Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres horas para reflotar, de noche, el ferri encallado en un islote de Ibiza

Tras ser liberado del islote por el oleaje, el casco del ferri fue inspeccionado a fondo cerca de la Illa de ses Rates antes de quedar amarrado en el puerto poco después de la una de la madrugada

12

El barco accidentado 'San Gwann' llega al puerto de Ibiza Vicent Marí

La idea era reflotar el ‘San Gwann’ durante la mañana de ayer, miércoles, porque era necesario esperar a un segundo remolcador que auxiliara en esta delicada operación. Así figura en el plan presentado por la empresa propietaria, FRS, ante la Capitanía Marítima pitiusa. Pero todo se precipitó a las diez de la noche anterior. Fue la suma de varios factores, pero la previsión ante la llegada del mal tiempo evitó males mayores.

El jefe de Salvamento Marítimo en Balears, Miguel Chicón, confirma que la recuperación del ferri encallado en el islote de es Malví Pla la noche del pasado sábado tuvo que adelantarse anoche al quedar el barco a flote, liberado del islote, por tres factores, fundamentalmente: el oleaje, la ligera subida del mar que provoca la marejada y que, después de la retirada del combustible de sus tanques, 17 toneladas, el ferri quedó ‘aligerado’.

«El barco se liberó solo. Así de sencillo». Eran alrededor de las diez de la noche y había que actuar. Quedaban tres horas de duro trabajo.

7

El oleaje libera al ferri encallado en el islote de es Malvins Pla, en la bocana del puerto de Ibiza Toni Escobar

«En cuanto se liberó» el ferri, relata Chicón, «largamos remolque de proa y de inmediato el ‘SAR Sofía’ se lo llevó al socaire, entre es Malvins y la illa de ses Rates». Una vez el barco estuvo protegido de las inclemencias del tiempo, los profesionales contratados por la naviera FRS hicieron «una inspección exhaustiva de todo; se repasó tanque por tanque para comprobar que estaban bien y que no hacían agua, como así era».

Meter el barco en el puerto

Fue entonces, casi tres horas después, cuando se solicitó permiso tanto a la Capitanía Marítima como a la Autoridad Portuaria de Balears para «meter el barco en el puerto», donde ha quedado amarrado en los muelles de los andenes de Levante, junto al viejo muro.

«El barco se liberó solo. Así de sencillo», recuerda el jefe de Salvamento Marítimo en Baleares

decoration

Pero todo se había iniciado antes. A las cuatro de la tarde del miércoles y con el aviso de mal tiempo, los responsables del operativo tomaron la decisión de afianzar la posición del ferri encallado en el islote. El remolcador ‘R Sofía’ aseguró el ‘San Gwann’ con un cabo amarrado a popa. «Ante esta circunstancia y dado el inminente empeoramiento del tiempo y que el barco podía sufrir más daños, le dimos una retenida por popa a babor para asegurarlo hasta la llegada del segundo remolcador», detalla Chicón.

Poco después, a las siete de la tarde, la tripulación del barco de Salvamento Marítimo ‘SAR Mesana’ consolidó la posición del ‘San Gwann’ con otro cabo tirado a su proa. De esta manera la embarcación de FRS quedaba asegurada y podía esperar en es Malví Pla a ser reflotada en la mañana de ayer, como estaba previsto en el plan que la empresa presentó en la Capitanía Marítima. Pero no contaron con la marejada.

Chicón resta importancia al hecho de que la operación se llevara a cabo de noche. «De día aumentan las garantías de seguridad, sobre todo para nuestro personal y para la gente que está trabajando, que es lo principal. Hay gente a bordo del barco siniestrado y de los remolcadores... De noche todo es más complicado de calcular, como las distancias. Pero de noche sabes dónde está todo, no hubo mayores problemas. No haber hecho nada sí hubiera sido peor porque imagínate dónde podría haber acabado el barco en cuanto se liberó. Se actuó y se hizo perfecto al anticiparnos al mal tiempo», insiste.

No hubo peligro de hundimiento

A pesar de los daños sufridos en el casco, sobre todo en la amura de estribor, no hubo peligro de hundimiento, asegura el responsable de Salvamento Marítimo: «La estanqueidad de los tanques estaba asegurada y también están las bombas de achique. Además, el barco dispone de un sistema que tienen instalado para inyectar aire en los tanques en caso de necesidad. Pero en emergencias marítimas es muy arriesgado asegurar nada», matiza no obstante Chicón.

Finalmente, el barco quedó amarrado en los andenes de Levante del puerto de Ibiza, junto al viejo dique de contención, pasada la una de la madrugada.

Acababa así un nuevo capítulo de la siniestralidad en el transporte marítimo pitiuso, que tiene en la bocana del puerto de Ibiza uno de sus principales escenarios.

A pocos metros de es Malvins se yerguen otros dos islotes, es Dau Gros y es Dau Petit. Contra el primero de ellos chocó en 2007, esta vez de madrugada, el imponente mercante ‘Don Pedro’.

La operación se llevó a cabo "con la máxima seguridad"

La naviera FRS, preguntada por este diario la noche del martes, dijo que "habían comenzado las maniobras de reflote", sin confirmar ni desmentir que el 'San Gwann' había quedado liberado antes de lo previsto. Horas más tarde envió un comunicado: "El buque 'San Gwann' (...) ha sido reflotado con éxito (...) y ya se encuentra amarrado en el puerto". Y añadía: "Por la noche, con el objetivo de realizar el reflotamiento en el menor tiempo posible, FRS decidió iniciar las maniobras que se han desarrollado según lo previsto y con la máxima seguridad". "Las maniobras se han desarrollado sin incidentes siguiendo el Plan de Reflotamiento (...) presentado ayer y que fue aprobado por la Capitanía Marítima".

Compartir el artículo

stats