Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Demografía

La ciudad de Ibiza y la isla de Formentera perdieron 485 y 169 habitantes durante el año de la pandemia

La isla de Ibiza sube de 151.827 a 152.820 residentes mientras la pitiusa menor se queda en 11.708 frente a los 11.904 del padrón del 1 de enero de 2020

Imagen parcial de la ciudad de Ibiza. César Navarro Cesar Navarro

El tremendo impacto de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus desde mediados de marzo de 2020 ha tenido su reflejo demográfico en las Pitiusas. Durante ese año, la ciudad de Ibiza y Formentera perdieron población; no es la primera vez que sucede, pero es algo inusual. Sobre todo por la cantidad en el caso de la capital de la isla: 485 personas menos en un año.

Según los datos que ha colgado el Instituto Nacional de Estadística (INE) en su página web (in.es) sobre el padrón, el municipio de Ibiza tenía registrados 50.643 habitantes a 1 de enero de 2021, cuando en la misma fecha del año anterior, poco más de tres meses antes de que el covid-19 entrara en erupción, la cifra se elevaba a 51.128.

En toda la serie histórica que ofrece el INE, y que se remonta a 1996, sólo hay otros dos años en los que la capital ibicenca perdió residentes: en 2016 (49.549 frente a los 49.975 de 2015) y en 2014 (49.693 frente a los 50.401 de un año antes).

Como curiosidad, Vila tenía 29.447 residentes en 1996, por lo que prácticamente ha duplicado su población en estos 26 años.

En el caso de Formentera, a 1 de enero de 2021 registraba 11.708 habitantes, 169 menos que un año antes (11.904 ). Es una caída de apenas el 1,6%, nada que ver con la salida masiva, sobre todo de trabajadores, que se registró en 2004. Ese año la isla perdió 476 habitantes; pasó de los 7.607 que tenía un año antes a los 7.131.

El caso de Formentera

En todo caso, la pitiusa menor ha sufrido otros dos episodios de descenso de habitantes en el padrón. Empezó 2017 con 12.280 residentes, un año después cayó hasta los 12.216 y en 2019 perdió todavía más hasta los 12.111.

En sus 83,2 kilómetros cuadrados, la isla ha vivido una auténtica avalancha demográfica desde 1996, cuando sólo acogía a 5.353 personas.

Desde entonces ha ganado un desorbitado 118,7% de población hasta situarse en los 11.708 de hace un año. Los mágicos efectos de la industria turística.

El municipio ibicenco que más población ganó (680 habitantes) con la pandemia en plena ebullición fue Santa Eulària. La estadística del INE indica que a 1 de enero de 2020 albergaba a 39.358 residentes y que un año más tarde había ganado un 1,7%, hasta situarse en los 40.038.

Población por municipios.

Población por municipios. D.I.

Por detrás, a poca distancia, se sitúa Sant Josep, que hace un año contabilizaba 28.299 habitantes frente a los 27.732 del 1 de enero del ejercicio del coronavirus. Es un incremento de población de 567 personas, también discreto, del 2%, pero proporcionalmente el mayor registrado en la isla.

Por encima por ejemplo del que se ha producido en Sant Antoni, que según el INE fue del 0,63%. En el caso de este municipio, a 1 de enero de 2020 alojaba a 27.033 personas y un año más tarde el número se incrementó en 172 hasta los 27.205.

Finalmente, en Sant Joan se ha superado por primera vez la barrera de los 6.600 personas en el padrón, ya que a 1 de enero del año pasado se alcanzaron los 6.635. Esta cifra representa un incremento del 0,8% con respecto a la de la misma fecha del año del covid, que fue de 6.576.

Las cifras

78.867 personas en el padrón de la isla de Ibiza en 1996

La estadística del Instituto Nacional de Estadística se inicia en 1996. En toda la serie histórica se recogen varios descensos de población, pero se inicia con una cifra de 78.867 habitantes, un 93,8% inferior al de hace un año, cuando se elevó a 151.827.


5.353 residentes en Formentera hace 25 años

Los 83,2 kilómetros cuadrados de la isla acogen ahora a 11.708 personas, una cifra muy alejada de los 5.353 de 1996. La isla ha ganado 6.355 habitantes, un 118%.

Compartir el artículo

stats