Formentera abre una base del SAMU 061 con capacidad para 13 profesionales

El proyecto ha supuesto una inversión de más de 2,7 millones de euros

Varios vehículos del SAMU en el hospital de Formentera

Varios vehículos del SAMU en el hospital de Formentera / ASEF

Formentera ya cuenta con una base del Servicio de Atención Médica de Urgencias (SAMU 061), que está situada junto al hospital de la isla. El Consell Insular confirma en un comunicado que la construcción tiene una superficie de 890 metros cuadrados divididos en dos plantas conectadas internamente. La planta baja cuenta con 605 metros cuadrados y acogerá los locales de servicios generales, acceso, recepción, sala de descanso y sala administrativa y un aparcamiento para ambulancias con capacidad para cuatro vehículos. En la primera planta se ubicarán los vestuarios y 13 dormitorios.

La nueva instalación cuenta con tres recursos de guardia ya en funcionamiento: una unidad de apoyo vital básico (USVB) con dos técnicos; una unidad de apoyo vital avanzado (USVA) con un especialista de emergencias, un enfermero y un medico y una unidad de transporte sanitario no urgente (UTSNU) con otro técnico de emergencias.

El equipo de profesionales de la Oficina de Arquitectura del Servicio de Salud; formado por Jordi Mestre, Francisco Marí y David Bravo; diseñó el proyecto arquitectónico con un presupuesto de 2.771.290,89 euros. La nueva base operativa del SAMU 061 en Formentera está financiada con Fondos FEDER y forma parte del Plan de Infraestructuras del Servicio de Salud 2024-2027, que prevé una inversión de 435 millones de euros en infraestructuras sanitarias en los próximos cuatro años.

Alta eficiencia energética

El proyecto tiene una alta eficiencia energética (calificación A en el certificado de esta categoría) gracias a su diseño «según criterios pasivos que la consiguen por medio de la volumetría, orientación y el tratamiento de las diferentes fachadas», destaca la nota.

El edificio se construyó con madera contra-laminada, que permite ahorrar dos toneladas de dióxido de carbono por cada metro cúbico de madera respecto al mismo volumen en hormigón. Además, cuenta con una instalación de placas fotovoltaicas que producirá unos 40.000 kilowatios por hora al año y evitará la emisión anual de 115.000 kilos de dióxido de carbono. Toda la instalación eléctrica es de alta eficiencia y con sensores de presencia para reducir el consumo.

«Una demanda del pueblo de Formentera»

El presidente del Consell Insular, Llorenç Córdoba, recordó que esta base del 061 «era una demanda del pueblo de Formentera, así como de profesionales y sindicatos sanitarios y de todas las fuerzas políticas de la isla» y añadió: «Con el esfuerzo de todos ha sido posible». También aseguró que esta apertura es «un ejercicio de justicia hacia los residentes y visitantes de esta isla».

Córdoba señaló que, antes de la puesta en marcha de esta instalación y los profesionales que componen su plantilla, la isla solo contaba con refuerzos para este servicio «en verano, dejando a los residentes de la isla sin él fuera de la temporada turística». Apuntó que durante esos meses «el 061 se tenía que reforzar con personal sanitario del hospital de Formentera, provocando sobrecarga de trabajo a los profesionales y unos servicios hospitalarios que, a veces, se tenían que retrasar o incluso suspenderse».

Junto a Córdoba, visitaron las nuevas instalaciones la consellera balear de Salud, Manuela García; el director general del Servicio de Salud, Javier Ureña; el gerente del SAMU 061, Eloy Villalba y el gerente del Área de Salud de Ibiza y Formentera, Enrique Garcerán.