Los contactos

Sa Unió intenta un acercamiento al PSOE sin éxito para buscar una salida a la crisis en Formentera

GxF declina un encuentro solicitado por el presidente Llorenç Córdoba porque la renuncia de los consellers conservadores «está muy reciente» y antes debe reunirse su Ejecutiva

Consellers de diferentes partidos y funcionarios, en una pausa del pleno del pasado mes de mayo. | C.C.

Consellers de diferentes partidos y funcionarios, en una pausa del pleno del pasado mes de mayo. | C.C.

Carmelo Convalia

Carmelo Convalia

La coalición de Sa Unió (PP y Compromís) llamó el pasado domingo al PSOE de Formentera para mantener una reunión en la que les explicaron los motivos por los que siete de sus ocho consellers renunciaron, el pasado viernes, a los cargos de responsabilidad como vicepresidentes, miembros de la Junta de Gobierno y consellers con competencias en las áreas delegadas por el presidente, Llorenç Córdoba, con el que rompieron relaciones hace meses. En el encuentro, los socialistas no se mostraron muy receptivos ni muy dispuestos a llegar a un acuerdo porque insisten en que la solución a esta crisis es política.

Con la decisión de renunciar a sus cargos, los consellers conservadores han dejado a la institución insular sumida en una parálisis administrativa e institucional jamás vista en la historia, que impide tomar decisiones a través de la Junta de Gobierno (ver la edición de ayer de Diario de Ibiza o la web diariodeibiza.es).

Mientras, Córdoba llamó el viernes pasado a GxF para mantener «conversaciones privadas», según desveló la portavoz de este partido y expresidenta Alejandra Ferrer. Declinaron reunirse con el presidente porque «era muy reciente [la renuncia de los consellers de Sa Unió] y primero tendríamos reuniones con nuestra ejecutiva», detalló Ferrer. Está previsto que la dirección de GxF se reúna hoy. Respecto a Sa Unió, aseguró que no había contactado con ellos.

Óscar Portas, de Sa Unió, explica que el domingo «ya nos sentamos con una de las formaciones de la oposición y una de ellas [refiriéndose al PSOE] ha mostrado más preocupación que la otra, por lo menos es lo que entendemos».

Para Sa Unió, «ahora se abre una semana de oportunidades para que los políticos nos sentemos a hacer política y en la que las tres formaciones con representación en el plenario podamos encontrar una solución en la que estemos todos cómodos». Portas se refiere a Sa Unió, PSOE y GxF: «El camino que queda es llegar a un acuerdo con nosotros [Sa Unió]". "Tenemos toda la predisposición para sentarnos y encontrar la forma de que las tres formaciones nos podamos sentir cómodas y encontrar la estabilidad que a día de hoy necesita la institución».

Ana Juan y Rafa Ramírez, del PSOE, durante el pleno celebrado tras la expulsión de Córdoba de Sa Unió.

Ana Juan y Rafa Ramírez, del PSOE, durante el pleno celebrado tras la expulsión de Córdoba de Sa Unió. / Carmelo Convalia

El PSOE, que es el único partido que ha iniciado conversaciones oficiales con Sa Unió, tampoco se ha mostrado dispuesto a llegar a acuerdos. En un comunicado emitido el lunes pasadas las once de la noche, la ejecutiva socialista anunció oficialmente que «no pactará de ninguna de las maneras con Sa Unió» y exigió a los miembros del equipo de gobierno que entreguen su actas. Antes de la reunión, su secretario general, Rafa Ramírez, explicó: «Hoy se cumple un año del desgobierno de Sa Unió y desde que se invistió como presidente a Llorenç Córdoba, estamos en un caos absoluto jamás visto en la institución. No tenemos Junta de Gobierno ni se pueden tomar decisiones». Añadió que además se ha producido una fractura más: «No sabemos dónde está Artal Mayans, si está con Sa Unió, con Llorenç Córdoba o campando a su aire».

Respecto a la reunión con Sa Unió, los socialistas la interpretan como un intento de desviar el foco de la responsabilidad por lograr una solución a las crisis hacia los partidos de la oposición. «Intentan poner la responsabilidad en la oposición cuando es un problema que tiene el equipo de gobierno y tiene herramientas para solucionarlo. Es tan fácil como que estas falsas dimisiones que han hecho sean efectivas y eso está en su mano y pasa por dimisiones motivadas. Se han denunciado ante la Guardia Civil, ante la Fiscalía Anticorrupción, han generado reuniones con encapuchados, no se ha hecho nada en s’Estany des Peix ni en vivienda... Son cosas claras y reales que demuestran que no son capaces de gobernar».

Al preguntarle si esas dimisiones pasan por Córdoba y Alcaraz, el socialista zanja: «Sí, lo estamos viendo claramente, porque son los que han liderado la crisis».

GxF: «Deben dimitir todos, dejando el acta, y que haya un nuevo gobierno»

Gent per Formentera (GxF) también entiende que la solución a la crisis debe ser política y pasa por las dimisiones, pero amplía lo que proponen los socialistas. «Para GxF deben dimitir todos, pero una dimisión real, con todas las consecuencias, dejando el acta [de conseller] para que pueda entrar un nuevo gobierno», apunta Alejandra Ferrer. Para esta formación, en este conflicto hay dos partes «y ambas son responsables y hasta ahora nadie ha asumido su responsabilidad». La portavoz de esta formación en la oposición recuerda que «llevamos seis meses de crisis y no ha dimitido nadie, Sa Unió tiene secuestrado al Consell a modo de presión hacia el presidente, solo piensan en sus sillas y cada vez que hablan lo dejan más patente». Alejandra Ferrer considera que en estos momentos «no se dan las condiciones de confianza para un gobierno de concentración».

Esta posibilidad se había manejado buscando un acuerdo entre todas las fuerzas políticas para desatascar la situación, pero GxF considera que queda descartada: «Se deben explorar nuevas vías, pero lo que está claro es que primero se deben asumir responsabilidades por parte de los implicados directos de esta crisis», que como han reiterado son Llorenç Córdoba, José Manuel Alcaraz (PP) y Javier Serra (Compromís).