Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento de Ibiza confía en reabrir el Museo Puget este primer trimestre

Tras finalizar las obras de mejora del edificio, que se cerró en noviembre de 2020, el Consistorio está pendiente de adjudicar e instalar el nuevo aire acondicionado

Estado de la fachada del Museo Puget, el pasado viernes.

En noviembre de 2020 el Ayuntamiento de Ibiza anunció el cierre temporal del Museo Puget para acometer unas obras de mejora y saneamiento en la fachada y la cubierta de esta casa noble de Dalt Vila, conocida popularmente como Can Comasema. Esta intervención, para la que se dio un plazo inicial de un mes, ha llevado mucho más tiempo del previsto porque se han ido añadiendo nuevas mejoras y más de un año después este antiguo palacio sigue cerrado al público. Todavía no hay fecha fijada para la reapertura, pero la administración municipal calcula que será «dentro del primer trimestre de este año».

La operación para acondicionar el museo se ha llevado a cabo en tres fases. La primera consistió en el saneamiento de la fachada del edificio, que se repicó, se remozó y se pintó. Según los detalles facilitados por el Ayuntamiento de Ibiza, a esta intervención se le dedicaron 29.980 euros mediante una partida de la Ley de capitalidad de 2020. En la segunda fase se volvió a hacer la impermeabilización de la cubierta del museo, obra en la que también se incluyó la restauración de la ventana geminada de la fachada principal, que no estaba prevista en las tareas iniciales, puesto que en la primera fase se vio que era necesaria su restauración. El presupuesto en este caso fue de 29.994 euros, también procedentes de una partida de la Ley de capitalidad de 2021.

Entre otras obras de mejora, se ha rehabilitado la fachada, impermeabilizado la cubierta y restaurado una de las ventanas

decoration

El Consistorio ha aprovechado este momento de obras para plantear la sustitución de la planta refrigeradora (bomba de calor) del museo, porque la que hay es antigua y está dando problemas. El presupuesto de salida de la licitación, que está a punto de cerrarse, es de 60.135 euros. Una vez se adjudique e instale la nueva bomba de calor, el museo se podrá reabrir. El Ayuntamiento de Ibiza justificó el retraso en la reapertura explicando que «era necesario llevar a cabo una serie de intervenciones de calado para mejorar el estado de conservación de este edificio», cuya parte más antigua data del siglo XV. «Hay que tener en consideración que son proyectos en edificios altamente protegidos y la tramitación es algo más lenta por el control patrimonial», subrayó.

Compartir el artículo

stats