Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aniversario

La catástrofe aérea de Ibiza cumple 50 años

Un total de 104 personas, entre tripulantes y pasajeros, fallecieron tras estrellarse el Caravelle de Iberia en la Serra de sa Talaia, en Sant Josep

El Caravelle de Iberia ATV que realizó el fatal vuelo el 7 de enero de 1972

«Torre de control, solicito permiso para bajar de 10.200 a 5.500 pies». Con estas palabras, el comandante José Luis Ballester del Caravelle de Iberia, que realizaba el vuelo IB602 entre Valencia e Ibiza, se disponía a tomar tierra en la isla. «Permiso concedido», le contestaron desde el aeropuerto ibicenco. Esta conversación, la mañana del 7 de enero de 1972, fue la antesala de la hasta entonces mayor catástrofe aérea que había tenido lugar en España. Un total de 104 personas, entre tripulantes y pasajeros, perdieron la vida ese día. No hubo supervivientes. Mañana se cumple medio siglo del desastre.

La conversación entre el comandante del Caravelle y el controlador aéreo se mantuvo en torno a las doce y cuarto del mediodía del 7 de enero de 1972. Desde ese momento, solo restaban unos cinco minutos antes que el avión tomara tierra en el aeropuerto de Ibiza. Algo que nunca llegó a producirse.

La ausencia de noticias del avión despertó la alarma en la torre de control. Nadie respondía desde el avión a los reiterados intentos para ponerse en contacto con la aeronave. Transcurrido ese tiempo, desde el aeropuerto pitiuso se dio aviso al SAR del Ejército del Aire, con base en Palma, para que encontraran algún vestigio del Caravelle de Iberia. Dos aviones Gruman sobrevolaron la zona, pero la espesa niebla impidió encontrar ningún rastro.

En los instantes previos a la catástrofe, el payés Josep Ribas se encontraba labrando la tierra en su finca C’an Prim, a los pies de la Serra de sa Talaia. Se convirtió en el único testigo presencial del desastre. La baja altura a la que volaba el Caravelle, muy inferior a la que cualquier otra aeronave surcaba el cielo en ese punto al iniciar la maniobra de aterrizaje, le llamó la atención.

Catástrofe aérea en Ibiza

Catástrofe aérea en Ibiza

Un fuerte estruendo y la consiguiente explosión le llevaron a tomar conciencia de que acababa de ocurrir una gran tragedia. A continuación, el payés Josep Ribas denunció la catástrofe en el puesto de la Guardia Civil de Sant Josep. Luego, encabezó las labores de rescate e hizo gala de su conocimiento del terreno.

Condolencias del Papa

El paraje donde se estrelló el Caravelle era conocido como ses Roques Altes. Los restos del avión siniestrado quedaron esparcidos en un radio de un kilómetro. El morro estaba intacto y el impacto se produjo de panza. Era la señal inequívoca de que el piloto intentó rectificar y realizó una maniobra a la desesperada para tratar de evitar la colisión a toda costa. Sus esfuerzos fueron vanos.

Las labores de rescate se prolongaron durante toda la tarde del 7 de enero hasta la caída de la noche. A partir de este momento, los penosos trabajos prosiguieron con la ayuda de linternas.

Las exequias y el funeral celebrado en Sant Josep de sa Talaia aunó toda la consternación por las 104 muertes ocurridas en el accidente aéreo. Las condolencias fueron transmitidas por el Papa Pablo VI al obispo de Ibiza.

El que hasta entonces era el mayor accidente aéreo ocurrido nunca en España conmocionó a la sociedad. Tendrían que pasar cinco años hasta que el desastre de Los Rodeos lo superara.

Sant Josep recordará con actos el medio siglo de la tragedia

El ayuntamiento de Sant Josep de sa Talaia recordará con varios actos el 50 aniversario de una catástrofe aérea que conmocionó la memoria colectiva de todos los vecinos del municipio: el accidente del Caravelle EC-ATV de Iberia, el 7 de enero de 1972, en el que murieron todos sus ocupantes. Eran un total de 104 personas, entre tripulantes y pasajeros.

Entre los actos programados, que tendrán lugar entre el 7 y el 9 de enero, se rendirá homenaje a las víctimas y se compartirá su recuerdo con familiares y amigos de todas ellas. También se recordará a aquellas personas que participaron en las tareas de rescate de los restos humanos. Coincidiendo con la hora del accidente, a las 12.15 horas del viernes, se colocará una corona de flores en la capilla de ses Roques Altes.

Compartir el artículo

stats