Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Ambiente

1,5 millones de euros de la ecotasa para limpiar 72 playas de las Pitiusas

Las tareas son desarrolladas por ocho personas en riesgo de exclusión social, la mayoría con problemas de salud mental

13

Limpieza de la playa de es Cavallet

El conseller de Medio ambiente y Territorio, Miquel Mir, presentó ayer en es Cavallet el proyecto de ‘Mejora de la calidad de los espacios litorales de relevancia ambiental de Baleares’, financiado con fondos procedentes del Impuesto de Turismo Sostenible (ITS). Su objetivo es, según Mir, «mejorar la calidad ambiental de las playas, calas, hábitats litorales naturales y de las especies que los ocupan mediante trabajos de limpieza, mantenimiento y mejora de lugares situados en espacios de relevancia natural».

Se encargan de esas labores ocho personas en riesgo de exclusión social, en su mayoría con problemas de salud mental, que trabajarán durante 24 meses en el mantenimiento de esos espacios naturales y costeros. La parte correspondiente a Ibiza y Formentera ha sido adjudicada a Apfem-Aktua con un presupuesto de 355.859 euros. Cuenta con dos equipos que desde hace un mes ya limpian 72 playas y calas de las Pitiusas. En total, el proyecto balear dispone de una partida de 1,5 millones de euros.

Mir asegura que «este proyecto encaja perfectamente con la doble vertiente ambiental y social que tienen que impulsar los proyectos financiados con el impuesto turístico». El conseller destaca «la importancia de que el proyecto incluya espacios incluidos dentro de la Red Natura 2000, referente europeo en materia de conservación ambiental que, desgraciadamente, todavía es desconocido para la ciudadanía».

«Los ocho trabajadores tienen una eficiencia muy importante, es gente muy involucrada que realiza muy bien los trabajos que le son encomendados», afirma Mir, que señala que «los resultados son espectaculares», pues tienen «la capacidad de retirar una gran cantidad de basura del medio y de hacer pequeñas tareas de mantenimiento y mejora». También extraen lo que deposita el mar en la costa y entran en espacios sensibles como los sistemas dunares para eliminar la basura.

En un mes han recogido casi 587 kilos de residuos en el litoral pitiuso, de los que casi 187 kilos eran madera. Como material de rechazo recuperaron 134,8 kilos; plásticos y envases, 158,6 kilos; vidrio, 52,5 kilos; hierro, 41,6 kilos; papel y cartón, 10,5 kilos, y tejidos, dos kilos.

De junio a septiembre dejarán de hacer ese trabajo, pero se dedicarán a seleccionar y separar la basura que recogen las barcas de Medio Ambiente en el litoral (33 en Balears), pero ya en tierra, concretamente en sa Coma.

Los equipos efectuarán además una labor de educación ambiental, uno de los pilares sobre los que «hay que que forjar una sociedad concienciada y resiliente ante los retos y adversidades que nos depara la emergencia climática».

Desestresante

La gerente de Apfem-Aktua, Antonella Greco, explica que en su asociación apoyan a 25 trabajadores «con discapacidad». «Otros perfiles de trabajo, como catering, cocina o limpieza -detalla-, tienen un nivel de estrés más elevado que este. Este tipo de tarea (limpieza de playas) nos permite reubicar aquí a aquellos chicos que están más estresados o con problemas puntuales, pues les da más estabilidad y la posibilidad de que estén aquí más tiempo, 24 meses. En los otros trabajos cogían más bajas por el estrés, dada la exigencia que conllevan. Aquí se ha reubicado a algunos y les va muy bien».

Carolina Ribas Fernández es una de las ocho personas que desarollan esas tareas. Dice estar muy contenta: «Mi función es limpiar playas. Me levanto a las seis de la mañana y quedamos a las ocho en un punto de encuentro para ir a la costa». Asegura que, sobre todo, retiran «mucho plástico», aunque hay algo aún peor: pide a los dueños de las mascotas que recojan en bolsas de plástico los excrementos depositados en la arena y las tiren luego en las papeleras. «Es lo que más encontramos. Eso está muy feo», se queja Ribas.

Si bien el grupo empezó a adecentar el litoral el 12 de noviembre, ella comenzó el 9 de diciembre. Tiene experiencia: «Ya hice esto en el año 2018, de abril a julio. Me hace sentir muy bien, me gusta».

«Soy la única chica, pero me siento bien, me tratan bien, estoy cómoda, me hacen sentir como una persona. Cada uno pone su granito de arena. Somos un buen equipo»

decoration

«Soy -explica- la única chica, pero me siento bien, me tratan bien, estoy cómoda, me hacen sentir como una persona. Cada uno pone su granito de arena. Somos un buen equipo». Alaba además la labor de Apfem: «A los que tenemos una enfermedad, nos viene muy bien Apfem porque nos da un apoyo, un trabajo, una oportunidad, nos tratan muy bien. Eso te ayuda, te sientes mejor, te realizas como persona, haces un trabajo bonito que permite dejar las playas limpias y estar al aire libre».

Compartir el artículo

stats