Armengol elogia el ‘seny’ de los jóvenes baleares frente a la covid

«Más no podíamos hacer para proteger a la población», defiende la gestión de la crisis de los estudiantes

Imagen ayer por la mañana de los jóvenes peninsulares en el ferry a su salida del puerto de Palma rumbo a Valencia. | B.RAMON

Imagen ayer por la mañana de los jóvenes peninsulares en el ferry a su salida del puerto de Palma rumbo a Valencia. | B.RAMON / Myriam b.Moneo/agencias. PALMA

Myriam B. Moneo / Agencias

En una velada crítica a la actitud de los estudiantes peninsulares que vienen a las islas para disfrutar de un viaje de fin de curso sin cumplir con las medidas de seguridad que ha impuesto la pandemia, la presidenta Francina Armengol expresó ayer su reconocimiento a los jóvenes de las islas que actúan con responsabilidad para prevenir la covid, señaló revelando que 17.367 baleares de entre 16 y 29 años ya se han vacunado y otros 41 tienen cita para hacerlo.

La presidenta también hizo hincapié en que el archipiélago ha sido la primera región en abrir la vacunación a esta franja de edad y que es la única que ofrece a los desplazados considerados contactos estrechos de contagiados pasar la cuarentena en un hotel habilitado para ese fin cuyo coste asume la administración pública.

Armengol compareció ayer junto a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, en la terminal de llegadas del aeropuerto de Palma para, juntas, presentar la entrada en vigor este primero de julio del certificado digital europeo, después de comprobar su funcionamiento en el área de control de pasajeros.

«Acatamos», subrayó la presidenta, «pero no compartimos la resolución judicial» que ha anulado el confinamiento de los jóvenes que vinieron a Mallorca en viaje de estudios y que han estado confinados desde el domingo en el hotel Palma Bellver por el megabrote de covid.

Armengol quiso dejar claro que la decisión de confinar a los estudiantes se tomó «por criterios sanitarios» atendiendo a la misma definición de contacto estrecho que está rigiendo en la comunidad desde el principio de la pandemia.

«Un peligro para ellos mismos»

«Más no podemos hacer», advirtió la presidenta recordando que los estudiantes contactos estrechos son «un peligro para ellos» y los que se crucen en su camino, señaló subrayando que siguen confirmándose más positivos.

La ministra Reyes Maroto respaldó al Govern en su gestión ante el brote por los estudiantes en viaje de estudios en la isla y también recalcó que «acatamos la sentencia» de la jueza que ha anulado el confinamiento impuesto por el Ejecutivo Armengol, «pero tampoco la compartimos» porque «por encima de todo está la salud pública», señaló recordando que ella misma se tuvo que «cuarentenar» en diciembre.

La ministra y Armengol estuvieron acompañadas por el conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela; el responsable de Sanidad Exterior en Baleares, Raúl Izquierdo; y el director del aeropuerto de Palma, Tomás Melgar.

La presidenta señaló que se está preparando el recurso contra la resolución judicial que ha tumbado el confinamiento masivo de los estudiantes peninsulares al considerar que obedece a una decisión que no es proporcional al no haberse demostrado que los jóvenes no contagiados han podido estar en contacto directo en algún momento con los que sí han dado positivo en covid. «Más no podemos hacer», recalcó la jefa del Ejecutivo balear «para proteger» a la población de las islas y a la de la península.

Para la presidenta no había dudas de que durante su estancia en la isla, los estudiantes han sido contactos estrechos de otros jóvenes positivos por covid apuntando a las agencias que ofrecían diversas actividades en las que se han estado encontrando «en diferentes momentos del viaje» los jóvenes confinados.

«Les hemos informado bien», aseguró Armengol, «yendo habitación por habitación explicando las opciones», es decir, quedarse en el hotel covid en cuarentena, tomar el barco «sufragado» por el Govern que partió la mañana de ayer rumbo a Valencia o que «cada uno bajo su responsabilidad optara por la vía que quisiera». Y agradeció la responsabilidad de los que han elegido quedarse en el Palma Bellver incidiendo en que durante «muchos meses» en los hoteles puente han estado alojados otros turistas sin que «nunca» ninguno se resistiera al aislamiento preventivo.

«Queremos un turismo cívico», concluyó la líder del Govern reiterando que Baleares es la única comunidad que brinda «la garantía» de ofrecer un hotel puente para sus visitantes contagiados.

Suscríbete para seguir leyendo