La entrevista se desarrolla en la sala de autoridades del aeropuerto, situada en la zona de las instalaciones más próxima a la torre de control. Marta Torres está tranquila, acompañada de una responsable de prensa de AENA que no interviene en la entrevista. Se la nota suelta, confiada y preparada para afrontar la entrevista.

Ha tardado más de un año en atendernos. ¿Por qué?

Por nada en particular. Llegué en plena temporada y la actividad era la prioridad. Tenía que conocer a la gente y la operativa tan particular que tiene este aeropuerto en verano... Y a nivel personal tenía que estabilizarme. ¡La mudanza tardó semanas en llegar!

¿Qué es lo que más le ha sorprendido de este aeropuerto?

Lo más radical fue el cambio [antes dirigió el de Granada, que cerró 2018 con 1,1 millones de pasajeros, por los 8,1 millones de Eivissa]. Pasado el año, me he dado cuenta de que así como hay dos islas, hay dos aeropuertos. Y la necesidad de dar un buen servicio a tantos turistas que llegan en verano.

¿Qué futuro tiene el aeropuerto si el tráfico aéreo sigue creciendo tanto?

Los meses de julio y agosto tienen descensos o crecimientos muy controlados y esperamos seguir creciendo en el inicio y fin de temporada y en invierno. La isla tiene muchas posibilidades para potenciar el turismo en invierno. Nuestra idea es esa, y mejorar la conectividad para los residentes. Ése es nuestro margen de crecimiento.

¿Notan una consolidación del turismo en mayo y octubre?

Sí, este año hemos crecido al 5% y 6% en abril y mayo y en temporada alta lo haremos por debajo del 2%. El aeropuerto puede aceptar más tráfico y hay un leve descenso del turismo británico. Recuperarlo podría ser otro objetivo.

¿Cómo afrontará el caos de tráfico frente a la terminal?

Hay quejas puntuales por acumulación de coches, pero no es nada diferente a lo que ocurre en la isla. Tenemos en mente la ampliación de los aparcamientos de vehículos privados y de rent a car y la creación de un parking express para paradas rápidas. Pero lo que apreciamos es que la acumulación de tráfico no es una foto continua.

El carril de descargas rápidas y el bar instalado en la calle de acceso no sé si ayuda...

Vamos a hacer cambios, pero al final los carriles que hay delante de la terminal no han variado sustancialmente en los últimos años. Y la cafetería al final lo único que limita es el estacionamiento de parada de dos o tres vehículos. El problema viene porque no se cumplen las zonas de parada rápida, donde no se pueden quedar los vehículos. ¡Y tampoco se puede estacionar en los otros viales y es una foto habitual! Si todos queremos parar delante de la terminal...

Hábleme de los proyectos para ordenar el tráfico de coches.

Incrementar la capacidad del parking, lo que evitará tanto tráfico, y sacar los vehículos privados delante de la terminal para reconducirlos a la parte trasera. El parking express tendrá una barrera de control y parada gratuita durante un tiempo para carga y descarga... Ampliaremos algún carril en el interior y crearemos una segunda rotonda porque muchas veces la saturación del aeropuerto viene provocada por lo poco que da de sí la entrada por la rotonda de La Ponderosa. Son proyectos lanzados que pueden iniciarse en el otoño de 2020.

¿Está listo el proyecto de la rotonda en el cruce con la carretera a Sant Josep

No, todavía no. Empezaremos con la ampliación del parking de rent a car y la creación del express. Y a continuación remodelaremos los accesos y cambiaremos la ubicación de la zona de taxis y ampliaremos el espacio para los peatones para que sea más cómoda la entrada y la salida de la terminal¡.

Por lo que comenta, se descarta la entrada subterránea al parking

El parking crecerá en una altura para duplicar su capacidad y dejar la posibilidad de seguir creciendo. Se duplicará el número de plazas de 500 a 1.000. Soterrar los proyectos tiene su complejidad.

Los taxis pirata siguen ahí. ¿Se le ocurren otras medidas para tenerlos a raya?

Tenemos personal que controla lo que puede y en cuanto tenemos constancia, lo ponemos en conocimiento de la Guardia Civil. Avisamos por megafonía a los turistas y tenemos señalética en el suelo a petición del Consell y facilitamos a la Guardia Civil y la Policía Local de Sant Josep el acceso a nuestras cámaras de seguridad...

Todo el mundo sabe quiénes son...

Es verdad que muchos días están incluso de una forma hasta provocativa, pero otros días no observamos tanta actividad. No tenemos registradas incidencias con los pasajeros. Estamos preocupados y hacemos lo que podemos con los medios que tenemos. Sí me consta que tanto el verano pasado como éste el trabajo de la Guardia Civil está siendo importante. Tienen un local en el hall de llegadas que les permite actuar más rápido. Esperemos controlar más el tema, pero a veces la creatividad de este tipo de gente.. (Ríe).

Parece que siempre van por delante de las instituciones.

¡Exactamente!

En cuanto al tráfico aéreo, ¿se ha descartado definitivamente convertir la pista de rodadura en la segunda pista de aterrizajes?

Sí, hace tiempo.

Lo pregunto no sólo por operativa y seguridad. El aeropuerto de Palma tuvo que cerrar hace unos días una de sus dos pistas por un incidente que en Ibiza habría obligado a cerrar el aeropuerto.

Durante un tiempo hasta retirar el avión, sí. Habilitar la calle de rodaje lleva alrededor una serie de servidumbres que obligaría a limitar el espacio tanto en los extremos como en los laterales. Nos limitaría el espacio.

¿Cómo condiciona la vecindad con el Parque Natural?

Sobre todo por la presencia de aves, y también las que van al vertedero.

¿Qué pasa con la terminal interislas?

¿Una terminal interislas?

El filtro sólo para los vuelos entre las islas...

¡Vale! (Ríe). Me había asustado. El filtro [general de seguridad] es una de las mejoras de este verano por su amplitud y por las doce líneas de que dispone. Estamos en una media [de espera del pasaje] de tres o cuatro minutos, y los diez minutos de espera se superan de manera puntual y representan sólo el 1% o 2% de los casos. Con estos valores damos un buen servicio en general a todos los pasajeros, que no tienen que esperar demasiado. Es el objetivo. Hacemos controles de tiempo a diario para poder reaccionar. Y por eso decidimos a principios de verano no activar el filtro interislas y esperar al final del verano, porque si [el filtro general] funciona bien y las esperas son cortas, es que no existe esa necesidad. Pero no lo descartamos si cambia el perfil del pasajero, por ejemplo. Entiendo las necesidades de la gente que tiene que viajar a Palma.

¿Qué opina sobre la gestión compartida del aeropuerto con las administraciones locales?

Si me lo permite, no le contestaré. Le podría dar mi opinión personal, pero creo que es una decisión política, de la empresa. Lo importante es que el aeropuerto no es ajeno a su entorno; al contrario, está muy interrelacionado y más en una isla. La comunicación con el Consell y con los ayuntamientos, no sólo el de Sant Josep, es necesaria e importante. Para eso están los comités de desarrollo de rutas y de coordinación aeroportuaria... Pretenden permitir, informar y opinar al territorio sobre las cosas que le influyen del aeropuerto.

Como residente en Ibiza y responsable de la principal puerta de entrada de turistas, ¿no se siente algo responsable de la masificación en verano?

Es una visión algo extraña porque no creo que la gente venga a ver el aeropuerto. Creo que la demanda y el atractivo que tiene la isla es lo que provoca su llegada. No me ha sorprendido excesivamente [la masificación], no sé si porque estoy acostumbrada a veranear en sitios parecidos o porque soy madrileña y sé lo que es vivir en una gran ciudad con atascos. No me incomoda.

Hay quien apunta la necesidad de limitar la entrada de gente.

Hace años que trabajamos con las instituciones para desestacionalizar un poco. Ahora está controlado el tráfico punta y queremos crecer en meses valle y algo en el invierno, mejorando la conectividad para el residente y el residente internacional. No estamos buscando crecer desorbitadamente en verano y en ese sentido trabajamos desde hace años. En los últimos cinco años el tráfico ha crecido un 38% en los meses de verano, y en invierno, un 83%. El crecimiento en los meses fuertes de verano será escaso, tal vez del 1%. Pero insisto en que no es el aeropuerto el que atrae a la gente.

¿Se tendrá que ampliar el perímetro teniendo en cuenta el aumento de la actividad?

El perímetro es el que tenemos. Pero plantearse una segunda pista o ampliar para duplicar la capacidad... No lo veo necesario actualmente, no hay demanda para ello. Aparte de que por conservación medioambiental iba a ser difícil que nos lo aprobaran si no hay una justificación clara. Creo que el aeropuerto tiene capacidad suficiente ahora mismo para seguir creciendo.

¿Cuándo empezarán las obras de los accesos rápidos a la pista?

No tenemos claro si empezaremos las obras este invierno o el que viene.

¿Han tenido alguna solicitud por parte de alguna compañía para crear rutas transoceánicas?

Siempre estamos trabajando en lograr rutas nuevas y esas conexiones pueden ser muy positivas. Pero hay que analizar cómo se organizan esos tráficos de largo radio porque al final deben ser las compañías las que tienen que proponerlas. No tenemos un interés claro de ninguna compañía, pero si llegase se trataría. Pero creo que podríamos usar otras bazas más interesantes y factibles como las conexiones indirectas a través de hubs como Frankfurt, Madrid, Barcelona, Londres... O incluso con Palma. Hay cosas por hacer, como promoción y facilitar la compra de estos enlaces por internet. Para que un avión opere de forma satisfactoria en un destino de largo radio se tienen que dar muchas condiciones porque estos aviones se concentran en pocos aeropuertos. No descartamos esa idea porque el aeropuerto puede aceptar aviones de mayor tamaño.

Es la segunda directora del aeropuerto. ¿Ha tenido problemas en AENA por ser mujer?

En absoluto. AENA es una empresa donde hay igualdad de oportunidades. Ahora mismo, si no me equivoco, somos once directoras y eso es representativo de la participación de la mujer en este sector. No hay ningún tipo de discriminación y si a alguna chica le interesa este mundo, que se dedique porque no hay ningún tipo de prejuicio sobre si eres hombre o mujer.

¿Cobra lo mismo que sus colegas varones?

Está regulado por tablas. No hay diferencias. Me hacen muchas veces esta pregunta y creo que al final depende de la forma de ser de la persona; no tiene que ver con la diferencia de sexo sino más bien con la forma de ser y de gestionar.

Sus predecesores en el cargo salieron de Ibiza para dirigir nada menos que Madrid y Palma. ¿No le entra vértigo al pensarlo?

¡Me alegro mucho por ellos! (Ríe). Estoy muy ilusionada y motivada con los proyectos que tenemos en Ibiza y no tengo ahora mismo planteamientos más allá de estos años aquí. No soy una persona miedosa y dependerá de las circustancias tanto personales como profesionales. Estoy muy satisfecha con lo que tengo ahora, sobre todo en lo que respecta al equipo. Es muy bueno y me facilitó mucho las cosas cuando llegué.