Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Leña contra el frío para ahorrar en Ibiza

La gente tiene cada vez más interés por los equipos de climatización de bajo consumo pero la inversión inicial les frena

Estufas de leña y de pellets en Fita. L. Amores

Los vecinos de Ibiza, en estos días de frío, optan por la leña, las estufas de pellets y de gas butano para calentar sus hogares y así ahorrar en el consumo eléctrico, con el precio de la luz disparado. Hay un «mayor interés por los productos de bajo consumo de electricidad», según explica el encargado del establecimiento Fita en Ibiza, Miguel Ángel, quien destaca que lo que más se está vendiendo durante este invierno son «las estufas de leña, de pellets y sus combustibles correspondientes. También estufas de gas para las terrazas». Las exigencias de la clientela tienen una explicación: «Es debido al precio de la luz», destaca Miguel Ángel. «No para de subir», recalca el encargado de Fita que apunta que cada año aumenta «la demanda de estufas de pellets»

Por otra parte desde Milar destacan las buenas ventas de estufas de gas butano, se han quedado ya sin stock en la tienda, debido también a la preocupación del consumidor «por la subida del precio de la energía eléctrica». Sin embargo, las ventas de los demás aparatos de calor «se han mantenido en un año en el que, en general, las ventas han sido buenas» porque, según apunta uno de sus dependientes, «desde que comenzó la pandemia de covid, la gente invierte más para estar cómoda en casa».

Equipos de climatización en venta en Euronics. | VICENT MARÍ

Charo, empleada en la tienda Euronics, también indica que, aunque durante todo el invierno están vendiendo «bastantes radiadores y estufas, hay un ligero aumento en las ventas de las estufas de bombona de butano». Seguramente, señala, «por el interés de la gente en ahorrar en la factura de la luz».

Un dependiente de Milar colocando el ‘stock’ de la tienda. Vicent Marí

En Expert Can Reiet, la venta de productos de climatización ha estado bastante equilibrada durante todo el invierno. Así lo afirma Álex, uno de sus dependientes, que explica que «cada producto tiene su funcionalidad». Y aunque la gente «muestra cada vez más interés por los aparato de bajo consumo, a veces el precio del producto les tira para atrás». En cuanto a las estufas de gas butano apunta que «la gente le tiene respeto al gas». Incluso «hay personas que sienten dolores de cabeza, pero eso pasa si hay falta de oxígeno en el ambiente».

Estufas de gas butano

Iván, vecino de Sant Rafel, pasa estos días de frío con un sistema de calefacción de gasoil porque asegura que «resulta mucho más económico y las calderas son muy eficientes, aunque también depende del aislamiento que se tenga en casa». Sin embargo, María, de 41 años y residente en Vila, ha optado por una estufa de gas butano en su casa, aunque explica que «hay que usarla con precaución y con cuidado de no quedarse dormida con ella encendida». «Como consecuencia del aumento de la tarifa de la luz y del precio de la vivienda, es el único sistema de calefacción que puedo permitirme por el momento», concluye. Con más tranquilidad habla Miguel, que vive con su mujer en una casa de campo en las afueras de Sant Jordi: «No conocemos el frío en invierno en casa porque con la chimenea encendida podemos estar en manga corta, aunque también la leña es cara y no se debe derrochar».

Compartir el artículo

stats