Sanidad

La Guardia Civil de Ibiza, pendiente del estado del bebé para actuar contra el médico antivacunas

El Colegio de Médicos reitera que «no se quedará de brazos cruzados» y apunta que «probablemente» denunciará a Ángel Ruiz-Valdepeñas ante la Justicia

El médico expedientado, en una imagen de archivo en Eivissa. | VICENT MARÍ

El médico expedientado, en una imagen de archivo en Eivissa. | VICENT MARÍ / EP/Redacción. Ibiza

EP/Redacción. Ibiza

La Guardia Civil sigue investigando la participación en un parto en una casa situada en Santa Eulària del médico contrario a las vacunas y las medidas contra el covid Ángel Ruiz-Valdepeñas, suspendido de colegiación durante seis años por este motivo. La bebé sufrió un paro cardiorrespiratorio y se encuentra en estado crítico en Son Espases. El Colegio de Médicos insiste en que este médico no puede ejercer al no estar colegiado. Él responde que no está inhabilitado para el ejercicio de su profesión porque ha recurrido la sanción.

Según fuentes de la Guardia Civil, los agentes continúan con sus gestiones y están a la espera de comprobar la evolución del bebé puesto que los posibles cargos derivados de dicha investigación podrían variar en función de ello.

Desde el Área de Salud anunciaron ayer que, por expresa petición de los padres, no ofrecerá más información sobre el estado de la recién nacida, ingresada en la UCI pediátrica de Son Espases. La pequeña sufrió una parada cardiorrespiratoria e inicialmente fue trasladada al Hospital Can Misses.

El Colegio de Médicos de Balears (Comib) sancionó el pasado mes de mayo al médico con una suspensión de colegiación durante seis años y una multa de 16.660 euros por negar la pandemia. Así lo comunicó la institución en un comunicado después de notificar al afectado la resolución que procedía de un expediente disciplinario por vulneraciones graves de múltiples artículos del Código de Ética y Deontología Médica.

«No vamos a quedarnos de brazos cruzados»

Carles Recasens

— Vicepresidente del Colegio de Médicos

Precisamente, el Comib está valorando, junto con sus servicios jurídicos, cómo actuar y «qué paso dar» ante la participación, confirmado por él mismo a Diario de Ibiza, de este médico en el parto. «No vamos a quedarnos de brazos cruzados», aseguró el vicepresidente del Comib, Carles Recasens, quien adelantó que «probablemente» la actuación del Colegio «será a través de la Justicia».

A raíz de unas declaraciones negacionistas de este médico en 2020, el Comib inició un procedimiento al considerar que su conducta podía ser «deontológicamente cuestionable». Tras un largo proceso, el Colegio concluyó que el facultativo había vulnerado puntos del código deontológico, que conlleva una suspensión seis años de colegiación y una multa económica.

Esta resolución fue enviada al Comib, que valoró y ratificó lo que el Comib había dictaminado.

El Comib tenía constancia de que este médico había interpuesto un recurso por vía judicial contra dicha resolución, pero no tenía conocimiento de que hubiera reanudado su actividad como médico.

Inhabilitado y colegiación

En este sentido, el vicepresidente del Comib aclara que este facultativo no está inhabilitado, sino que se le ha suspendido la colegiación. «Este señor habla de temas de inhabilitación, pero nosotros como colegio sólo tenemos capacidad para suspender la colegiación o llegar a expulsar a un colegiado», recordó Recasens.

La inhabilitación de un profesional se debe decidir a través de un proceso judicial, según Recasens. Con todo, recordó que la suspensión de la colegiación ya impide trabajar a un médico «porque en España, por ley, para poder trabajar como médico uno tiene que estar colegiado».

El vicepresidente del Comib apuntó que hasta el momento no han recibido ninguna notificación judicial sobre una supuesta querella contra el Colegio o contra el presidente del mismo, José Manuel Valderde. No obstante, dijo, este médico sí que ha manifestado en diversas ocasiones su intención de presentar una querella.

La imagen del colectivo

Ante estos supuestos hechos que ahora se investigan, Recasens lamentó que «esta persona está obteniendo unas cuotas de protagonismo excesivas» mientras los profesionales sanitarios trabajan cada día «para atajar la situación de la covid y el resto de patologías». «Esta persona, que ha hecho tanto daño a la imagen del colectivo, se ha convertido en un personaje que ninguno de los médicos desea», criticó.

Recasens advirtió de que los presunta intervención de este médico puede conllevar «consecuencias graves o muy graves» a nivel penal. «La situación en la que se ha visto este médico es una de las más temidas por cualquier obstetra, pediatra o matrón, que son las complicaciones en el parto».

Remarcó que «el tema del parto y la atención al mismo es un proceso que está en continua evolución» y que cualquier paso «ha de ir de la mano de una absoluta seguridad», «En este caso, por desgracia, quedan más que demostrados los riesgos que conlleva un embarazo y un parto», dijo

Recasens resaltó que el embarazo debe estar gestionado «por personas cualificadas», motivo por el cual existen las especialidades médicas. «Para eso Balears cuenta con médicos y matronas excelentes, tanto en la sanidad pública como en la privada», sentenció.

Suscríbete para seguir leyendo