Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Exposición

El arte «juguetón» de Romanie en Ibiza

La artista muestra en Can Tixedó una selección de medio centenar de cuadros, en su mayoría pintados en los últimos dos años

'El árbol de las posibilidades’.

Romanie prefiere no programar nada cuando crea. Le gusta improvisar. Juega con las manchas de pintura sobre el lienzo y se deja llevar por lo que le sugieren sus formas. De esos lamparones de acrílico puede salir cualquier cosa, desde «monstruitos» y seres mágicos hasta plantas imaginarias. «Trabajo las manchas de pintura, las voy definiendo y poco a poco salen cosas que no están programadas. Es una manera de divertirme», comenta. Esta forma de trabajar «juguetona» es la que ha empleado en las obras que presenta en su última exposición, que se inaugura hoy a las 19.30 horas en Can Tixedó Art Café, en Forada.

El arte «juguetón» de Romanie Romanie

La muestra, la primera individual que hace desde 2018, reúne cerca de medio centenar de cuadros, casi todos de pequeño formato. Los ha realizado en su gran mayoría en los dos últimos años empleando acrílico, aunque hay cuatro óleos, más antiguos, que pertenecen a la época en que estuvo en Viena, entre 2015 y 2016 .

En la selección que ha hecho hay «plantas fantasiosas» de su proyecto ‘Mutatis’. «Son las predecesoras de los murales que comencé a pintar este verano por el campo en propiedades privadas y con permiso, un proyecto que ideé para interactuar con el público a principios de año cuando todavía había muchas restricciones por la pandemia», explica. Comenta, además, que tiene la intención de prolongar hasta el año que viene estas intervenciones artísticas con las que quiere plasmar su preocupación por las consecuencias del cambio climático.

También reúne esta exposición seis obras que la pintora realizó durante su estancia de un mes en una residencia artística en las Islas Feroe en julio de 2019.

Entre todas las creaciones de la muestra, destaca un cuadro de gran formato que ha bautizado como ‘El árbol de las posibilidades’. Ha empleado cuatro años en pintarlo. Lo empezó en 2017, época en la que estaba explorando su vertiente más abstracta. Explica que este trabajo es «un ejercicio personal para revivir y visualizar momentos de cambio a lo largo de la vida».

Con motivo de esta exposición, que se podrá visitar hasta el 2 de diciembre, la artista ha convocado un concurso literario en el que cualquiera puede participar escribiendo acerca de alguno de los cuadros expuestos. El plazo está abierto hasta el 21 de noviembre. «Me resulta muy interesante saber lo que los demás leen en mis cuadros», señala Romanie antes de adelantar que tiene entre manos un proyecto «muy ilusionante»: un libro para niños con ilustraciones de laberintos que se llama ‘La Serendava’.

Compartir el artículo

stats