Epígrafe

La propiedad del yate ‘Sophia 1’, varado en s'Espalmador, tiene que mejorar el plan para reflotarlo

El yate de 19 metros de eslora permanecesobre una duna del islote de s’Espalmador desde hace 15 días.

No hay fecha para que sea retirado

Carmelo Convalia

Carmelo Convalia

El propietario del yate de 19 metros de eslora ‘Sophia 1’, que se dedica al alquiler turístico y que la noche del pasado 22 de junio embarrancó en la playa de s’Alga, en el islote de s’Espalmador, en pleno Parque Natural de ses Salines de Eivissa y Formentera, presentó ayer las subsanaciones al plan de reflotamiento que le pidieron la Capitanía Marítima y la conselleria balear de Medio Natural para poder sacar el barco de esta zona protegida.

Turistas se pasean por la playa de s’Alga, frente al ‘Sophia 1’. | C.N.

Turistas se pasean por la playa de s’Alga, frente al ‘Sophia 1’. | C.N. / nombre apellido

La empresa presentó ayer esas subsanaciones y ahora ambos organismos deberán revisar el plan «para ver si es autorizable o no» y para que el armador retire el yate.

Un vigilante protegido por una sombrilla vigila el yate, que está rodeado por un precinto, día y noche. | C.N.

Un vigilante protegido por una sombrilla vigila el yate, que está rodeado por un precinto, día y noche. | C.N. / nombre apellido

El ‘Sophia 1’ se ha convertido en una atracción turística por la imagen que ofrece al quedar literalmente encaramado a una duna. Las baterías y los líquidos contaminantes fueron retirados en las primeras 48 horas. Desde hace dos semanas, el barco permanece en la misma situación, vigilado día y noche por varias personas para evitar posibles saqueos.

Capitanía Marítima

El capitán de marítimo de Eivissa y Formentera, Luis Gascón, precisó ayer que las subsanaciones del plan que han pedido al armador tienen que ver con distintos aspectos de seguridad para cuando el barco esté en el agua, ya que su situación en tierra, donde se encuentra actualmente, depende de la conselleria balear del Mar.

Gascón detalló que la mayor dificultad radica en que no puede llegar un buque con una grúa para elevarlo y sacarlo «porque hay muy poca profundidad en esa zona; esa es la mayor dificultad técnica».

Esto implica que el barco tiene que salir por donde ha entrado. La operación requerirá de la construcción de una ‘cama’, seguramente de madera, por debajo del barco para que se deslice ayudado por un remolcador. Cuando toque el agua, deberá seguir deslizándose hasta que encuentre el suficiente fondo para flotar en la bahía de s’Alga.

El capitán marítimo avanzó que tienen que analizar las mejoras al plan de reflotamiento y, «si han hecho las cosas bien, es probable que esta semana ya lo tengan» aprobado.

Otra cosa será la operación de rescate, que «puede durar días porque además tiene que venir un remolcador potente, que no es baladí. Me resulta difícil fijar plazos», reconoció Luis Gascón a Diario de Ibiza.

Suscríbete para seguir leyendo