Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Fiscalía pide entre 15 y nueve años de cárcel para una banda de narcotraficantes que operaba en Ibiza

La organización introdujo y vendió droga en Ibiza entre mayo de 2018 y mayo de 2019

Alijo de drogas incautado por la Guardia Civil. D.I.

La sección segunda de la Audiencia Provincial juzgará el próximo viernes día 28 a una supuesta banda compuesta por cinco personas acusadas de narcotráfico a gran escala que traficaban en Palma, Valencia y Ibiza.

La Fiscalía les acusa de un delito contra la salud pública, de integración en grupo criminal y, a algunos de ellos, de tenencia ilícita de armas y de depósito de explosivos. Pide penas de entre 15 y nueve años de prisión para los acusados.

En concreto, a I. A. Z. P., de 61 años y sin antecedentes penales, el Fiscal le pide la pena más alta, al hallarse en un registro en su domicilio, en Valencia, una bolsa de plástico que contenía hexógeno, una sustancia explosiva rompedora de gran potencia destructiva.

Por este hecho, le reclama cuatro años de prisión, a lo que se suman siete por un supuesto delito contra la salud pública, dos por pertenencia a un grupo criminal y dos más por tenencia ilícita de armas. A todos ellos les pide, además, el pago de una multa de 200.000 euros.

La banda introdujo drogas en Ibiza y Mallorca entre mayo de 2018 y el mismo mes de 2019, cuando fue desmantelada, según el escrito de la Fiscalía.

El acusado C.S.H., de 36 años de edad y sin antecedentes penales, dirigía presuntamente la estructura criminal, según el mismo relato de la Fiscalía, que le pide 12 años de cárcel. Se encargaría de la adquisición de las sustancias estupefacientes con los proveedores y de preparar su transporte a las islas de Mallorca y Ibiza camuflada con envíos de paquetería o en compartimentos ocultos en vehículos.

Según la Fiscalía, I.Z.P, era la mano derecha del jefe de la banda e incluso hacía viajes supuestamente con la droga que transportaba en su propio vehículo. Por su parte, O.H.S., de 51 años y con antecedentes penales (el fiscal le pide nueve años), y K.F.C., de 49 años y sin antecedentes (también nueve años), se encargaban supuestamente de recibir la droga en Ibiza y suministrarla a traficantes de menor escala o directamente a consumidores.

El dinero que obtenían por esta actividad ilícita lo entregaban al líder de la banda y a su mano derecha tras obtener sus honorarios.

J. M. P., de 43 años y sin antecedentes (el fiscal le pide nueve años de prisión), haría el mismo trabajo, según el relato de la Fiscalía, en la isla de Mallorca y, además, actuaba de socio de C.S.H., al que facilitaba dinero en efectivo para adquirir la droga.

Compartir el artículo

stats