Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Govern reclama al Estado que reduzca los cruceros en Ibiza y el tráfico marítimo regular entre las Pitiusas

La Comisión de Medio Ambiente de Balears advierte de que «ya se ha rebasado la aptitud» del espacio marítimo tanto en el transporte marítimo regular como con las actividades relacionadas con el ocio y el turismo

Un crucero y varios barcos de línea regular atracados en la estación marítima de es Botafoc, en el puerto de Eivissa. | VICENT MARÍ

La Comisión de Medio Ambiente de Balears reclama al Estado que «regule y reduzca» el atraque de cruceros en el puerto de Ibiza y el tráfico de embarcaciones de línea regular entre las Pitiusas al objeto de garantizar la protección del Parque Natural de ses Salines. El órgano ambiental de la Comunitat Autònoma ha informado a favor del Plan de Ordenación del Espacio Marítimo de la costa Levantina-Balear que tramita el Gobierno central siempre y cuando cumpla esta y otras condiciones.

En su informe, que no es vinculante, la Comisión de Medio Ambiente de Balears considera que, ante el riesgo del vertido de combustible y otros daños causados al medio ambiente, se deben coordinar acciones entre el Estado, la Comunitat Autònoma y las administraciones locales de la isla «encaminadas a la reducción de las frecuencias marítimas entre las Pitiusas», demanda que también ha cursado el Consell de Formentera al Govern balear. También pide Medio Ambiente al Gobierno central que «se reduzca» el atraque de embarcaciones de línea regular, navieras y cruceros en los puertos de Ibiza y La Savina.

En su justificación, el órgano ambiental de Balears argumenta que, aunque el causante de los daños a los recursos naturales debe responder por ellos y repararlos, la dependencia de las Pitiusas de su entorno natural, ya sea como reclamo turístico o patrimonio natural, «cualquier episodio de contaminación accidental [dada la cantidad de toneladas de combustible de estas embarcaciones] comportaría efectos muy graves para la actividad de las dos islas y por supuesto para el Parque Natural y la Reserva Marina».

Así, se propone que el Plan del Ordenación del Espacio Marítimo ordene y regule las actividades y usos relevantes de los espacios portuarios en función de «la potencialidad de cada zona, así como su capacidad de carga y su estado ambiental». Con ello, se plantea limitar el número de cruceros que se puedan encontrar en un destino, su tamaño u otras medidas para «minimizar el impacto de esta actividad».

Densidad elevada

En este sentido, el órgano ambiental de la Comunitat Autònoma advierte de que, en el caso de las Pitiusas, «ya se ha rebasado la aptitud de este espacio marítimo en relación con el transporte marítimo y las actividades relacionadas con el ocio y el turismo de embarcaciones». De hecho, el plan que tramita el Estado apunta que la demarcación de la zona levantino-balear muestra «densidades elevadas de buques en varios puntos», entre ellos «la ruta que une Ibiza con Formentera». Además, los datos utilizados son de 2016, cuando Balears advierte de que desde ese año, al menos hasta 2019, antes de la crisis sanitaria, «la evolución anual de la actividad [del tráfico marítimo entre las Pitiusas] se ha incrementado».

Riesgo de exceso de nutrientes

El informe de la Comisión de Medio Ambiente de Balears sobre el Plan de Ordenación del Espacio Marítimo que tramita el Estado también advierte de que se deben tomar medidas para evitar problemas de eutrofización (exceso de nutrientes en el agua) en el puerto de Ibiza y en s’Estany Pudent, en Formentera, debido a «la presión humana y a su grado de confinamiento.

En concreto, Medio Ambiente pide que se dé prioridad a la inversión de recursos para reducir la entrada de nutrientes en el litoral producidos por la actividad humana porque es «más eficaz actuar en la fuente del aporte de la materia».

En este sentido, los técnicos del Govern aseguran que «el caso grave del Mar Menor» alerta sobre «las consecuencias ambientales y económicas de ignorar las advertencias reiteradas sobre la falta de actuaciones efectivas ante los problemas asociados al exceso de nutrientes». La mayor parte de las bahías del litoral de las islas se consideran zonas sensibles.

Compartir el artículo

stats