Formentera

Córdoba tilda de "vergonzosa y cobarde" la renuncia de los consellers de Sa Unió

El presidente interpreta la decisión como un "ultimátum" que no acepta

Verónica Castelló, el secretario de la Institución y Llorenç Córdoba en el pleno de mayo

Verónica Castelló, el secretario de la Institución y Llorenç Córdoba en el pleno de mayo / C.C.

Carmelo Convalia

Carmelo Convalia

La reacción del presidente el Consell de Formentera, Llorenç Córdoba, a la renuncia de todos los cargos de responsabilidad de los consellers de Sa Unió, con los que ni se habla ni tiene comunicación fluida, no se ha hecho esperar. En un comunicado, interpreta el movimiento de sus excompañeros de coalición como un "ultimátum" que no acepta, aunque la renuncia de los consellers es ya una realidad porque las han firmado esta mañana de viernes.

Córdoba califica de "vergonzosa y cobarde" la postura de los consellers de Sa Unió porque, a su entender, pone de manifiesto que "se preocupan más por los intereses de una única persona que por el interés de todos los formenterenses, que es a quienes nos debemos todos y cada uno de los políticos de la isla".

Y es que lo "decente", apunta, "hubiera sido que renunciaran tanto a sus cargos de consellers como a sus actas para que pudieran entrar otras personas que sí quieran trabajar por el bien de la isla". Estas alusiones son en referencia al conseller y presidente del PP de Formentera, José Manuel Alcaraz, que ha llegado a proponer su dimisión como conseller durante las negociaciones, dejando su acta para solucionar el problema, oferta que Córdoba no cita y que el resto de los compañeros de Alcaraz de Sa Unió no admite "porque no quieren gobernar con Córdoba".

El presidente, en su comunicado, se aferra a su cargo y entiende que lo que ha hecho Sa Unió es "un ultimátum que le han planteado y que ha consistido en que, si no se readmitía a José Manuel Alcaraz en el Gobierno insular con las mismas competencias que ostentaba hasta la fecha de su destitución, todos los consellers de Sa Unió dimitirían de sus cargos, pero no dejarían sus actas", que es lo que finalmente ha pasado.

Dos semanas de reuniones, no una

Córdoba ha decidido "no aceptar el ultimátum que le ha presentado Sa Unió como colofón a la negociación que se venía manteniendo en la última semana", aunque en realidad han sido dos semanas.

El presidente adelanta que va a pedir informes a los servicios jurídicos para saber "si tiene la obligación de aceptar dichas dimisiones y cómo van a afectar al funcionamiento de la institución". "Esta dimisión de parte de los consellers va a crear un grave problema a la gobernabilidad del Consell Insular, y más aún en el inicio de la temporada turística", advierte el presidente.

Y dice que son parte de los consellers porque el responsable del área de Turismo y Vivienda, Artal Mayans, aún no ha firmado su renuncia al encontrarse fuera de la isla este viernes, pero tiene previsto hacerlo en cuanto regrese, según Sa Unió.