Crisis en el Consell de Formentera

La renuncia de los consellers de Sa Unió no es todavía efectiva ni está registrada

El motivo es que se debe celebrar una Junta de Gobierno para aprobar el acta de la última sesión

El PP balear pide «disculpas a los formenterenses» y reitera su voluntad de encontrar una solución

Llorenç Córdoba se dirige a José Manuel Alcaraz, de espaldas, en un pleno del Consell de Formentera.

Llorenç Córdoba se dirige a José Manuel Alcaraz, de espaldas, en un pleno del Consell de Formentera. / C.C.

Carmelo Convalia

Carmelo Convalia

A la deplorable situación política en Formentera se le suman detalles que hacen aún más inverosímil la decisión que han tomado siete de los ocho consellers de Sa Unió, que el pasado viernes firmaron su carta de renuncia a los puestos de responsabilidad en el gobierno insular ante el secretario de la institución. Resulta que esta mañana esas renuncias no eran efectivas ni se habían registrado de forma oficial, por lo que los consellers cesantes, en la práctica, siguen siendo responsables oficiales de cada una de las áreas que en su momento delegó en ellos el presidente, Llorenç Córdoba.

El portavoz de Sa Unió, Óscar Portas, ha aclarado la situación: «Hemos hablado con el secretario y de momento las renuncias no se pueden hacer efectivas, porque legalmente debemos aprobar la última acta de la Junta de Gobierno, es un trámite que se tiene que cumplir». Y ha reconocido que desconocía si se convocaría hoy mismo o a lo largo de este martes.

Ha reiterado que la decisión que han tomado siete de los ocho consellers de esta coalición del PP y Compromís (Artal Mayans no ha firmado su renuncia), obedece a que «hemos dicho basta ante el rumbo que tomaba la institución y todavía quedan tres años de legislatura», ha recalcado.

Sobre la posibilidad de que los consellers que han renunciado, teóricamente, también dejen su acta de consellers para que entren otros miembros de la lista de Sa Unió, Portas ha recordado que ese asunto estaba encima de la mesa desde el primer día en que se inició la crisis: «Si renunciando al acta se solucionara el problema yo ya la habría presentado, y lo mismo el presidente de Compromís [Javi Serra]. Y si la dimisión de José Alcaraz, del PP, fuese la solución ya la habría presentado, pero no lo es. El problema continúa igual y lo que lo solucionaría sería la dimisión del presidente», ha insistido.

El presidente Córdoba estuvo toda la mañana en la sede alternando reuniones con el secretario y firmando documentos en su despacho. Ante la situación a la que se enfrenta como primer responsable de la institución, ha manifestado: «Nada ha cambiado, Sa Unió está utilizando las instituciones públicas para el bien de Sa Unió y de sus intereses, y ahora lo que pasa es que tienen secuestrada a la población de Formentera y los servicios de la población para hacerme dimitir como presidente. La situación es esta; están presionando porque no lo consiguen de otra manera y lo hacen cogiendo como rehenes a la gente de Formentera para forzar mi dimisión y es intolerable. Mal presidente sería si cediera a estos chantajes», ha asegurado.

El secretario y los juristas

A lo largo de esta mañana, el presidente ha convocado al secretario de la Corporación insular y a juristas: «Estamos mirando cómo podemos sacar adelante el Consell sin el trabajo de Sa Unió». Córdoba entiende que los problemas importantes que arrastra el Consell «los ha provocado Sa Unió» y como ejemplo ha enumerado la huelga de basuras, el problema con los bomberos, la aplicación del Formentera.eco y el retraso en la puesta en marcha de los taxis estacionales.

Córdoba entiende que la solución a la crisis pasaría porque los consellers de Sa Unió «dejaran el acta y que entrara gente de la lista que sí quiere trabajar. Yo quiero gobernar con Sa Unió y quiero cumplir el programa con el que me presenté, pero lo ponen muy difícil», ha lamentado.

Mientras, el conseller de Turismo y Vivienda, Artal Mayans (PP), ha acudido hoy con normalidad a trabajar desde primera hora a su despacho del Consell. Es el único miembro de Sa Unió que no ha firmado la carta de renuncia y el pasado viernes anunció que se daba de plazo el fin de semana para pensárselo.

Mayans no ha querido definirse y ha indicado que estaba pendiente de los próximos acontecimientos: «De momento yo estoy trabajando, cada uno que lo interprete como quiera». Lo que sí aclaró es que había hablado con el presidente para decirle «que la responsabilidad de la crisis [de gobierno] es suya».

El PP balear

El Partido Popular de Balears, por su parte, y a preguntas de Diario de Ibiza, «lamentó profundamente» la situación política generada en el Consell de Formentera y ahora ante la renuncia de los consellers de Sa Unió, algunos de ellos populares. También ha pedido este partido «disculpas a todos los formenterenses» por ello. Los populares de las islas han indicado su «voluntad de encontrar una solución a una situación a la que nunca debería haberse llegado y devolver la estabilidad política al Consell». Han añadido que el PP balear «sigue trabajando en todo el resto de instituciones para cumplir sus compromisos con los ciudadanos de Formentera».