Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Confirmada una condena a un hombre por acosar a su expareja

Su conducta «excede en mucho el legítimo derecho que tiene una persona a intentar salvar una relación»

La Audiencia Provincial ha confirmado una condena a un hombre por acosar en Ibiza a su expareja con numerosas llamadas diarias, enviándole flores a su puesto de trabajo o tratando de presionarla a través de sus familiares y amigas.

El hombre fue condenado a un año de prisión por un delito de coacciones en el ámbito familiar, en una sentencia de un Juzgado Penal de Ibiza que ahora ratifica la Audiencia Provincial.

El Tribunal considera probado que el hombre no aceptaba la ruptura con su expareja ni que ella pudiera rehacer su vida sin él, y que comenzó a hacerle multitud de llamadas a diario así como a mandarle mensajes de texto. También le envió flores a su puesto de trabajo y consiguió el teléfono de una amiga y una prima para que le ayudaran a volver con ella.

Además, el hombre se personó en la casa del padre de su expareja, cuando ya habían roto, aunque el padre no lo sabía; más tarde volvió el día de su cumpleaños, con la excusa de felicitarlo y diciéndole que quería hablar con él, pero el padre le invitó a marcharse.

La Sala coincide con el Juzgado en que esta actitud «excede en mucho el legítimo derecho que tiene una persona a intentar salvar una relación» y que como consecuencia de los hechos la mujer «ve limitada su libertad de actuación, siempre pendiente de si va a aparecer o no» su expareja. El hombre aseguraba que había dejado de enviarle mensajes cuando la mujer le dijo que no quería tener contacto con él, y que sólo quería pedir una explicación después de que ella finalizase «repentinamente» una relación de diez años.

Compartir el artículo

stats