Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Colla de l'Horta: 25 años de trabajo artesanal en Ibiza

Los talleres artesanales se crearon para producir la ropa e instrumentos de la agrupación folclórica

24

25 años de trabajo artesanal en Ibiza

La Colla de l’Horta de Jesús agradeció este domingo los 25 años de dedicación y trabajo que sus artesanos cumplían desde que, en 1996, decidiera formar sus propios talleres artesanales para poder confeccionar sus trajes e instrumentos tradicionales.

El aniversario, que se celebró en el Centro Cultural del pueblo, comenzó a las 10 horas con la exposición de algunos de los trabajos que se realizan en los talleres y, a las 13 horas, la agrupación folclórica inauguró el acto de homenaje y entrega de reconocimientos a sus artesanos.

Una gala en la que, prácticamente, no quedó una butaca vacía y que contó con vídeos para mostrar el trabajo laborioso de los artesanos, con la actuación especial de ses Pageses Emprenyades, y con la entrega final de diplomas y agradecimientos a los artesanos de la colla. «Si no hay artesanos no podemos bailar», recordó Susi Ribas, miembro de la agrupación.

La Colla de l’Horta inauguró el acto. J.A. Riera

Un poco de historia

La Colla de l’Horta se formó en 1978 bajo «el deseo de los vecinos de Jesús de que sus hijos conocieran las tradiciones y las conservaran», pero no fue hasta tres años después cuando se formalizó como colla oficial. En 1996, «ante a la falta de trajes, vestidos, espardenyes e instrumentos tradicionales, surge la idea de formar nuestros propios talleres artesanales ante la necesidad de producir los materiales necesarios para realizar nuestro baile tradicional», explicó ayer el presidente de la colla, Vicente Escandell.

A partir de ese momento, la colla buscó artesanos que pudieran encargarse de la fabricación y decidieron fomentar la formación para, así, asegurarse la continuidad de la producción. Entonces, «los alumnos comenzaban a ser los profesores con el paso del tiempo y así sucesivamente a lo largo de los años hasta el día de hoy», contó Escandell, quien añadió lo «orgulloso» que se siente de hasta dónde han llegado, porque «cuando empezamos no teníamos ni las herramientas adecuadas para fabricar, tuvimos que empezar totalmente desde cero», concluyó.

Algunos de los maestros artesanales de la agrupación folclórica a los que se les entregó un diploma de reconocimiento. J.A. Riera

En la actualidad cuentan con «un taller de espardenyes, de cestos, de sillas, uno de hierbas (cuando es la época) y, después de Navidad, comenzará el taller de instrumentos», aseguró Escandell.

El primer taller que se formó fue el de espardenyes, con Catalina Planells como maestra, que se impartía en el centro polivalente de Sant Miquel. Con el paso de los años, dos de sus alumnas, Nuria Costa y Margarita Puig, se convirtieron en maestras y, ayer, fueron homenajeadas por su trabajo artesanal durante estos 25 años.

Costa, después de ser alumna unos 15 años, pasó en el año 2001 a sustituir a su maestra en el taller de espardanyes. «Es algo que he hecho por devoción», zanjó. Puig, que además es madre y abuela de miembros de la colla, y hace espardanyes y vestidos. Su marido, Pedro Marí Marí, en cambio, construye flaütes y castanyoles, instrumentos principales en el baile de la agrupación folclórica.

Compartir el artículo

stats