Salvem sa Badia de Portmany se abre a toda la sociedad

La iniciativa ciudadana se convierte en asociación, con miembros de diferentes ámbitos y el objetivo de preservar la bahía

Los miembros de la asociación, el sábado, en el puerto de Sant Antoni.

Los miembros de la asociación, el sábado, en el puerto de Sant Antoni. / Salvem sa Badia

Redacción

La iniciativa Salvem Sa Badia de Portmany, dedicada a la conservación de esa zona del litoral entre Sant Antoni y Sant Josep, se constituyó este sábado como una asociación con entidad jurídica. En el acto fundacional participaron un total de 18 personas de todos los ámbitos, que comparten un objetivo claro: «trabajar por el bien común y la preservación de la bahía de Portmany, dado que su patrimonio natural constituye el principal activo turístico de este entorno, que atrae a miles de visitantes año tras año», señalaron desde la plataforma en un comunicado

Pepín Valdés, portavoz de la iniciativa, fue el encargado de presentar los objetivos fundacionales, ahora recogidos como fines en los estatutos de la nueva asociación: «trabajar siempre por el bien común y por la bahía, desde el respeto, informando de forma veraz, buscando la concienciación social e incorporando a todos los actores partícipes: instituciones, asociaciones, empresas, organizaciones ciudadanas y personas».

Valdés explicó que desde Salvem Sa Badia se ha querido «contar con científicos y expertos que ayuden a conocer mejor y entender la situación de la bahía, y crear puntos de encuentro y nuevos cauces de comunicación entre las administraciones con competencias en su territorio y el entorno más cercano». Además, se ha trabajado para promover que ésta se convierta en un espacio exclusivamente turístico, deportivo y pesquero, y en un entorno seguro para bañistas y deportistas náuticos, libre de ferris y grandes buques, que conviva con la pesca artesanal y el actual servicio de excursiones marítimas con golondrinas.

Renovar la imagen

Otro de los grandes objetivos de la iniciativa es renovar la imagen de la bahía y lograr que «vuelva a ser el principal reclamo turístico del entorno; una bahía caracterizada por el equilibrio, la sostenibilidad y la convivencia, donde tengan cabida residentes, turistas y empresas. Y, sobre todo, trabajar para garantizar el futuro medioambiental de la bahía como un elemento imprescindible para el mantenimiento de la calidad de vida y el progreso social y económico de toda su área de influencia, tanto para las generaciones actuales como futuras».

Pepín Valdés también detalló los trabajos que se han realizado hasta la fecha y los nuevos proyectos previstos, que ahora tendrán que ser respaldadas por la nueva asociación. Posteriormente, Vicente Ribas Ramón presentó a los asistentes el modelo de estatutos de la asociación, donde se recogen los principios y objetivos, así como todos los elementos que la normativa exige.

La composición de la Junta Directiva se hizo por aclamación, quedando elegidos los siguientes miembros: José Luís Valdés Prats como presidente, Yolanda Marí como vicepresidenta, Vicente Ribas Ramón como secretario y Pepita Gutiérrez, Francisco Tienda, Carlos Rodríguez Ribas, Jordi Talló Soria y Joan Ribas Mimouni como vocales.