemplo, en 2006 donó una serie de dibujos y fotografías. También ha sido «tentado» por la Universidad Politécnica de Valencia, pero el coleccionista lo tiene claro: «Separar Portmany de Ibiza sería un crimen».

Suscríbete para seguir leyendo