Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gastronomía de Eivissa y Formentera. La Academia de las Pitiüses entrega sus galardones 2020 a chefs y restaurantes de ambas islas

Gastronomía pitiusa para diversificar el modelo turístico

Durante el acto de entrega de los premios 2020 concedidos por la Academia de Gastronomía, el sector culinario de Eivissa y Formentera reivindica el papel que puede tomar en el cambio de la oferta de ambas islas para sus visitantes

27

La gastronomía de Ibiza y Formentera para diversificar el modelo turístico Zowy Voeten

La ceremonia de entrega de los premios 2020, los primeros de la Academia de Gastronomía de Eivissa y Formentera (Agif), se celebró ayer y sirvió para fomentar el potencial económico y turístico del producto local de las Pitiüses. Se reivindicó que la gastronomía de ambas islas puede dar un vuelco al modelo turístico, aportando una oferta diferente, de calidad y para todo el año.

En el acto, celebrado en el Ibiza Gran Hotel, fueron premiados los cocineros Pau Barba (a mejor Chef de cocina 2020) y Óscar Molina (mejor Chef 2020 de cocina creativa y de fusión) y los restaurantes Es Ventall y Es Caló como los dos mejores de Eivissa y de Formentera, respectivamente. También se galardonó a la marca Sabors d’Eivissa, del Consell Insular, por el fomento de los productos agropecuarios locales, que constituyen la base de las peculiaridades de la gastronomía pitiusa.

«Los premiados son unos dignos representantes de todo el sector», destacó Pedro Matutes, presidente de la Academia de Gastronomía, instantes antes de conceder los premios 2020 (que no se entregaron hasta ayer a causa de la pandemia). Aprovechó para reivindicar que «la gastronomía y el producto local tienen cada vez más peso dentro de las Pitiüses y hacen que ambas islas se tengan en cuenta como un destino gastronómico», algo que «se está convirtiendo en un factor muy importante de desestacionalización». De hecho, Daniel de Busturia, secretario general de la Academia, se dirigió a las autoridades allí presentes para expresar que el cambio de modelo turístico o de oferta del que tanto se habla puede darse a través del impulso del sector de la gastronomía, además de «otras ofertas de interés» como «el teletrabajo o actividades empresariales de alto valor añadido que solo necesitan silencio creativo, infraestructuras de comunicaciones y tranquilidad», algo que ofrecen las Pitiüses. Para ello apeló al cuidado del medio ambiente, y concluyó que «un modelo de futuro es un modelo sostenible». Para ello, dijo, la gastronomía «juega un papel muy importante»: «Eivissa y Formentera no tienen capacidad suficiente para cultivar con vistas a exportar aquellos productos que constituyen la originalidad de sus platos», añadió De Busturia, que apostó , por ello, por una «transformación del producto que haga que los aficionados al arte del comer vengan a Eivissa y Formentera a disfrutar de esos productos y transformaciones que solo aquí se pueden encontrar».

El acto contó con la presencia de asociaciones de este ámbito y del Consell y ayuntamientos ZOWY VOETEN

Antes de conceder los premios, se proyectó un vídeo en la sala del hotel donde se celebró el acto, a modo de recopilatorio de imágenes de diferentes locales y personas del sector de la gastronomía en las Pitiüses. El evento fue presentado en clave humorística por el actor y productor Joan Gràcia, que a su vez es miembro de la academia pitiusa. Se iba presentando con un nombre diferente en cada una de sus intervenciones, pasando de ser María Teresa Campos a ser Carlos Sobera o Ana Rosa Quintana. Hasta presentarse, ya al final, con su nombre verdadero.

Imagen del cóctel que tuvo lugar ayer tras el acto en el Ibiza Gran Hotel ZOWY VOETEN

Santi Costa, socio del restaurante Es Caló (que abrió hace 10 años), vino desde Formentera para recoger el galardón y se pronunció en la misma línea: «Los restauradores nos damos cuenta al hablar con los clientes de que quien viene a Eivissa y Formentera de vacaciones ya sabe que puede comer bien en la mayoría de sitios a los que vaya» y que ese es precisamente uno de los atractivos turísticos, explicó en el cóctel que hubo tras el acto. «Ofrecemos producto fresco, de pescado, con verduras locales y una cocina sencilla con producto 100% tradicional», agregó.

José Miguel Bonet con su premio, junto a Pedro Matutes, presidente de la Academia de Gastronomía ZOWY VOETEN

Tras la entrega de los reconocimientos también hizo declaraciones José Miguel Bonet, chef que se encarga del restaurante Es Ventall, situado en Sant Antoni, junto a sus hermanas y madre: «Estoy muy contento de que después de casi 40 años de trabajo haya un reconocimiento al trabajo de mis padres y de su continuación por parte de mis hermanas y de mí», expresó Bonet en relación a este negocio familiar que innova con la comida tradicional ibicenca.

Joan Marí, director insular de Medio Rural y Marino, durante su intervención en la ceremonia, para recoger el premio de Sabors d’Eivissa ZOWY VOETEN

Tanto él como Costa se muestran satisfechos con la temporada: «Nos llegan a decir en marzo o abril que iría así, y hubiésemos firmado todos. Agosto está siendo un mes muy bueno y el junio y julio de este año no tienen nada que envidiar a temporadas, quizás, como las de 2018 o 2019», aseguró Bonet ante los medios. «Si todo sigue así hasta septiembre y octubre, estaríamos ante una temporada de seis meses normales, teniendo en cuenta que nosotros empezamos en abril», apostilló. En este sentido, Costa declaró que ahora mismo su negocio «funciona al ritmo de siempre» y que la temporada va «muy bien» en Formentera, por lo que están «muy contentos» con el nivel de trabajo que tienen.

El chef Pau Barba recoge su premio, entregado por Daniel de Busturia ZOWY VOETEN

Por su parte, el director insular de Medio Rural y Marino, Joan Marí (que recogió el premio de Sabors d’Eivissa) señaló que «el sector turístico y hotelero es el que de verdad puede conseguir que el sector primario conviva con él, tenga un impulso y, por qué no, para que seamos cada vez más autosuficientes». «Todavía estamos en pandemia y todos hemos visto la fragilidad que teníamos en estas islas, lo que merece una reflexión», añadió Marí.

Por otro lado, Pedro Matutes explica que la entidad está trabajando en realizar un evento fuera de la isla para dar a conocer a los cocineros y platos de aquí en Madrid o Barcelona, la ciudad está todavía por decidir. Además, Matutes valoró que la cocina ha cumplido una «labor social» durante estos duros meses de pandemia: «Nos ha permitido sentarnos en una mesa con familiares y amigos y poder evadirnos unos minutos de lo que hemos vivido». Esto es algo con lo que coincidió Vicent Marí, presidente del Consell, que intervino al final del acto. También estuvieron presentes el alcalde de Sant Antoni, Marcos Serra, la consellera insular de Promoción Económica y Empresarial, Maria Fajarnés, y los tenientes de alcalde Elena López (alcaldesa en funciones de Vila) y Miguel Tur (Santa Eulària). Tampoco faltó representación de las asociaciones del sector de la restauración, hotelero, de los relacionados de alguna u otra forma con la gastronomía y de la patronal empresarial.

Compartir el artículo

stats