En Ibiza «pasamos de un ocio controlado a un ocio descontrolado»

Bares y restaurantes denuncian que a partir de las cinco se disparan los botellones

Terrazas en el paseo de Vara de Rey de Ibiza.

Terrazas en el paseo de Vara de Rey de Ibiza. / Vicent Marí

Rubén J. Palomo

Rubén J. Palomo

La limitación horaria impuesta a bares y restaurantes de Ibiza para evitar el «tardeo», según las propias palabras de la presidenta del Govern balear, Francina Armengol, podría estar provocando un efecto secundario en forma de fiestas ilegales y botellones. Según denuncian las patronales del sector hostelero, cerrar las terrazas a las cinco de la tarde y no poder servir alcohol para llevar desde esa hora no evita que muchos se monten su propia fiesta.

«Pasamos de tener un ocio controlado a un ocio descontrolado», afirma Joan Roig. El directivo de ABRE y responsable de los restaurantes Can Guillemís y Can Mosson recuerda que en sus negocios «se cumplen las distancias, el número máximo de cuatro personas por mesa, el uso de mascarilla y el lavado de manos», algo que no ocurre a partir de las cinco de la tarde. 

Roig no comprende que en Ibiza, «con una de las incidencias más bajas de España», no se «revisen» las medidas para «flexibilizarlas». «Y más ahora con el cambio horario, porque tener más horas de luz nos influye», subraya. Según el empresario ibicenco, prohibir los interiores y cerrar a las cinco es «discriminatorio» y «demencial», teniendo en cuenta el volumen de contagios activos (91) que presenta la isla. 

"El virus funciona igual a las nueve de la mañana que a las siete de la tarde. Botellones y ‘torradas’ hay todos los fines de semana"

Verónica Juan

— Pimeef

Desde Pimeef, Verónica Juan no ve «lógico» que ellos no puedan servir bebidas pero en los supermercados se pueda adquirir alcohol. «Al Govern le preocupa el tardeo, pero el virus funciona igual a las nueve de la mañana que a las siete de la tarde. Botellones y ‘torradas’ hay todos los fines de semana», añade.

Las patronales de bares y restaurantes también valoraron las ayudas directas del Gobierno. Desde su anuncio, el pasado día 11, se calculan 40 días para realizar las transferencias a las comunidades autónomas. En Pimeef prevén que «antes de dos meses no se empezará a pagar», aunque garantizan que «presionarán para que vaya lo más rápido posible». «Tu retraso, mi ruina», concluye Joan Roig con una expresión que se ha popularizado entre los afectados.

Suscríbete para seguir leyendo