Crisis en el Consell de Formentera

Sa Unió rechaza la propuesta de Córdoba e insiste en que la única salida a la crisis es su dimisión

El presidente propone a los consellers recuperar los cargos de gobierno «sin rencillas ni rencores», incluido a José Manuel Alcaraz al que cesó de vicepresidente

El presidente Llorenç Córdoba atiende a los medios de comunicación en la plaza de la Constitució.

El presidente Llorenç Córdoba atiende a los medios de comunicación en la plaza de la Constitució. / C.C.

C.Convalia/ Redacción

La propuesta lanzada por el presidente del Consell Insular de Formentera, Llorenç Córdoba, para salir de la crisis política e institucional ha caído en saco roto. Esta mañana ha propuesto a sus excompañeros de Sa Unió «volver a gobernar la totalidad de los consellers (...) que ahora hace un año empezaron a regir la institución, incluido José Manuel Alcaraz, dejando rencores y rencillas en pro de cumplir con nuestra obligación».

Los ocho consellers de Sa Unió, todos juntos, posan delante del Consell de Formentera. | C.C.

Los ocho consellers de Sa Unió, todos juntos, posan delante del Consell de Formentera. | C.C. / c.Convalia/Redacción

Los consellers de Sa Unió no han tardado en rechazar la propuesta para reiterar, esta tarde, que la única salida a la crisis es la dimisión de Córdoba. En una breve nota de prensa los consellers de esta coalición formada por PP y Compromís han contestado: «Llorenç Córdoba ha tenido seis meses para intentar arreglar la crisis y no ha querido, por eso los consellers de Sa Unió dimos el paso de dimitir. Y con él, no hay vuelta atrás».

Propuesta desesperada

Para Sa Unió cualquier propuesta que haga ahora Córdoba «ni es seria ni es creíble y se necesitan soluciones definitivas para cerrar esta crisis». Han calificado la propuesta de «desesperada»: «Después de que en la Junta de Portavoces del viernes todos los grupos políticos expresamos que Llorenç Córdoba es el problema de la ingobernabilidad de nuestra isla, que nadie quiere gobernar con él y que todos los grupos estamos por el trabajo de presentar una moción de censura, si no dimite antes por responsabilidad».

Javier Serra (presidente de Compromís) ha afirmado que de Córdoba depende «que siga gobernando la coalición de Sa Unió, a la que el pueblo de Formentera dio la mayoría, coalición de la que Llorenç ya no forma parte». Finalmente, los consellers de Sa Unió afirman: «Llorenç Córdoba puede seguir siendo el problema, o puede ser la solución si dimite hoy mismo y nos deja trabajar», han insistido.

En la nota de prensa que ha emitido el presidente esta la mañana explica que continúa «buscando soluciones para garantizar la gobernabilidad de la institución tras la dimisión la semana pasada de seis de los ocho consellers de Sa Unió».

Además de insistir en ofrecer un acercamiento a sus excompañeros de Sa Unió (siete de los ocho consellers han renunciado a sus cargos, pero no a sus actas ganadas en las elecciones), la novedad radica ahora en que Córdoba ya no veta de manera inexcusable a su exvicepresidente, José Manuel Alcaraz, al que destituyó de todos sus cargos y a quien, en repetidas ocasiones, culpa de la crisis de gobierno que atraviesa el Consell desde noviembre pasado. Hasta el punto de que ahora mismo es ingobernable.

De esta manera, el presidente indica en su comunicado: «Ha llegado el momento de ser políticamente correcto y dejarnos de temas personales que al final no llevan a nada. Por responsabilidad, y respetando el mandato de los votantes de Formentera».

Este cambio de opinión tan radical, días después de que GxF proponga a PSOE y a Compromís la presentación de una moción de censura, lo justifica el presidente por la necesidad, dice, de «dejarnos de personalismos y gobernar para una ciudadanía que ha votado un cambio hacia la derecha»: «Vamos a demostrar ahora mismo que sabemos gobernar y que sabemos cambiar la manera de hacer política que tenía la izquierda. Vamos a ser leales a nosotros mismos y a la gente que nos ha votado, por lo que debemos demostrar que hemos aprendido mucho de esta crisis y que la vamos a superar de manera pacífica y respetando la decisión del pueblo de Formentera».

Además, las «soluciones» que propone ahora Córdoba «tienen que ir en consonancia con lo que votó el pasado mes de mayo el pueblo de Formentera: que Gent per Formentera y PSOE pasaran a la oposición y que Sa Unió gobernara con Lorenzo Córdoba como presidente». El presidente a través de su gabinete de prensa considera que «estamos en un momento complicado en el que está juego la gobernabilidad del Consell». «El pueblo de Formentera ha votado que quería un cambio y nosotros, de momento, no lo estamos consiguiendo». Recuerda también que la pasada semana, pidió «que los consellers que conformaban la Junta de Gobierno no dimitieran para que el Consell fuera gobernable y la respuesta fue negativa».