Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Quién es el pescador fallecido en el hundimiento de un barco en el puerto de Ibiza?

Vicent Ramon, en el 'Charpat Segundo' el año pasado. José Miguel L. Romero

Vicent Ramon, de 56 años de edad, perdió su vida anoche en el puerto de Ibiza en el trágico hundimiento del arrastrero 'Charpat Segundo'. Ramon, que era patrón de este arrastrero, cayó al mar en el accidente y ya no presentaba signos de vida cuando fue rescatado del agua. Pese a ello, los sanitarios le aplicaron maniobras de reanimación cardiopulmonar avanzada durante 45 minutos, sin resultado.

En un reportaje publicado en Diario de Ibiza a finales del mes de mayo de 2021, el pescador ibicenco mostró su intención de jubilarse este año. Aunque tal y como estaba el panorama en el sector, pensaba que quién iba a gastarse medio millón en comprar el 'Charpat Segundo', reflexionaba entonces.

Vicent Ramon, patrón del ‘Charpat Segundo’ desde hacía más de 18 años (antes fue mecánico en el ‘Rafael Llopis’ y en el ‘Vicenta Ballester’) no veía claro su futuro inmediato debido a las severas restricciones a la pesca ordenadas desde la UE y aplicadas por España el año pasado. «Pocos días para trabajar con esa resolución, a lo que hay que añadir la parada biológica de un mes», se lamentaba en el reportaje firmado por José Miguel L. Romero.

«Cada día tenemos más trabas, más burocracia. Cada vez nos aprietan más», criticaba Ramon al periodista de este diario.

50

A bordo del ‘Charpat Segundo’, uno de los arrastreros convocados a la huelga contra la «criminalización» de la pesca y las medidas de la UE José Miguel L. Romero

Concienciado con el medio ambiente, Ramon respetaba mucho la 'Posidonia oceanica'. No hay praderas de esta planta marina a partir de los 40 metros porque la luz no llega a esa profundidad. Por eso siempre trabajaba a partir de los 50 metros, y como mucho hasta los 150 metros con sus 710 metros de red. Además, tendía las redes en fondos arenosos, pues si hay piedras podrían romperse. «Lo último que quiere un pescador es tener que remendarlas. Valen un dineral», explicaba entonces.

El pesquero que se hundió en apenas unos segundos en la noche del miércoles era uno de los tres arrastreros que aún quedan en Ibiza, y tenía una eslora de 19,2 metros.

Compartir el artículo

stats