El exfiscal Pedro Horrach, que defiende al empresario Matthias Kühn Matthias Kühnen el juicio por las obras presuntamente ilegales que realizó en su residencia del islote ibicenco de Tagomago, ha solicitado la anulación del proceso por vulneración de los derechos fundamentales de su cliente.

La defensa del otro acusado, el constructor Guido Hecker, ha pedido igualmente la nulidad de las actuaciones y ha argumentado además la prescripción de los presuntos delitos, por los que cada acusado se enfrenta a una petición de pena de dos años de prisión.

El acusado ha llegado a las 10.05 horas a los juzgados para declarar sobre las obras que hizo hace ya una década en la casa del islote de Tagomago para reconvertirla en una mansión de lujo con piscina. El juicio ha comenzado a las 11 horas.

Kühn ha llegado en un taxi desde el aeropuerto de Ibiza con su abogado, el exfiscal Anticorrupción Pedro Horrach. El empresario vestía traje azul y mostraba un rostro muy serio.

Una docena de periodistas y fotógrafos aguardaban en la sala de espera de la cuarta planta de los juzgados de Ibiza.

Dos representantes de Prou! querían entrar en el juicio como público pero el reducido espacio de la sala no lo ha permitido.

El letrado del constructor, Carlos Barceló, ha recordado que el procedimiento se archivó en 2014 y que después se abrió juicio oral por el mismo delito -contra el medio ambiente- "sin haber aportado ningún elemento ni hecho nuevo".

Por contra, la Fiscalía sostiene que Kühn y Hecker son responsables de delitos contra el medio ambiente y también contra la ordenación del territorio por unas obras que se llevaron a cabo en 2008.

Los acusados se han negado a declarar en la vista celebrada hoy durante cuatro horas en el juzgado de lo penal 2 de Ibiza, en la que el abogado Horrach ha calificado el proceso de "expedición de pesca, 'a ver si encontramos algo'" dada la condición de personaje público de su cliente, pareja de la exvedete Norma Duval.

"El ruido mediático condiciona muchos casos", ha señalado en su alegato de conclusiones.

Horrach ha calificado de "nimias" las obras realizadas en Tagomago y ha hecho hincapié en que su cliente se ha sentado hoy en en el banquillo de los acusados por "un hecho delictivo que no ha sido ni tildado de infracción administrativa", por lo que ha calificado las actuaciones de "indiscriminadas".

En su relato, el exfiscal ha destacado que la única administración competente en este asunto, el Ayuntamiento de Santa Eulària, no se ha pronunciado al respecto a pesar de que en 2008 se presentó una petición de licencia de obra y, posteriormente, un proyecto de legalización. En ninguno de los casos el Consistorio se pronunció.

Por otro lado, Horrach ha mantenido su defensa intentando desacreditar el informe pericial de un ex trabajador de Xarxa Natura y en el que se constatan los delitos por los que hoy se juzgaba a Kühn asegurando que fue una persona elegida a "la carta" por el juez instructor, que no juró el cargo para ser perito y tampoco fue nombrado.

Este perito, que fue jefe de servicio de Planificación de la Conselleria de Medio Ambiente hasta 2011, ha asegurado por videoconferencia que cuando asumió el cargo como jefe de servicio encontró un expediente referido a Tagomago con cinco denuncias de los agentes de Medio Ambiente y sin tramitar.

Una vez estudiado el caso, optó por trasladar el informe a los servicios jurídicos de la Conselleria, que a su vez lo pusieron en conocimiento de la Fiscalía.

En agosto de 2012, cuando ya no era jefe de servicio, este perito remitió un informe de ampliación en respuesta a la solicitud del juez instructor, ha señalado.

Horrach ha puesto de manifiesto que unos meses antes de este último informe, la comisión balear de Medio Ambiente informó de forma favorable la legalización de estas obras.

El exfiscal ha incidido además en que Kühn no es el dueño de Tagomago, sino que tiene alquilado el islote desde 2000.

El otro letrado defensor ha coincido en alegar que la acusación se basa en un informe realizado por un técnico "totalmente subjetivo" y con falta de "imparcialidad".

Además del perito, han declarado varios de los agentes de Medio Ambiente que han constatado que en 2008 se hicieron obras en el interior y exterior de la vivienda de Tagomago.

Aunque sí verificaron que hubo una incremento de la superficie construida con la instalación de pasarelas o el embaldosado de caminos, no comprobaron si hubo un incremento en el volumen de la vivienda.

En el mismo sentido se han pronunciado los agentes del Seprona de la Guardia Civil que han comparecido en la vista.

El conseller de Medio Ambiente, Miquel Vericad, ha declarado durante la vista en calidad de agente de medio ambiente.

La Fiscalía reclama para el alemán dos años de prisión, una sanción económica de 10.800 euros y la inhabilitación de cuatro años para desempeñar su trabajo como promotor. Asimismo, solicita para el responsable de ejecutar las obras, Guido Hecker, otros dos años de cárcel, una multa de 16.200 euros y la inhabilitación durante cinco años para ejercer como constructor.

Según Fiscalía, entre otras cosas, se construyó en la parte trasera de la mansión del islote un camino de piedra y cemento de unos 20 metros de largo. Además, el empresario construyó otro camino empedrado de unos 80 metros para unir la vivienda con el camino del faro y se aumentó la altura de algunas edificaciones.

El empresario y el arquitecto que dirigió los trabajos se enfrentan a sendas penas por parte del fiscal de un año de prisión por un delito contra la ordenación del territorio y otro año más por otro delito contra el medio ambiente al tratarse de una zona declarada Área Natural de Especial Interés (ANEI) y estar protegido por la Unión Europea como LIC y ZEPA. Además, el Ministerio Público pide que se les condene a la demolición de todo lo construido ilegalmente.

En el escrito de acusación se insta también a desmantelar la pasarela de madera de cientos de metros que se extiende desde la mansión y a restituir el lugar «a su estado anterior», bajo la supervisión de los tecnicos del Ayuntamiento de Santa Eulària y de la conselleria insular de Medio Ambiente.

La juez titular de la sala de Penal número 2 de Ibiza, Martina Rodríguez prevé dejar el caso visto para sentencia en una única jornada. Esta será la primera vista oral en la que actuará como abogado el exfiscal Anticorrupción Pedro Horrach, contratado para representar e Kühn.