Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un domingo sin vehículos y sin el sonido de los tambores en Benirràs

Policía y Guardia Civil controlan el tráfico rodado con el fin de evitar la concentración de vehículos en las vías de acceso a la playa

27

Un domingo sin vehículos y sin el sonido de los tambores en Benirràs Toni Escobar

Se han acabado las aglomeraciones y la fiesta de los tambores en la playa de Benirràs. Cada domingo desde hace años, muchas personas se reunían a ver la puesta de sol en la playa con el sonido de los tambores. Ayer, la Policía impedía la fiesta y no dejaba que los tambores empezaran a sonar. Además, desde las tres y media de la tarde se habilitó un dispositivo de seguridad que controlaba el número de coches que bajaban al parking.

«El objetivo es evitar el cúmulo de coches en la entrada de la playa, para que si ocurriera alguna desgracia, como la del incendio que sucedió en 2010, los servicios sanitarios y los bomberos puedan acceder a la zona», explicaba Antonio, uno de los responsables de seguridad que controlaban el acceso de vehículos. En la playa, tres policías locales controlaban el aforo en la zona y vigilaban que en ningún momento empezara la fiesta de los tambores.

La playa de Benirràs, ayer por la tarde, llena de gente. | TONI ESCOBAR

Latas y suciedad en la playa

La mayoría de personas que visitaban la playa ayer no conocían las restricciones, ni tampoco sabían que no se iba a celebrar la fiesta de los tambores. Una pareja que esperaba el bus para acceder a la playa explicaba convencida que acudían a escuchar la música durante la puesta de sol. «Nosotros pretendemos bajar a la playa y entonces quedarnos a ver la puesta de sol mientras escuchamos la música de los tambores», decía Chely Crespo.

Ya hacía años que el Ayuntamiento se mostraba preocupado por la afluencia masiva a Benirràs. Ya no solo por las aglomeraciones de gente los domingos, sino por las condiciones en las que dejaban la playa al día siguiente. «Realmente está prohibido tocar instrumentos en la playa, porque es un lugar público. Pero otro problema importante es que después de estas fiestas siempre nos encontrábamos la playa llena de plásticos y latas», defendió el jefe de la Policía Local de Sant Joan.

Control ubicado en la carretera hacia Benirràs. | TONI ESCOBAR

Pero pese a todas las restricciones, ayer en Benirràs a las seis de la tarde eran numerosas las personas que disfrutaban de la playa y del sol. También había mucha afluencia de gente en el mercadillo y en los bares y restaurantes de la zona. «Entendemos que no se pueda bajar con los coches, según tengo entendido es porque abajo aparcaba mucha gente y no podían pasar ni las ambulancias, ni la policía, ni los bomberos cuando era necesario», contaba Rubén Marín, uno de los visitantes de Benirràs ayer por la tarde.

«El problema es que muchas personas vienen para ver los tambores, y nosotros les intentamos explicar que ya no se puede hacer, pero muchas veces no nos creen», lamentaba Antonio, de la seguridad y control del aforo, que explicaba que en muchas ocasiones la gente no entendía por qué no podía pasar con el coche a la playa.

El Departamento de Transportes del Consell de Ibiza también ha habilitado un servicio de autobús que sale desde el aparcamiento de sa Plana y baja hasta la playa. Esta conexión se ofrecerá hasta las once de la noche, y pasará cada media hora, los domingos.

Compartir el artículo

stats