Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hostelería

Se acabó la terraza covid extra en Ibiza

La Asociación de Bares y Restaurantes pide prorrogar el uso de las ampliaciones en espacio público de Vila «hasta la Semana Santa» ante el incremento de contagios. Los propietarios aseguran que «la gente pide estar en las terrazas» por miedo a enfermar

Silvia Moreta en la terraza de su local. Vicent Marí

Hoy es el último día que estarán abiertas las terrazas extras de las que muchos bares y cafeterías disfrutaron durante los peores momentos de la pandemia. Mañana, los locales del municipio de Eivissa tendrán que haber retirado de esos espacios prestados, tanto de las zonas de aparcamiento como de las peatonales, las mesas, sillas y mobiliario que hubieran instalado temporalmente. La Asociación de Bares y Restaurantes (ABRE) pide que se prorrogue su uso hasta al menos la Semana Santa, debido a los elevados contagios causados por la variante ómicron. 

Ibiza es el último municipio de la isla que elimina las ampliaciones de terrazas de locales de hostelería en vía pública, medida paliativa adoptada por los consistorios para no ahogar, en lo posible, a esos negocios cuando el Govern decretó severas restricciones en ese sector durante los peores momentos de la pandemia. Hoy es el último día que pueden permanecer abiertas al público las terrazas de bares de Vila que fueron instaladas temporalmente en zonas originalmente destinadas a aparcamientos y en áreas peatonales: desde mañana deben desaparecer de esos espacios las sillas y las mesas instaladas temporalmente. Sant Antoni ordenó su fin desde el 11 de noviembre; Santa Eulària, nueve días antes.

El Consistorio recordaba ayer, a través de un portavoz de prensa, que había pactado hace tiempo «con diferentes asociaciones que la retirada de la ocupación extra de terrazas (tanto ampliaciones como en plazas de aparcamiento) se realizaría a partir del 7 de enero y no antes, a diferencia de otros municipios que ya las han retirado». También señala que se acordó que «en el momento en que hubiera nuevas restricciones en los interiores se valoraría la posibilidad de volver a llevar a cabo actuaciones extraordinarias de ampliación de terrazas». Como de momento no las hay, («no hay restricciones de aforo ni límite de personas por mesas u horarios»), durante el mes de enero «se empezará a recuperar el espacio habitual otorgado en la licencia de Ocupación de Vía Pública de cada establecimiento», tal como «se ha notificado ya» a los establecimientos con terraza.

Vila no ha cobrado por esa ocupación ni en 2020 ni en 2021 con el fin de «ayudar a los locales de restauración por los cierres del confinamiento y diferentes restricciones (aforo, límite de personas por mesa, cierres de interiores, horario, consumo en barra)», insisten desde el Ayuntamiento.

Hasta Semana Santa, al menos

Pero Joan Roig, miembro fundador de la Asociación de Bares y Restaurantes de Ibiza (ABRE), no está conforme: «Estando como estamos ahora con la variante ómicron, sería aconsejable alargar el uso de esas terrazas en Vila hasta la Semana Santa. Así la gente contaría con el espacio exterior y no se metería tanto en interiores». Esa sería, a su juicio, «una manera de combatir a esta variante del coronavirus y, de paso, de ayudar al sector». Roig recuerda que «en interiores hay una restricción de metro y medio de separación entre mesas, igual que en exteriores».

«Estando como estamos ahora con la variante ómicron, sería aconsejable alargar el uso de esas terrazas en Vila hasta la Semana Santa. Así la gente contaría con el espacio exterior y no se metería tanto en interiores»

decoration

«Algún día hay que volver a la normalidad», reconoce Verónica Juan, presidenta de la asociación de bares y restaurantes de la Pimeef, que si bien señala que, en su opinión, «todo lo que sea estar al aire libre es más conveniente» para la salud, pues es más difícil el contagio, es comprensible que Vila quiera acabar con esa excepción: «Si no hay restricciones en cuanto a los aforos, entiendo que tenía que llegar el día de volver a la normalidad y que se retirasen las terrazas. Sin restricciones no se justifica que se habilite más espacio. Sabíamos que este día iba a llegar». No obstante, recuerda, como Roig, que siguen existiendo ciertas restricciones: «A día de hoy siguen pidiendo metro y medio de separación entre mesas. Sin que haya restricciones de aforo, eso implica una reducción de las mesas en el espacio acotado. Eso es un impedimento para nuestro trabajo».

Juan cree que «Vila se portó bien en cuanto a las concesiones de espacio durante la pandemia. Puso a disposición mucho espacio». No obstante, considera que «aun entendiendo que no se podía seguir como se estaba actualmente, hay ciertos casos que habría que analizar», de manera que algunos locales puedan recuperar esa superficie extra.

"La gente pide terraza"

«La gente pide terraza». Es la frase que, unánimemente, repiten los propietarios consultados que en pocas horas deberán desalojar esos espacios. Es lo primero que dice Silvia Moreta, de Can Moreta, cuando se le pregunta sobre el fin de esa excepción. Esta propietaria ha solicitado al Consistorio que le permita mantener la ampliación de la que ha disfrutado en esta pandemia: «De momento, el Consistorio no me ha contestado». Precisamente, Vila avisó ayer de que «se debe retirar, tal y como se acordó y se indicó», el mobiliario de la zona ocupada hasta recibir respuesta: «Hay diferentes tipos de solicitudes que se han registrado en el Ayuntamiento y estas se van a analizar una por una y en base a criterios técnicos. Algunas son nuevas solicitudes de ocupación de vía pública; otras son modificaciones, y otras, alargar ampliaciones». El 7 de enero, subraya el Consistorio, «se revierten las ampliaciones de terrazas; si los propietarios han hecho una nueva solicitud, ya sea de nueva ocupación, modificación o ampliación, deben esperar a la respuesta del Ayuntamiento». Es decir, primero desalojar; luego ya se verá.

El 7 de enero, subraya el Consistorio, «se revierten las ampliaciones de terrazas; si los propietarios han hecho una nueva solicitud, ya sea de nueva ocupación, modificación o ampliación, deben esperar a la respuesta del Ayuntamiento»

decoration

Moreta asegura que esa medida le ayudó a afrontar esta crisis sanitaria, en la que «mucha gente, por temor a contagiarse, no quiere meterse en interiores; sólo desea estar fuera, en la terraza». «Yo misma lo prefiero cuando voy a otros locales. Sería bueno que se prorrogara la ampliación».

«Es un paso atrás dados los numerosos casos de covid que hay actualmente. No es razonable. Me gustaría que se mantuviera hasta que bajara el índice de contagios», indica José Ángel Sánchez, propietario de La Barrita, bar situado entre la avenida de España y la calle Aragón que dispone de un pequeño espacio de aparcamiento donde puede instalar hasta cuatro mesas.

Una de las zonas donde son más reacios a desmantelar las terrazas es la plaza del Parque: «No hay derecho. No es que nosotros, los dueños de los bares, lo queramos, es que la gente pide estar en las terrazas», recalca Horst Sthlingensiepen, que junto a Enrique Welcker, es dueño de Vila Café. Sthlingensiepen afirma que la zona «tiene más vida» desde que ampliaron sus terrazas: «Si las quitas, la plaza parecerá vacía». También ha pedido al Consistorio que le permita recuperar próximamente ese espacio, pero aún no le han contestado. Ha sido, según admite, una medida que les ayudó mucho en esta pandemia: «Estas terrazas son pequeñas. Si hay que vivir de lo que dan, cerraremos todos», avisa.

Compartir el artículo

stats