El Govern firmó ayer un convenio con la Asociación Memoria de Mallorca para elaborar en un plazo de 18 meses un mapa de las fosas comunes de víctimas de la Guerra Civil y del franquismo, las cuales se señalizarán y «dignificarán», así como para estudiar la posible exhumación de los que fueron enterrados allí.

Gracias a este acuerdo, el Govern aportará 36.000 euros para que se localicen y se haga una ficha de cada fosa. Actualmente están localizadas 32 en 24 municipios mallorquines, 23 con su existencia comprobada y el resto, aún por examinar. Una vez reconocidas las fosas y recogidos los datos, la consellera de Asuntos Sociales, Fina Santiago, indicó que se incorporarán al mapa de fosas que se elabora en toda España, y añadió que la intención del Govern es extender la iniciativa a Menorca y a las Pitiusas, bien mediante convenios con asociaciones o con algún historiador.

El presidente del Govern, Francesc Antich, destacó la labor de señalizar y proteger las fosas, pues es «de suma importancia» que haya un lugar donde los descendientes de las víctimas «puedan ir a llorar», algo en lo que coincidió la presidenta de la Asociación Memoria de Mallorca, Maria Antònia Oliver.