Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Trece playas y calas de Ibiza y Formentera pueden desaparecer a finales de siglo

Los científicos Miguel Agulles y Gabriel Jordà, del Centre Oceanogràfic de Balears, publican un estudio en el que calculan que las islas perderán el 66% del área total de sus playas por el cambio climático

Cala Salada es una de las playas que está condenada a desaparecer según el estudio

Balears, las islas de aguas turquesas y calas de ensueño, perderán a finales de siglo un total de 72 playas, entre ellas siete en Ibiza y seis en Formentera, debido al aumento del nivel del mar provocado por el calentamiento global. Y de las que no desaparezcan del todo, quedará un elevado porcentaje de las mismas bajo el agua.

Los científicos Miguel Agulles (titulado superior del Instituto Español de Oceanografía) y Gabriel Jordà, del Centre Oceanogràfic de Balears del Instituto Español de Oceanografía, calculan en un estudio que acaban de publicar en la revista Frontiers in Marine Science que a las puertas del siglo XXII en el archipiélago desaparecerá el 66% del área total de playas. Un hecho que va a causar un fuerte impacto en unas islas cuya economía pivota principalmente sobre el turismo.

De las 869 playas registradas en Balears por el Ministerio para la Transición Ecológica, 72 quedarán completamente inundadas. «Se trata de áreas pequeñas de en torno a 200 metros cuadrados, calitas pequeñas», detalla Miguel Agulles.

La playa de ses Illetes puede perder hasta un 41% de su superficie. | C. CONVALIA

En el caso de Ibiza se trata de ses Figueretes en Vila; es Cubells (que el estudio separa en dos tramos) en Sant Josep; Cala Espart y es Riu en Santa Eulària, y Cala Salada y es Caló des Moro en Sant Antoni. En Formentera serían els Arenals (que el estudio separa en dos tramos) y es Caló de s’Oli (cuatro tramos).

En Mallorca cita las playitas que están en la zona de Cala Egos, Peguera, Cala de Santa Ponça, Palmanova, Ciudad Jardín, Cala Blava, s’Amarador, Alcanada, Son Bauló, Illetes o Cala Comtessa. En Menorca quedarán inundadas calitas de Cala es Murtar, Cala Pregonda, Cala Mesquida o Son Saura.

Playas afectadas

Pero no sólo estas ensenadas padecerán la cota de inundación prevista, sino que otras playas van a perder un gran porcentaje de sus arenales en condiciones medias. Así, ses Salines puede perder a finales de este siglo un 43% de su superficie, es Cavallet un 52%, Pont de Baix (en es Codolar) un 32%, Platja d’en Bossa un 34%, s’Arenal Gran un 28%, el arenal de Sant Antoni un 39%, Cala Llentia un 47% y es Jondal, un 32%.

En Formentera las pérdidas se calculan en un 32% en la playa de Llevant, un 41% en ses Illetes y un 45% en Migjorn.

«Una vez hemos calculado la cota de inundación que se va a dar en el futuro, hemos podido ver el área que se va a perder en cada una de las playas», cuenta Agulles, quien desvela que en el estudio se han analizado todas las calas teniendo en cuenta diferentes escenarios, el que se dibuja a mediados de siglo y el de finales. «Para calcular dicha cota se tienen en cuenta tres parámetros: la media de subida del nivel del mar año tras año, el oleaje y la marea meteorológica», enumera el científico.

En el estudio también han hecho cálculos teniendo en cuenta la subida del nivel del mar en condiciones medias o de calma y en condiciones de tormenta o extremas (suelen ser en invierno). «Algunas playas que quedan inundadas en esta última condición no se pierden definitivamente, luego se recuperan. Pero las que quedan bajo el agua en condiciones medias sí se pierden para siempre», concluye.

Compartir el artículo

stats