Formentera

Salud espera iniciar en septiembre la tramitación del nuevo centro de salud de Formentera

La consellera balear inaugura la nueva base permanente del 061 de la isla, un espacio que califica como «la joya de la corona del 061 en Balears»

La consellera de Salud, en el centro, con el resto de representantes sanitarios y el personal del 061.

La consellera de Salud, en el centro, con el resto de representantes sanitarios y el personal del 061. / C.C.

Carmelo Convalia

Carmelo Convalia

La consellera balear de Salud, Manuela García, avanzó ayer en Formentera, durante la inauguración de la base operacional del Servicio de Atención Médica de Urgencias (SAMU 061), que su departamento ya está trabajando en el plan funcional del futuro Centro de Salud que también se ubicará en esta zona sociosanitaria de la isla.

García explicó que aún queda por definir el presupuesto concreto, pero calculó que podía oscilar entre los tres y los cuatro millones de euros, y que serán los propios técnicos del área de Salud los que redacten y realicen el proyecto, tal y como ha ocurrido con la nueva base de 061.

Esto, apuntó, les permite agilizar los proyectos: «Esperamos iniciar los trabajos, que significa hacer el plan de necesidades y estructura, en septiembre» para que esta nueva infraestructura esté lista para el final de la legislatura.

Respecto a la demanda de dotar de una Unidad básica de Salud a la localidad del Pilar de la Mola, la consellera reconoció que, «en principio, no tenemos previsto el inicio de esa unidad» ya que en el plan de infraestructuras de 2023-2027 «no se encuentra de momento, no está contemplado».

En su intervención, con motivo de la inauguración de la base del 061 (situada junto al hospital de la isla), la consellera manifestó: «Esta nueva sede es la joya de la corona del 061 de Balears y nos quedamos cortos». Detalló que lo importante es que la nueva instalación permitirá a los profesionales «ubicarse de una manera digna y sustituye a los módulos prefabricados que había antes, lo que es fundamental porque se pasan muchas horas y las guardias son muy largas».

La nueva base operacional del SAMU 061 ya está operativa. Ayer, García la visitó acompañada del presidente del Consell de Formentera, Llorenç Córdoba; del director general del Servicio de Salud, Javier Ureña; del gerente del SAMU 061, Eloy Villalba, y del gerente del Área de Salud de Ibiza y Formentera, Enrique Garcerán.

También asistieron, aunque en un segundo plano, las conselleres de Sa Unió Verónica Castelló y Cristina Costa, además de la portavoz socialista, Ana Juan, que acudió unos minutos con el uniforme de enfermera del hospital de la isla, donde trabaja.

Trece dormitorios

La nueva base tiene una superficie de 890 metros cuadrados divididos en dos alturas conectadas por el interior: una planta baja de 605 metros cuadrados donde se ubican los locales de servicios generales (acceso, recepción, sala de descanso, sala administrativa y un aparcamiento para ambulancias con capacidad para cuatro vehículos), y una primera planta para los vestuarios y una zona de trece dormitorios.

La nueva instalación cuenta con tres recursos de guardia ya en funcionamiento formados por una unidad de soporte vital básico (USVB) con dos técnicos; una unidad de soporte vital avanzado (USVA) con un técnico de emergencias, un enfermero y un médico, y una unidad de transporte sanitario no urgente (Utsnu) con un técnico de emergencias.

Por lo que la dotación de personal en permanencia en el centro es de seis profesionales. Todos ellos pertenecen a las bases de Ibiza, Santa Eulària y Sant Antoni, pero van rotando.

El proyecto arquitectónico es responsabilidad del equipo de profesionales de la Oficina de Arquitectura del Servicio de Salud, formado por Jordi Mestre, Francisco Marí y David Bravo, y la construcción ha supuesto una inversión de 2.771.290 euros.

Criterios ‘pasivos’

El proyecto está diseñado según criterios’ pasivos’ que, mediante la volumetría, orientación y tratamiento de las diferentes fachadas, permiten conseguir una alta eficiencia energética (calificación A en el certificado energético).

Está construido con madera contra laminada (CLT) y esto permite ahorrar dos toneladas de CO₂ por cada metro cúbico de madera respecto al mismo volumen en hormigón.

Además, cuenta con una instalación de placas fotovoltaicas que producirá alrededor de 40.000 kWh/año y evitará la emisión a la atmósfera de 115.000 kilos de CO₂ al año. La nueva base operativa del SAMU 061 en Formentera está financiada con fondos Feder.